Domingo 23 de noviembre de 2014 
SÍGUENOS:
BLOGS
[ Pag. 21 de 85 ] «« Primera | < | 12 | 13 | 14 | 15 | 16 | 17 | 18 | 19 | 20 | 21 | 22 | 23 | 24 | 25 | 26 | 27 | 28 | 29 | 30 | > | Última »»
ACTUALIZADO 2013-10-29 AT 21:24:17
Levantar una piedra
Diego Enrique Osorno
REPORTERO
Una señora Sada en el PT
2013-10-29 21:24:17
Contemplar lo que es bello

Joy quería pasar sus días volando como lo hacía su abuelo, un aventurero que en los sesenta logró la proeza de cruzar Estados Unidos de costa a costa en un avioncito. Sin embargo, una ligera convalecencia en San Diego, California, la hizo descubrir a los 22 años de edad la medicina alternativa y meditar sobre muchas cosas de la vida, entre otras, que los aviones de pasajeros de ahora son tan automatizados que vuelan casi solos, sin épica alguna. Por ello, la aviación sería un hobbie; en cambio, su misión sería el estudio y cuidado del cuerpo humano a partir de los beneficios de la Naturaleza. La Universidad Bastyr, la más destacada de Estados Unidos en naturopatía, y que no podía estar en una ciudad más alternativa que Seattle, la aceptó como su nueva alumna. Mientras viajaba hacia allá en su camioneta, un par de aviones automatizados, pero por el ciclo de la guerra y el terror, derrumbaron las Torres Gemelas de Nueva York. Joy recibió la llamada de su madre, Cristina Sada, desde San Pedro Garza García, Nuevo León. Estaba preocupada por lo sucedido. Madre e hija comentaron los dos mil kilómetros que Joy debía recorrer sola en carretera hasta Seattle y también los escenarios catastróficos que estaban en la mente de muchos en esos días. Joy acabó la llamada con una indicación a Cristina: “Si algo terrible sucediera, Mami, y se cortaran las comunicaciones, tú no vengas a donde yo estoy. Quédate, y yo te alcanzo”.

Tras sus primeras clases en Bastyr, Joy viajó a México para pasar las vacaciones navideñas de ese año con su madre y su novio Craig, además de sus dos hermanas menores. El 24 de diciembre cenaron en un restaurante de comida mexicana de Cancún y al día siguiente pasearon en un yate rentado. Joy platicó cómo ejercía su rebeldía en la Universidad de Bastyr, contra la disección de cadáveres humanos, decidiendo no entrar al laboratorio de prácticas, lo que ponía en riesgo sus calificaciones. Contra todo pronóstico, finalmente había aprobado la materia de Anatomía, sin pasar por la morgue universitaria que tanto despreciaba, debido a su amor por la vida natural. Al día siguiente amanecieron practicando Jet Ski y snorkel. Por la tarde dejaron el hotel para ir a Akumal, donde habían rentado una residencia para recibir el Año Nuevo. Cristina Sada tomó el volante de una Suburban rentada para recorrer los 104 kilómetros de distancia. En ese momento, la familia contemplaba lo que es bello junto a la mansedumbre del Caribe.

Joy y su madre, Cristina Sada.
Joy y Cristina.


ACTUALIZADO 2013-10-30 AT 19:51:10
El blog de la redacción
Redacción Gatopardo
PERIODISTAS
FICM: el regreso (Parte III)
2013-10-30 19:51:10
Por Guillermo Sánchez Cervantes



Nueve

El pasado miércoles 23 en el Festival Internacional de Cine de Morelia se presentó la ópera prima de Christian Díaz Pardo —González— donde Carlos Bardem, actor español de cintas como Perdita Durango Celda 211, se ha lanzado ahora como coproductor de una cinta mexicana. Además actúa y lo hace con el personaje que siempre quiso interpretar: el de un farsante, un predicador charlatán. “He tenido la suerte de haber participado en dos de las mejores películas mexicanas de los últimos años: La zona de Rodrigo Plá y Días de gracia de Everardo Gout. Siempre he creído que si eres capaz de presentarme un guión excelente y una historia que atrapa, tienes que ser un tipo talentoso. Llámalo un sexto sentido”, dice Bardem, quien cree que el cine no tiene fronteras: es el mismo en todos lados. Ante la situación económica que ha afectado a la cinematografía española, Bardem mira ya hacia otros horizontes. "Los americanos me buscan para ofrecerme roles de latinos, por mi fisonomía. Ya Everardo Gout me puso a hablar como mexicano y lo hice bien. Ahora con Díaz Pardo interpreto a un brasileño muy peculiar", dice.


