Mircoles 22 de octubre de 2014 
SGUENOS:
Diciembre 2009
Sasha Sokol a su propio ritmo
De nia fue la favorita del grupo Timbiriche, de adolescente todas queran ser como ella. Fue un icono de la moda, una actriz y cantante respetada y aun cuando reconoci sus problemas con las drogas, su imagen pblica qued intacta. Se tard ms de una dcada en encontrar lo que quera decir con su msica, pero ya est de regreso.
Por Julieta Garca Gonzlez / Fotografas de Allan Fis
Persona pública, espacios privados.
Peculiar. Dice el Diccionario de la Real Academia Espaola: "Propio o privativo de cada persona o cosa". La definicin crece de juicios de valor y acepta, de alguna manera, la subjetividad. Es eso que slo algunos tienen, que los caracteriza sin que podamos ponerlo en trminos ms concretos. Cuando pienso en Sasha Sokol, pienso en que es alguien peculiar: diferente a los otros, poseedora de caractersticas que no podemos aprehender; una persona que se escapa a las definiciones fciles y totales, maniqueas. Sencillamente, ella me remite a la palabra y viceversa.

Est a punto de lanzar su prximo disco, Tiempo amarillo, y de regresar con l a los escenarios y a la vida de presentaciones. Haca 12 aos que no estaba en el candelero con una produccin pop como la que ahora acomete; sin embargo, da la impresin de no haberse ido nunca. Su anterior disco con este tipo de msica, 11:11, est fechado en 1997. El siguiente lbum, Por un amor, es una reinterpretacin de la msica tradicional mexicana, muy diferente a lo que haba hecho hasta entonces, al menos en apariencia. Febrero de 2010 ver, entonces, una nueva produccin con la que Sokol parece volver a sus orgenes.

Y es en el "parece" donde se encuentra, en buena medida, la esencia de Sasha. Benny Ibarra su amigo entraable y compaero de trinchera desde su infancia lo pone as: "Si tuviera que definirla con una sola palabra sera: impredecible. As lo es como persona y como artista, no le tiene temor al cambio y a exigirse crecer aunque duela".

La distancia que hay entre sus discos o entre sus distintas actividades pblicas parece enfatizar la idea de una figura que se mueve sin un calendario estricto, sin la necesidad de estar siempre presente. Lo curioso es que, a pesar de los largos periodos de ausencia en los escenarios, su msica y su figura no dejan de estar ah, no dejan de sonar o de traer recuerdos frescos, que parecen ya fijados en la memoria colectiva. Sencillos como "Rueda mi mente" o "Sers el aire" siguen sonando en la radio con regularidad y, al menos en el primer caso, el ttulo forma ya parte del vocabulario cotidiano: con esas tres palabras se alude a aquel o aquella que gira y gira dentro de nuestras cabezas sin que podamos soltar el pensamiento.

Pasado presente
En el programa Hoy, de Televisa, se present un segmento llamado "Las 10 cosas que no sabas de Sasha Sokol". En l, se proveen algunos datos tan extraos como desconectados entre s y que hablan ms de la reportera que del sujeto de su reportaje. Entre las cosas mencionadas estn que Sasha "slo hierve el agua en ollas de peltre" y que "le fascinan las vajillas y siempre que viaja trata de conseguir las tpicas del lugar", lo que, supongo, llev al respetable a imaginar una casa de teteras y platones.


El recuento mencion de pasada algunas cosas de la vida personal de la cantante y actriz, pero la intervencin de Andrea Legarreta, al final de la pieza, activ uno de los resortes clave para aproximarse a la ex Timbiriche; cuando uno de los conductores dijo: "Oye, pero qu bonita es", Legarreta de inmediato salt: "Ay, es pre-cio-sa. Preciosa. Y todas las nias, cuando ramos chiquitas, queramos ser Sasha". Desde sus primeros aos, Sasha Sokol estuvo expuesta a la mirada del pblico y, desde entonces, supo dar lo necesario para satisfacerlo.

Nacida en la ciudad de Mxico en 1970, empez en los escenarios desde muy pequea. En su biografa oficial no hay una fecha especfica para su participacin en la pelcula Bionda de Daniel Gonzlez Dueas, pero actu en ella antes de cumplir los nueve aos porque, a esa edad, entr al famoso Centro de Capacitacin Artstica (CEA) de Televisa. Ah, form parte de la banda que cambi nuestra historia del entretenimiento.

