Jueves 2 de octubre de 2014 
SÍGUENOS:
BLOGS
[ Pag. 1 de 8 ] 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | > | Última »»
ACTUALIZADO 2014-07-18 AT 14:26:10
La conspiración de Hades
Fernando Montiel T.
ESCRITOR
Moreno Valle no va a caer
2014-07-18 14:26:10
Un niño con muerte cerebral, decenas de policías heridos, un puñado de campesinos despedazados, algunos ciudadanos indignados, contados periodistas honestos y una legisladora que denuncia no son suficientes: Moreno Valle no va a caer. Ni ahora, ni después.

¿Por qué? Porque la clase política local está castrada. Ningún secretario del gobierno estatal tiene la dignidad de la denuncia –y mucho menos de la renuncia– ante los excesos del gobernador. Esa dignidad fue la que llevó a Octavio Paz a renunciar como embajador de México en la India ante la matanza de 1968, y fue la misma que produjo la separación voluntaria de Carlos Fuentes del servicio diplomático en 1977 –mientras fungía como embajador de México en Francia– cuando José López Portillo nombró a Gustavo Díaz Ordaz como embajador en España. No lo hicieron por ser grandes escritores: lo hicieron porque eran seres humanos ordinarios con un sentido de lo que es moral, de lo que es el deber y de lo que es la dignidad, las tres, características básicas con las que cuenta cualquiera que no tenga la brújula ética tan torcida como el gobernador, sus secretarios, legisladores, corifeos y sicofantes a sueldo. Son estos todos limosneros que recogen lo que les avienta el patrón –y es que avienta mucho a veces–y por eso, se humillan con gusto esperando que el otro aviente más.


ACTUALIZADO 2014-07-14 AT 18:58:24
La conspiración de Hades
Fernando Montiel T.
ESCRITOR
Palestina
2014-07-14 18:58:24
La lectura de información técnica sobre la crisis en la franja de Gaza deja poco lugar a dudas. Israel es un Estado reconocido; Palestina no; Israel es la potencia ocupante, Palestina no; Israel, en tanto potencia ocupante y según las Convenciones de Ginebra, tiene más derechos que obligaciones, Palestina no.

Por ejemplo. Israel controla –más bien, niega– el derecho de libre tránsito de los palestinos y lo hace con retenes militares en los territorios ocupados o levantando un muro en Cisjordania que divide, no a palestinos de israelíes, sino a palestinos de palestinos. Según la opinión consultiva del 9 de julio de 2004 de la Corte Internacional de Justicia: “Israel no puede invocar el derecho a la legítima defensa o en estado de necesidad con el fin de excluir la ilicitud de la construcción del muro.” En pocas palabras: según el máximo tribunal de justicia internacional el muro es ilegal e innecesario. Punto.


ACTUALIZADO 2014-07-07 AT 19:08:03
La conspiración de Hades
Fernando Montiel T.
ESCRITOR
La guerra que no es
2014-07-07 19:08:03
Con más de 100 mil muertos, 30 mil desaparecidos, decenas de miles de soldados en las calles, comunidades enteras desplazados por la violencia y el impulso de iniciativas legales articulan de facto regímenes de excepción, es difícil negar que México está en guerra.

Y sin embargo, lo niegan.

El gobierno utiliza el gastado recurso de minimizar la tragedia diciendo que no es una guerra, sino que se trata de un “conflicto interno.” Y, en un cierto sentido, lo es. Lo es en el mismo sentido en el que lo es –con sus más de 300 mil muertos desde 2011– la crisis siria, como ha explicado su presidente Bashar al Assad; y lo es también en el mismo sentido en el que lo fue el enfrentamiento entre el régimen de Saddam Hussein contra los kurdos que provocó el ataque con gas de Halabja y la muerte de 5,000 hombres, mujeres y niños en 1988. Como en esos casos y esas latitudes, en México tampoco estamos hablando de guerra, sino de “conflicto interno.” O al menos eso nos dicen.


ACTUALIZADO 2014-01-29 AT 18:49:08
La conspiración de Hades
Fernando Montiel T.
ESCRITOR
Los peligros de la lectura
2014-01-29 18:49:08
I. El eterno retorno o qué no hacer

Los discursos políticos simplistas tienen la virtud de la claridad enfática, sin embargo, una vez convertidos en política pública, con facilidad terminan en baños de sangre.

En 2006 el Operativo Conjunto Michoacán fue la punta de lanza con la que se desató “una batalla contra el crimen organizado,” que incluía “sellar las costas y carreteras” al tráfico de enervantes y que se resumía en una frase: “El gobierno se declara en guerra contra el hampa; inician acciones en Michoacán.” (La Jornada. Dic. 12, 2006).