ACTUALIZADO 2013-10-23 AT 17:54:11
El blog de la redacción
Redacción Gatopardo
PERIODISTAS
FICM: el regreso (Parte II)
2013-10-23 17:54:11
Por Guillermo Sánchez Cervantes



Cinco
Después de su exitoso paso por Cannes, el domingo 20 de octubre, Diego Quemada Diez, cineasta español radicado en México, presentó su ópera prima La jaula de oro en el Festival Internacional de Cine de Morelia. La cinta superó toda expectativa, y entre la audiencia que atendió su estreno estuvieron el actor Edward James Olmos y el director John Sayles. La jaula de oro ha reunido 16 premios internacionales y es una película mexicana que cuenta el viaje de tres migrantes en su intento por llegar a los Estados Unidos a bordo del tren La Bestia

“Es un proyecto que llevó casi diez años levantarlo. Partió de una investigación que realicé por los pueblos por donde pasa el tren que lleva a cientos de migrantes sobre los vagones, —dijo Quemada Diez— Iba con una grabadora y un bloc de notas, vi cómo pedían ayuda y la gente les daba tortillas, zapatos, agua. Esta película viene de ese testimonio colectivo, de convivir con más de seiscientos migrantes”. Mientras se concretaban el guión y los financiamientos, poco se sabía de las historias atroces que han vivido los migrantes centroamericanos que se suben al tren del sueño americano. “Ahora ya hay películas como la de Luis Mandoki que están documentando esta realidad”, añade el realizador.


ACTUALIZADO 2013-10-23 AT 17:57:04
El blog de la redacción
Redacción Gatopardo
PERIODISTAS
FICM: el regreso
2013-10-23 17:57:04
Por Guillermo Sánchez Cervantes



Uno
Como cónclave del gremio cinematográfico, el pasado viernes 18 de octubre se dieron cita actores, directores, productores —y hasta una protesta de maestros de la CNTE—, para inaugurar el décimo primero Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM). Una celebración que además de ofrecer su selección anual de largometrajes y cortometrajes mexicanos en competencia, trae los estrenos más esperados de Alejandro Jodorowsky, los hermanos Coen, Woody Allen y Michel Gondry, entre muchos otros. Gravity de Alfonso Cuarón (Great Expectations, Children of Men), en la que participan George Clooney y Sandra Bullock —en hasta ahora su mejor actuación en una película, fue la cinta inaugural del festival. Este director imprescindible en la historia del cine mexicano presenta “una obra maestra que marcará un hito en la historia del cine”, dijo en conferencia de prensa Daniela Michel, directora del FICM.   

Cuarón logra atrapar al espectador, desarmarlo, dejarlo vulnerable y aferrado a la butaca, con una historia llena de emociones cuando una ingeniera médica y un astronauta veterano quedan perdidos a la deriva del espacio. El gran reto es cómo regresar a casa. No se trata de una cinta más de ciencia ficción, puesto que la historia se ubica en la época actual con la tecnología que cualquier astronauta cuenta hoy en día en el espacio. “Lo más difícil no fueron los efectos visuales, sino la perfección de las actuaciones. Sandra Bullock quería salirse de su zona de confort y lo logró magistralmente. La despojamos de su sensualidad, de su feminidad, hasta hacerla andrógina”, dijo el cineasta en conferencia de prensa. Después de esta cinta, Cuarón sólo quiere hacer una película donde sus actores puedan caminar y no estén flotando sin control. Ya pueden ver Gravity en salas de cine comerciales.