A finales de los aos setenta, Mxico era un pas que se repona apenas de s mismo. La dcada anterior haba dejado un terrible sabor de boca: haba estado poblada de tragedias, abusos y desconciertos que le haban pasado una densa factura a la gente. Pero en 1978, las cosas parecieron cambiar. El gobierno de Jos Lpez Portillo crey que haba hallado la salida a sus penurias financieras con los yacimientos de petrleo encontrados; por fin, un tesoro nacional salvara al pas de los abusos y los malos manejos financieros. Al menos, eso se quiso pensar.

El descubrimiento, que parece tan lejano a la cultura popular, tuvo serias repercusiones en la psique de la poblacin y en las bsquedas nacionales. Por primera vez en mucho tiempo, las fronteras comenzaron a abrir sus puertas y se recibi la produccin extranjera en mucho ms de un rubro, incluyendo el musical. Un producto espaol de exportacin caus furor en jvenes y nios: Enrique y Ana y Parchs le dieron a Mxico la posibilidad de ver a sus ms pequeos como figuras del espectculo a gran escala.

Tal vez fue por eso que Luis de Llano, siempre atento a la temperatura de la sociedad y de sus impulsos, arm con muchsimo xito Timbiriche. El productor, que por entonces tena treinta y tantos aos, eligi entre los estudiantes del CEA de Televisa a quienes armaran la primera banda infantil mexicana. De pronto, algo que era un juego de mesa para abuelos se convirti en una cosa explosiva, un fenmeno inmediato y fascinante. Los nios del grupo se movan y actuaban con una libertad que pareca inaudita por entonces; era como si estuvieran en una fiesta. Parecan ajenos al resto, con esos atuendos similares a pijamas galcticas, el pelo suelto y natural, y la corriente interna y secreta que flua entre ellos.

Sasha estuvo en el grupo de 1980 a 1986 y grab con ellos siete discos. La reemplaz Thalia. Ral Velasco notific al pblico la salida de Sasha de la banda y fue muy insistente, en un episodio que ahora parece cruel, en decirle a la nueva integrante que tena que hacer un esfuerzo muy grande para llenar los zapatos de la favorita del grupo, de la nia que haca que todas las nias quisieran ser como ella.

Parntesis
Cuando hablo con ella de un tema que ha ocupado las planas de los peridicos en el ltimo mes, Sasha no da muestras de desesperacin, a pesar de haber sido cuestionada una y otra vez sobre lo mismo. Me interesa, claro est, saber por qu dej pasar tanto tiempo entre una produccin y la siguiente. "No soy el tipo de artista que sepa cmo sacar un disco al ao, no? Son formas diferentes de trabajar. No creo que una est bien y otra mal o que haya algo mejor. Yo necesito tiempos de aislamiento, de reclusin, de introspeccin para encontrar algo nuevo que decir y creo que, cuando no tienes nada que decir, est bien quedarse callado".


Por supuesto, quedarse callado no es lo que parece natural en una persona que ha estado en los escenarios desde la infancia y menos en un mundo con exigencias insaciables. En tiempos en que las Britneys del planeta producen discos recin salidas del colapso emocional, la introspeccin parece casi un acto insurrecto.

En entrevista, Sasha Sokol me cuenta una historia que ha repetido continuamente: el trnsito entre el estrellato adolescente (en un grupo que ha vendido millones de copias y acumulado premios por aqu y por all) y la soledad de la academia. Tena 16 aos cuando se retir y se fue a vivir a Boston para estudiar actuacin. Desde ah hasta la aparicin de 11:11 (curiosamente, 11 aos despus) Sasha salt de la msica a la actuacin y de regreso, combinndolo todo con ms estudios y presentaciones en vivo. Ella no lo pone en estos trminos, naturalmente. Tan slo enumera esos episodios para que yo pueda darme una idea ms clara de su recorrido, sin presunciones y con generosidad.

