Miércoles 1 de abril de 2015 
SÍGUENOS:
ESTILO DE VIDA
Libros
Por Guillermo Sánchez Cervantes
DICIEMBRE 2012
MÁS ESTILO
  COMPRAS  
Seguridad de lujo
Bvlgari presenta su nuevo reloj inteligente Diagono Magnesium. >Leer más

  POSTAL  
El ego es un bastón
Viñeta de Alejandro Magallanes para Gatopardo 159. >Leer más

  COMIDA  
Sazón sobre ruedas
Modelo estrena su reality show de food trucks en México. >Leer más

  TRAGOS  
Sabor arrebatado
Llega a tiendas Mezcal Arrebato. >Leer más

  TECNOLOGÍA  
El CES 2015 en casa
Tecnología de consumo para disfrutar en el hogar. >Leer más

  ESCENA  
Confrontando al poder
"Banda de Guerra" se presenta en el Teatro Julio Castillo. >Leer más

  VIAJES  
Las sorpresas de Puerto Madryn
Un lugar donde el desierto se encuentra con la infinidad del mar. >Leer más

  MEDIOS  
Perdidos en el tiempo
"Güeros" aborda los movimientos sociales y el "nuevo cine mexicano". >Leer más

De vuelta a la anormalidad
"Mi madre vigilaba el estado de la nación desde el comal, dando vuelta a las tortillas, y controlando los niveles de cólera de mi papá”, dice Orestes, un adolescente del pueblo de Lagos de Moreno. Vive con su padre, un profesor de civismo experto en insultar; su madre, hacedora de quesadillas, y sus hermanos Aristóteles, Calímaco, Electra, Arquíloco, Cástor y Pólux. “En lugar de familia, parecemos el índice de una enciclopedia”, dice el protagonista.

Así comienza la segunda novela del escritor y cronista Juan Pablo Villalobos —colaborador de Gatopardo—, quien está de vuelta en las librerías con esta ficción, un retrato burlesco del México de los años setenta y ochenta. Un libro que tuvo que escribir y reescribir siete veces a lo largo de cuatro años. Villalobos quería separarse de su novela debut, Fiesta en la madriguera —traducida a 14 idiomas—, en la que hablaba del narcotráfico por medio de la historia de un padre y su pequeño hijo. “Me interesaba abordar la realidad político-social de los años priistas en los que crecí, de las eternas crisis económicas, donde uno insultaba a sus gobernantes cada que aparecían en la televisión, como un acto de liberación política”, dice Villalobos, quien lleva nueve años viviendo fuera de México.

Si viviéramos en un lugar normal es la historia de una familia pobre que sobrevive a los estrambóticos peligros del pueblo donde vive: hay más vacas que personas y más curas que vacas; aquí uno se encuentra a inmigrantes polacos, peregrinos sanjuaneros, naves espaciales, sandías psicodélicas, entre otros disparates. Un día, desde lo alto del Cerro de la Chingada, el joven Orestes es testigo de la revuelta de los cristeros en contra del gobierno y de su enésimo fraude electoral. Éste es el punto de partida de sus aventuras y de cómo va descubriendo la lucha de clases de un país que está simplemente jodido. Orestes decide huir de casa y se lanza en una odisea a la altura de cualquier poema épico griego.

“Es también una novela sobre la adolescencia, de crecimiento, de seguirle el rastro a este personaje, de ir viendo cómo entiende la vida, con cosas como que su mamá le sirva quesadillas bien servidas con mucho queso y que luego de pronto con casi nada, dependiendo de la economía nacional. Es el descubrimiento de un país y de cómo funciona”, dice Villalobos.

Y el humor es el ingrediente principal. “Todo lo que escribo está relacionado con el humor. Siempre me ha interesado la parodia, la caricatura. Es una liberación literaria”, dice el autor, que después de vivir ocho años en Barcelona, ahora se ha lanzado a Brasil. Si no viviera en el extranjero, dice Villalobos, su visión del país no sería la misma. “Tengo una especie de mirada en ida y vuelta: la mirada interna que hacemos los mexicanos y la mirada extranjera que muchas veces terminamos asimilando como propia”, dice.

“A los mexicanos no nos pasarían todas estas cosas si viviéramos en un lugar normal. Pero estoy convencido de que no existe un lugar como tal. Dice una frase de Caetano Veloso: 'Nadie de cerca es normal'. Nadie visto de cerca lo es”.
LO MÁS LEÍDO
La zona de riesgo de una periodista.
Tras de la desaparición de los 43 normalistas...
El encuentro improbable entre un Zeta y el pe...

Hace 20 años murió Juan Carlos Onetti, el gra...
COMUNIDAD
Copyright © 2010  -  www.gatopardo.com