Dos
La noche del sábado 19 Alfonso Cuarón fue maestro de ceremonias para Ida, la nueva película del polaco Pawel Pawlikowski, ganador del BAFTA por su largometraje Last Resort. Hace tiempo que Pawlikowski le mostró a Cuarón el guión de este largometraje que revisita la Polonia de los años sesenta y para esto recurrió al ya tan de moda blanco y negro. Se trata de su primera película realizada en su natal Polonia y que justo estrena en Warsowia. Ida viene directito del Festival Internacional de Cine de Toronto donde fue galardonada por la International Federation of Film Critics. 

La cinta gira entorno a la vida de Ana, una huérfana criada por monjas. Cuando está a punto de hacer sus votos monásticos, unos días antes de la ceremonia, recibe la visita del único familiar que le queda vivo: la tía Wanda, que le revela que nació judía. Ambos personajes inician un viaje por las campiñas polacas para descubrir una historia que pondrá a Ana en confrontación con sus ideales religiosos. Ida es un largometraje que explora la realidad judía de la posguerra y el conflicto entre católicos y judíos en Polonia durante la Segunda Guerra Mundial. Escena tras escena, evoca un mundo perdido en el tiempo, tan íntimo y complejo que sus personajes no pueden escapar de él. Participan Agata Kulesza y Agata Trzebuchowska.



Tres


La productora Canana presentó sus dos más recientes largometrajes en competencia. El primero es el regreso de Mariana Chenillo al FICM, donde ha mostrado todo lo que ha realizado como cineasta desde aquellos cortometrajes de cuando estudiaba en el Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC), hasta su ópera prima Cinco días sin Nora, por la que ha ganado más de veinte premios internacionales. Pero para este regreso, Chenillo ha optado mejor por una película con miras más comerciales.

Paraíso es una comedia arriesgada que habla del amor y los seres humanos y no de la violencia ni la crítica social a la que ya nos tienen acostumbrados otros directores. Basada en un cuento de Julieta Arévalo, cuenta la historia de Carmen y Alfredo, un matrimonio que vive en un suburbio de la ciudad de México —Satélite—; ambos tienen sobrepeso pero parecen no estar obsesionados por el cuerpo perfecto. Hasta que un día Carmen decide ponerse a dieta y un abismo se abre entre los dos. “Es una película sobre pérdidas y cómo nos reconocemos a nosotros mismos. Tiene una premisa muy humana. ¿Qué pasa cuando pierdes tu rumbo?”, dice la directora. Participan Daniela Rincón —en su primera película­­— y Andrés Almeida.

Mientras que el australiano-mexicano Michael Rowe —después de Año bisiesto, con la que ganó la Cámara de Oro de Cannes— presentó su nuevo largometraje. Una historia cruda que nació a raíz del proceso de divorcio que vivió Rowe hace unos años, cuando pasaba semanas sin poder ver a su hija de siete años. Después se encontró con un cuento de Tim Winton que finalmente adaptó para Manto acuífero. Aquí, Caro es una niña de ocho años que se ha mudado de ciudad para vivir con su madre y su padrastro Felipe. Atrapada en esta casa, en medio de un pleito legal, y sin poder ver a su padre, busca refugio en el fondo de un pozo que hay en el jardín: un lugar secreto para dejar escapar su imaginación.

Como en su anterior película, llama la atención la ausencia de música. “Una película debe respaldarse por un buen guión y las actuaciones. No quería que nada la manipulara. Quiero mostrar auténticamente lo que pude hacer con los actores”, dijo Rowe ante el público en su estreno.

“Zaili Macías (Caro) fue un gran descubrimiento, es una pequeña actriz muy estudiosa y sería, le pedías una variante y te lo daba. Llegó a corregir las líneas de los demás actores”, dijo entre risas el director.



Cuatro
El regreso de Jodorowsky. En los años sesenta, su nombre era sinónimo de escándalo y revolución artística. En México, montó cerca de 100 espectáculos de teatro que se acercaban al performance —como La ópera del orden—. Precursor del Movimiento Pánico, explotaba la locura como la única forma de sobrevivir a una sociedad en crisis. Con ese ánimo se inició en el cine: Fando y Lis y El topo fueron películas que realizó en México a finales de los años sesenta, películas que escandalizaron.