De ese punto en adelante, por fuerza de costumbre, el país se familiarizó con la lírica militar —la de los operativos y los efectivos, la de las bajas y los abatidos— al tiempo que la gente hacía lo propio con la semántica del dolor: abuso, tortura, desaparición, muerte.

Algo menos de seis meses después asomaron los primeros resultados:

“militares han incurrido en violaciones de suma gravedad a los derechos humanos de la población civil —denunció ayer el presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), José Luis Soberanes” (La Jornada. Mayo 16, 2007).

Y detalla:

“hay 52 quejas, cinco de ellas de mujeres que manifiestan haber sido ultrajadas; cuatro son menores de edad y en una de ellas la violación está plenamente acreditada con evidencias científicas. Esta chica presentaba estrés postraumático y no podía hablar; con ayuda sicológica pudo establecerse la comunicación. Sí fue violada. En los otros casos se están haciendo estudios médicos.”

Pero hay más:

“También ha habido cateos ilegales, detenciones arbitrarias, tortura, atentados a la integridad física, allanamientos y ejercicio indebido del servicio público.”

El reporte del titular de la CNDH es prolijo en detalles y fue uno de los primeros en denunciar desde el inicio —a casi seis meses— lo que hasta el final —poco más de seis años más tarde— sólo puede negarse por ignorancia, ceguera, cobardía, estupidez o complicidad: que el ejército no está capacitado para realizar tareas de seguridad pública; que la militarización no resuelve conflictos; que la violencia no se combate únicamente con la violencia; que no hay nada “patriótico” en esta tragedia y que al fin, prácticamente todo lo hecho en esta materia en esta región en estos años en esta lógica no ha servido para nada.

De no ser así, Michoacán no estaría hoy un círculo del infierno más abajo de donde estaba ayer.


ACTUALIZADO 2014-01-15 AT 14:46:34
La conspiración de Hades
Fernando Montiel T.
ESCRITOR
Las autodefensas que no son
2014-01-15 14:46:34
“No saben el problema en el que se están metiendo,
desactívenlas de inmediato, de verdad no saben...”

Mayor de la Policía Nacional de Colombia,
Bogotá, noviembre, 2013

Primera estación: Colombia

El Mayor –en aquél entonces todavía Capitán– de la Policía Nacional de Colombia hablaba viendo el fenómeno de las llamadas “autodefensas” en México a través del cristal colombiano.

En Colombia el concepto autodefensa indica algo diferente –muy diferente– de lo que se entiende en México.

En Colombia se habla de autodefensas para referirse a los grupos que alcanzaron una fama sombría bajo el liderazgo de personajes como Salvatore Mancuso y Carlos Castaño. El primero cobró una fama siniestra por su costumbre de despedazar campesinos con motosierras mientras que el segundo terminó torturado a muerte, según palabras de su verdugo, por órdenes de su hermano, Vicente Castaño.

En Colombia cuando se habla de autodefensas, se habla principalmente de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), y cuando se habla de las AUC se habla de grupos paramilitares, no en el sentido sociológico del término –es decir, como un grupo armado paralelo a las fuerzas armadas oficiales– sino en el sentido político clásico de la contrainsurgencia: paramilitares son aquellos entrenados, equipados y protegidos extraoficialmente por el Estado pero en la sombra –como lo llegó a reconocer Mancuso– como parte de una estrategia de Guerra de Baja Intensidad.

En Colombia cuando se habla de autodefensas –aunque tras las “desmovilizaciones” de tiempos de Álvaro Uribe ya es un término en desuso– se habla, básicamente, del grupo responsable –según Amnistía Internacional– de cerca del ochenta por ciento de las atrocidades en la tragedia colombiana: las masacres de El Tomate y la de la Mejor Esquina en 1988; la de La Rochela en 1989; las de Mapiripán y El Aro en 1997; las de El Salado y Macayepó en el año 2000; la de Chengue en 2001; la de Bahía Portete en 2004 y la de San José del Apartadó en 2005 son apenas algunas de las muchas atrocidades atribuidas al paramilitarismo de ultraderecha de las AUC en alianza con grupos de narcotraficantes y en alianza también –como acusan organizaciones de los derechos humanos– con sectores de las fuerzas armadas del Estado.


[ Pag. 1 de 8 ] 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | > | Última »»
 
 
LO MÁS LEÍDO
Un ornitorrinco sobre Juan Villoro en Barcelo...
¿Por qué René Favaloro, salvador de incalcula...
Retrato de una leyenda del rock.
Nada como conocer la Ciudad de México a travé...
El encuentro improbable entre un Zeta y el pe...
COMUNIDAD
Copyright © 2010  -  www.gatopardo.com