En esos aos, parecidos a un parntesis, dos espacios importantes se abrieron en su vida:
Primero se prob con xito (nombrada artista revelacin por medios especializados) de manera individual como solista y actriz, aprovechando la preparacin que haba tenido en Estados Unidos. Apareci en la serie Tres generaciones con Anglica Mara y Carmen Montejo y en telenovelas como Alcanzar una estrella (sala de novia de Ricky Martin) y El premio mayor. En esa poca, su forma de vestir, peinarse y moverse result paradigmtica para toda una generacin: en videos como Olvdalo o en sus presentaciones en vivo poda vrsele con una larga trenza o una coleta de caballo que dejaba al descubierto su frente y los ngulos de su rostro. Usaba sacos con hombreras, aretes gigantescos y pantalones de genio apretados en la cintura; botines tobilleros sin tacn y ropa de colores contrastantes. Tena un estilo original, de vanguardia, que todas queran imitar.


Segundo: durante un lapso, en ese tiempo, se volvi adicta a la cocana. A diferencia de lo que suele pasarle a la mayora de las celebridades cuyas debilidades se convierten en el da a da de la gente y aparecen en los tabloides y ocupan horas de los programas matutinos la figura pblica de Sasha permaneci sin ser tocada.

La discusin de ese periodo, en particular de su relacin con las drogas, es un tema que ha enfrentado con valenta y claridad y eso es mucho ms de lo que puede decirse de prcticamente cualquier individuo.

Sasha me habla de agradecimiento y del disfrute que encuentra en el ritual de la vida: "La vida para m se convirti en un ritual. Lo es sentarme y hacer lo que hago. Y es un ritual despertar y baarme. Y es un ritual prepararme para salir. Y tiene que ver con honrar y agradecer y estar a la altura de las bendiciones que he recibido; [es] estar en mi mejor yo para dar lo mejor, recibir lo mejor". Me parece que esta forma de ver las cosas es algo reciente y se lo digo. Frunce un poco el ceo y luego retoma el hilo: "Creo que es algo que vas aprendiendo. Aunque me recuerdo sper chiquita y muy agradecida". Hace una pausa. "Y luego recuerdo una etapa, como de los 18 a los 23, donde evidentemente no estaba agradeciendo. Cuando te ests daando... es contrario a agradecer. O cuando te dejas llevar por tus miedos, y esos miedos gobiernan tu vida. Cuando tienes una adiccin parecera que el problema es la adiccin, pero es slo el sntoma del problema, el problema es mucho ms profundo. Los miedos, inseguridades, la insatisfaccin contigo mismo, la necesidad de ser aceptado o no ser rechazado, te llevan de pronto a vivir cosas en el lmite: y en el lmite es muy difcil estar agradeciendo, estar en paz u honrar".

Honrar. La palabra tiene un tinte mstico y parece estar ligada a los ciclos de la carrera de Sasha. No necesariamente a sus apariciones pblicas o a su produccin discogrfica o su presencia en el escenario; ms bien, al ritmo de su creacin y sus decisiones. Finalmente, de sus 18 a sus 23 hubo mucha productividad, slo que no gener los contenidos que en sus ltimos tres discos son evidentes.

Persona pblica, espacios privados
Dice Benny Ibarra: "Nuestra relacin podra describirse como una gran complicidad, digamos que es una de las pocas personas que me conoce realmente bien, en las buenas y en las malas, en lo personal y en lo profesional, desde lo ms inocente hasta lo ms rudo; [estamos] juntos cuando perdemos a un ser querido y juntos en un escenario frente a 60 mil personas. El narcisismo no para ah, somos fans mutuos y en todos los proyectos individuales siempre nos pedimos consejos, echamos porras y decimos las netas como poca gente en este medio sabe hacer. Nos ensearon los mismos trucos encima de las mismas tablas y es por eso que cuando trabajamos juntos nos entendemos bien y cuidamos mutuamente".


Esta relacin tan estrecha parece apenas un botn de muestra de la forma que Sokol tiene de aproximarse al mundo. Para Tiempo amarillo busc tambin a Miguel Bos, "padrino" oficial de Timbiriche en 1982, otro amigo entraable con el que ha compartido el escenario y ligado a ella desde esos primeros aos. Al igual que Bos, quien se expresa de Sasha con admiracin y un afecto evidente, hay otras figuras muy pblicas, compaeros de trabajo y de batallas, que han estado a su lado desde hace dcadas.

Sokol como el resto de los integrantes de Timbiriche, Bos y otros personajes de su ncleo ms cercano ha estado en los escenarios toda su vida. Cmo ha influido eso en ella? Se intercalan los espacios pblicos y los privados? Se pueden dividir la Sasha personal y la profesional? "No hay una divisin entre las dos. Estando en un shooting, est mi vida personal ah metida; hablando contigo est mi vida personal. As es mi vida; no hay una divisin".