“Me cerraban los teatros, los jóvenes católicos ponían ácidos en las sillas para sabotear mis funciones y ahí andaba Emilio el Indio Fernández amenazándome de muerte, a punta de pistola. En Acapulco, después del estreno de Fando y Lis, me sacaron escondidito en el fondo de un automóvil porque temía un linchamiento”, dice el chileno Alejandro Jodorowsky, quien además de cineasta es escritor, dramaturgo, mimo, marionetista, escenógrafo, instructor de tarot y hasta psicoterapeuta y psicomago, entre alguna que otra profesión de la que no nos hayamos enterado.

Ahora el Jodorowsky inquietante e incapaz de subordinarse ante nadie, está de regreso después de una larga ausencia con su nueva película La danza de la realidad. Una suerte de película autobiográfica sobre su infancia durante la dictadura chilena, narrada a través del carnaval, lo grotesco y una sociedad en crisis sublimada al máximo. “En esta película quería contar la historia de mi infancia, porque llevaba toda una vida sin regresar al pueblo donde nací, Tocopilla, un lugar que no ha cambiado nada en tantos años”, dice el director.

Se trata de un viaje retrospectivo hacia la niñez, una suerte de proyecto familiar donde además actúan sus hijos Brontis y Cristóbal —y la música a cargo de Adanowsky—. Aquí está como una carta de principios su visión de lo que es el cine. “Hacer cine es necesario y purgatorio, donde puedo acercarme más a una verdad humana, lo más lejos que uno puede llegar”, dijo Jodorowsky.



Pueden seguir el acontecer diario del FICM a través de su cuenta en Twitter: @FICM

Fotografías cortesía del FICM.


ACTUALIZADO 2013-10-15 AT 15:11:41
El blog de la redacción
Redacción Gatopardo
PERIODISTAS
Flores para el festival
2013-10-15 15:11:41
Por Marcela Vargas

Tras varias cancelaciones en el cartel (Conor Oberst, Fun., Death Grips, John Talabot) y algunos agregados sorpresivos (Giorgio Moroder, Nostalghia, Matias Aguayo), el Corona Capital fue la fiesta del año.

No era San Francisco, pero Scott McKenzie estaría orgulloso. El sábado 12 de octubre, miles de jovencitas pasearon por la curva 4 del Autódromo Hermanos Rodríguez, en la Ciudad de México, con flores entrelazadas en el cabello. Coronas de flores artificiales para el tocado de un eterno desfile de modas entre los escenarios del festival. Afortunadamente para ellas, la lluvia respetó a la música y fue sustituida por un sol deslumbrante. Litros de bloqueador perecieron en aras del cuarto Corona Capital, celebrado el 12 y 13 de octubre.

La audiencia del Día 1 puso especial atención al detalle y siguió al pie de la letra las indicaciones de las listas “¿Cómo vestirse para el Corona?” publicadas en línea durante la semana anterior: looks tan esforzados que perdieron su originalidad, con decenas de chicas vistiendo los mismos shorts y playeras DIY (Do It Yourself – hágalo usted mismo), o leggings estampados con blusas de tela traslúcida y bolsos vintage que afortunadamente sobrevivieron a los saltos y empujones entre el público. Los chicos fueron menos cautelosos, pero abundaron las playeras vintage de películas de los setenta y de superhéroes de cómic (ser geek está de moda), las camisas de franela a lo Kurt Cobain y las gorras fluorescentes con la leyenda “Let’s get wasted”.

La homogeneidad del público no reflejó la diversidad del cartel, pues aunque no hubo actos nacionales e incluyeron a solamente un latinoamericano (“Pues es que no es el Vive, ¿qué esperabas?”, dijeron algunos), este “Corona” definió su personalidad multicultural y políglota de Festival Internacional.


[ Pag. 21 de 85 ] «« Primera | < | 12 | 13 | 14 | 15 | 16 | 17 | 18 | 19 | 20 | 21 | 22 | 23 | 24 | 25 | 26 | 27 | 28 | 29 | 30 | > | Última »»
 
 
LO MÁS LEÍDO
El Equipo Argentino de Antropología Forense n...
Los más exclusivos lanzamientos de relojería ...
Shinola honra la ciudad de la industria estad...
26 asociaciones reclaman justicia para miles ...
Por Napoleón Habeica / Coordinadora de moda: ...
COMUNIDAD
Copyright © 2010  -  www.gatopardo.com