Miércoles 22 de octubre de 2014 
SÍGUENOS:
ESTILO DE VIDA
Icono
Por Guillermo Sánchez Cervantes
DICIEMBRE 2012
MÁS ESTILO
  TECNOLOGÍA  
Lo mejor de ambos mundos
¡Es un teléfono! ¡No, es una cámara! ¡No! Es... >Leer más

  MEDIOS  
Iberoamérica en celuloide
El Premio Iberoamericano de Cine Fénix une al cine de habla hispana. >Leer más

  VIAJES  
Nuevo León por Travesías
Una guía para conocer un destino extraordinario. >Leer más

  LIBROS  
Érase un hombre optimista
Martín Caparrós se sumergió en el laberinto del hambre mundial. >Leer más

  MÚSICA  
Una bola disco y un corazón roto
Reseña de "No One Is Lost", nuevo álbum de Stars. >Leer más

  ARTE  
Kabakov: el sueño imposible
Una exposición sobre la utopía de la libertad. >Leer más

  COMPRAS  
Bogotá contemporánea
Regresa una de las ferias de arte más consolidadas en Latinoamérica. >Leer más

  TRAGOS  
La llave de la indecencia
El mezcal premium Viejo Indecente se alza en un mercado competitivo. >Leer más

Oscar Niemeyer
Al ver el Museo de Arte Contemporáneo de Niteroi es imposible no quedar fascinado por ese edificio futurista circular, cimentado en un montículo rocoso a orillas del mar, que parece un platillo volador que en cualquier momento podría empezar a girar y levantar su vuelo. O quién no se sorprendería con el Museo Oscar Niemeyer de Curitiba, que simula un espectacular ojo de cristal, una construcción que se levanta sobre un pequeño estanque artificial. Y qué decir del Teatro Ibirapuera de São Paulo, donde la simpleza de una estructura geométrica de concreto blanco se interrumpe con una sinuosa pestaña anaranjada, que se levanta para recibir a los visitantes boquiabiertos. Tres trabajos que sorprenden por su audacia y sensualidad, obras del arquitecto brasileño más destacado del siglo XX: Oscar Niemeyer.

Premio Lenin de la Paz (1963), Premio Pritzker (1988), Premio Príncipe de Asturias (1989) y Praemium Impariale (2004), Niemeyer no sólo construyó edificios emblemáticos, sino que ha comandado soluciones a problemas urbanísticos de varias ciudades. Originario de Río de Janeiro, se graduó en la Escola Nacional de Belas Artes de Brasil. Al lado del reconocido arquitecto Le Corbusier colaboró en el diseño del Ministerio de Educación y Salud de Río de Janeiro y, más tarde, en el proyecto del edificio principal de la ONU en Nueva York. Una de las obras más trascendentales de Niemeyer ha sido la planeación y urbanización de Brasilia, ciudad donde se materializa el sueño moderno de los años cincuenta.

Un hombre apasionante pero también apasionado, decía que su mayor inspiración eran las mujeres. En su trabajo buscó la armonía, el movimiento y la gracia de lo femenino, pero también logró reflejar la "brasileñidad" en su obra. Ya sea en sambódromos (esas enormes instalaciones en las que se celebran los festivales de samba durante el carnaval de Río de Janeiro), en monumentos o en trazos urbanos, mezcló la cadencia musical, lo popular, el misticismo y la sensualidad brasileña con la arquitectura moderna.

Además de sus aportaciones arquitectónicas, Niemeyer siempre estuvo comprometido con causas políticas y sociales. Vivió de cerca las agitaciones políticas de los años cincuenta y sesenta, y luchó por la libertad e igualdad en Brasil tras el golpe de Estado de 1964. Amigo de personajes como Fidel Castro, su postura comunista y poco ortodoxa le valió la expulsión de Brasil (a donde no regresó sino hasta los años ochenta, al final de la dictadura militar). Durante su exilio trabajó en países europeos y su talento siguió evolucionando. Entre las construcciones que pertenecen a este periodo se encuentran el centro cultural Le Volcan, en Le Havre, Francia, y la majestuosa sede de la editorial Arnaldo Mondadori en Milán, Italia.

Niemeyer murió a los 104 años de edad, a pesar de las constantes hospitalizaciones en sus últimos años de vida siguió ejerciendo su profesión, y dejó huella en el mundo occidental como un arquitecto con espíritu de escultor. Fue un personaje que no sólo atestiguó el nacimiento y fin de un siglo, sino que ayudó a construirlo.
LO MÁS LEÍDO
John Gibler nos introduce al nuevo libro de D...
Solalinde: defensor de los inmigrantes en su ...
Nada es más cómodo y caliente que una chamarr...
Un ensayo sobre la política contra la violenc...
Conversación con Álvaro Enrigue
COMUNIDAD
Copyright © 2010  -  www.gatopardo.com