Eso nos regresa a su intimidad, cmo manejar algo as?

"Yo he hablado pblicamente de cosas sper dolorosas de mi vida, de cosas bien privadas, y no me molesta hacerlo y no me siento incmoda hacindolo, siempre y cuando a quien involucre ese tema, sea nicamente a m dice enftica. Por lo tanto, no hablo de mi vida amorosa. Yo escog ser un personaje pblico y mi novio no, y no tengo por qu volverlo pblico porque yo lo soy". Se puede realmente hacer eso? "Llevo 28 aos cantando y lo he hecho muy bien".

Hay una comprensin del entorno en el que se mueve que proviene del largo tiempo en las tablas y, probablemente, de ms de un roce con los medios: "Entiendo que por no venderme en revistas de corazn y por no mostrar mi casa, la gente o el novio, me pierdo de mucha popularidad. Pero yo quiero ser popular por lo que hago, no por con quin lo hago, me explico? No me parece necesario eso. Y los artistas a los que admiro no lo hacen. Entonces creo que es posible entablar una relacin sper ntima con el pblico sin tener que mostrar los calzones. No veo la necesidad".

Se ha perdido de algo por ser una figura pblica? Sin pensarlo mucho, repasa lo obvio: comidas familiares, cumpleaos, algn evento al que no asisti por estar de gira. Hace una pausa ms o menos larga y despus aade: "Seguramente perdimos algo de la niez, porque la normalidad de los nios es que igual y vas a una clase en la tarde y haces tu tarea. Nosotros tenamos una responsabilidad que la mayora de los nios no tiene, pero no lo cambiara por nada. Prefiero muchsimo ms tener lo que tuve a, teniendo el deseo tan chica de cantar, no haberlo hecho y entrar en otro esquema. Ha valido mucho para m".

Un lugar que duele
Sasha ha vivido en Estados Unidos y Espaa largas temporadas. En buena medida esta nueva produccin discogrfica tiene que ver con su ausencia, con la lejana del terruo. Por un amor, el disco de msica mexicana reinterpretada, sali primero en Espaa y despus en Mxico. Fue el deseo de "echar a andar mi carrera all", despus de grabar Por un amor, por lo que se qued por esos rumbos casi cinco aos.


ste ha sido el nico disco de covers que ha sacado en su vida. Despus de 11:11 vivi en Nueva York, estudiando y, segn sus palabras, "acercarme a la msica tradicional mexicana obedeca a la distancia que tena con este lugar. Es que la msica mexicana, cuando vives fuera, se te mete de una manera mucho ms profunda y te conecta con tu pas, con tus races con Mxico, no?".

Y cmo ve Sasha Sokol a Mxico?

Entramos en el tema y algo cambia en su actitud. Le cambia el rostro y hasta el color. Se inclina hacia delante y comienza a repasar, uno a uno, los lugares en los que este pas le cala: "No veo cmo vivir en un pas como Mxico y no vivirlo a flor de piel. Mxico me duele profundamente. No encuentro en este momento muchas salidas y no sabes cmo me pesa eso. No veo polticos que tengan el tamao para sacar al pas adelante, con los problemas que tiene; veo ms de lo mismo, veo atole con el dedo del gobierno y no importa al partido al que voltees: no se ve esperanzador".

Me dice que busca desde su trinchera apoyar en lo posible. Se ha ligado con Oxfam (una agrupacin de organizaciones civiles internacionales, con presencia en tres continentes y gran prestigio) para evitar la entrada al pas del maz transgnico, con Greenpeace (la famosa organizacin verde) para decir no a la guerra y cuidar a las ballenas que llegan a la Baha de San Ignacio para reproducirse o con asociaciones civiles que crean conciencia de la situacin en Ciudad Jurez o de la pobreza de los nios mexicanos. "Me muevo todo el tiempo, de todas las maneras posibles, y aprovecho este micrfono para lo que realmente sirve. La msica es un pretexto para esto, yo siento. Y creo que si como artista no utilizas y haces uso de la responsabilidad social que tienes, ests desaprovechando absolutamente el don que te dieron".

