Miércoles 1 de octubre de 2014 
SÍGUENOS:
ESTILO DE VIDA
Comida
Por Ricardo Garza Lau
ENERO 2013
MÁS ESTILO
  AUTOS  
Volver al futuro
El Audi A8 LW12 mezcla la última tecnología con un diseño sobrio. >Leer más

  EN LA MESA CON  
Gaby Cuevas
De esta senadora se podrán decir muchas cosas, menos que es una monja. >Leer más

  VIAJES  
Arquiturismo en la ciudad
Conocer la Ciudad de México a través de su arquitectura. >Leer más

  ESCENA  
Teatro en pequeñas dosis
Ésta es la fórmula que ha transformado al teatro independiente. >Leer más

  ICONO  
Tres centenarios
3 protagonistas de las letras mexicanas cumplirían 100 años de vida. >Leer más

  TECNOLOGÍA  
Lo mejor de ambos mundos
¡Es un teléfono! ¡No, es una cámara! ¡No! Es... >Leer más

  POSTAL  
¿Por qué?
Postal de Alejandro Magallanes en el número 154 de Gatopardo. >Leer más

  ARTE  
Puntos al infinito y más allá
Kusama: una de las artistas japonesas más célebres de la actualidad. >Leer más

Yo soy 123
En la avenida Álvaro Obregón, hace algunos años, antes de que existiera el Limantour, abrió Mog, un restaurante de auténtica comida asiática con mesas y sillas restauradas (que están a la venta). El lugar es ahora un clásico de la colonia Roma, y el japonés Kosuke Tani, uno de sus dueños y creadores, decidió que era momento de expandirse a otros barrios porque éste ya estaba atiborrado. Le atrajo el Centro Histórico, pero no las calles peatonales que están incluso más atascadas que la Roma, o las zonas restauradas o turísticas, sino en las que había más vagabundos: la calle Artículo 123. Su idea en un principio era tener una bodega para los muebles, pero al encontrar el viejo edificio que alguna vez funcionó como expendio de periódicos (ésta es la calle de los voceadores en el centro) y como escuela primaria, pensó que debía aprovecharlo de otra manera. Así que en el número 123 de dicha calle abrió el Café 123 hace un par de meses, un espacio de dos plantas en el que la primera es una cafetería y la segunda es una bodega-taller de muebles, mesas y sillas restauradas. También se ofrecen cuadros antiguos, adornos para la casa y artesanías japonesas.

Al entrar te encuentras con estufas y refrigeradores de hace más de medio siglo, una mesa llena de pan fresco y unas lámparas hechas con cubetas de acero (sí, aquí todo está a la venta también). En el patio hay una fila de mesas para que disfrutes desde un café o un chai latte hasta sus emparedados asiáticos (hay uno vietnamita, otro de pescado frito y uno más vegetariano), todos acompañados por ensalada y una deliciosa crema de emparedados asiáticos tofu con pedacitos de pistache. También hay sodas refrescantes de ingredientes como kiwi o jengibre.

Aunque no lleves en mente llegar con un objeto nuevo a la casa, échale un ojo a los tapetes o sillas restaurados o en proceso de restauración. Muchos de ellos provienen de remates o bazares de familias en provincia o incluso de mexicanos que migraron a Estados Unidos. El rango de precios y valor artístico de las piezas va desde el billete que traes en la cartera hasta los ahorros de una larga temporada.

Café 123
Artículo 123 núm. 123, Centro
T. 5512 1772
Martes a domingo de 13 a 20 horas
LO MÁS LEÍDO
Nada como conocer la Ciudad de México a travé...
El encuentro improbable entre un Zeta y el pe...
¿Por qué René Favaloro, salvador de incalcula...

Retrato de una leyenda del rock.
COMUNIDAD
Copyright © 2010  -  www.gatopardo.com