A su juicio, "si es cierta esa mxima de que los pases tienen los gobiernos que se merecen, habra que preguntarnos qu chingados estamos haciendo para merecer esto. En dnde estamos nosotros colaborando en este crculo vicioso. No es suficiente una marcha al Zcalo todos vestidos de blanco. Tenemos que pedir diferentes gobernantes". La conversacin se ha puesto candente. Sasha, tan formal y seria, con un lenguaje impecable y una gran capacidad para articular, llena de repente el discurso de interjecciones coloquiales: "gey", "caray", "pa'" en vez de para "Creo que nunca en mi vida he tenido tal sensacin de desesperanza. Y no sabes cmo me duele aceptarlo y decirlo. Necesitamos otro tipo de lderes, otra ruta de navegacin y no se ve que haya alguien joven que en seis aos pueda ser candidato, no se ve".

Su compromiso es claro, sin embargo. No slo son las asociaciones y sociedades que apoya, sino la pasin con la que habla del tema y la puntual explicacin que ofrece de cmo no deja de pensar en eso, de cmo est alerta y pendiente.

Generosidad
Sasha Sokol es una mujer de una belleza que roba el aliento. Las miradas la siguen a donde va y provoca en todos un rapto, aunque sea momentneo, de autntica admiracin. He visto centenares de sus fotografas, un buen nmero de videos y grabaciones televisadas en las que sale. Ninguna imagen refleja lo que transmite en vivo, ninguna imagen le hace justicia. No es que salga mal, slo que falta algo.


En 2005, gan el programa de concurso televisado Big Brother VIP. La ancdota es relevante porque una de las cualidades necesarias para poder sobrevivir en una competencia de personalidades cruel, porque quienes juzgan no pueden ser vistos por los juzgados es la capacidad para no entrar en conflicto. La frmula impide, adems, que los involucrados se escondan en la timidez o la apata. Durante su estancia en la casa, Sasha escuch con paciencia, dio a conocer su punto de vista sin ambages y particip en los juegos colectivos. Al final, se llev a casa tres millones y medio de pesos y la entrega de muchos ms millones de personas.

Hoy en da, su triunfo parece haber radicado en su generosidad. Y ahora, tambin me parece que eso que se pierde en las fotografas, tiene que ver con un mundo interno que no puede ser retratado.

Un ejemplo reciente puede servir para ilustrar el punto. En su pgina de Twitter, Sokol recibi el siguiente mensaje de sistolediastole: "Oyes @sashasokol Desmiente a mi hermano, dice que t estabas enamorada de l desde que eran nios..." La respuesta de Sasha? "Pero s es cierto! Desde chiquitos estamos enamoradooooos... mmmmm." Sistolediastole, un fan ya para toda la vida, responde: "Jajaja, le cont a mi hermano q siempre fue correspondido y fue feliz, :P Gracias x contestar, eres la buena onda. Saludos!".

Es probable que su constante exposicin al ojo pblico haya influido en su bsqueda de asideros interiores. "[Estoy] sper consciente [de la mirada de los otros], sera imposible que no. Viv muy poquitos aos sin el ojo pblico. De los cero a los nueve aos, sala a la calle y nadie me reconoca. Y de entonces a la fecha, 30 aos despus, no conozco otra cosa". Me cuenta que, cuando la gente la reconoce, cuando hace un "acuse de recibo" y hay un claro clic ("la conozco!, es Sasha!"), no slo no le pesa, sino que lo agradece. "Es sper halagador. Es una manera de ver que hay alguien del otro lado que recibe lo que t haces", me dice.

Tal vez el agradecimiento que siente (y la generosidad con la que responde) estn relacionados con su bsqueda de prcticas espirituales y de conciencia. Ha hecho yoga desde hace 11 aos y diariamente tiene una sesin de meditacin vipassana.

No sera difcil, por supuesto, suponer que se trata de una pose de artista, de algo que busca fascinar, seducir o distraer. A m, por el contrario, me parece que es algo autntico, algo congruente con quien sabe guardar silencio cuando necesita introspeccin. \\

Pag de 5 >>
LO MÁS LEÍDO
Nada es ms cmodo y caliente que una chamarr...
Solalinde: defensor de los inmigrantes en su ...
John Gibler nos introduce al nuevo libro de D...
Un ensayo sobre la poltica contra la violenc...
Un ornitorrinco sobre Juan Villoro en Barcelo...
COMUNIDAD
Copyright © 2010  -  www.gatopardo.com