Viernes 28 de noviembre de 2014 
SGUENOS:
BLOGS
ACTUALIZADO 2013-01-24 12:00:13 AT
Peligroso pop
Carlos Velzquez
ESCRITOR
R. Moreira me quiere gobernar
2013-01-24 12:00:13


Coahuila vive una crisis de gobernabilidad sin precedentes. Torreón, el segundo municipio más importante del estado, se ha convertido en un paraíso de la criminalidad. Hasta Lolet de Mola se vino a sacar la foto del recuerdo. Y Saltillo, la capital, también vive una cruda ola de violencia.



La política en Coahuila se parece cada día más a la serie Los Tudor: intriga, traición, hermanos incómodos, enfermedad, violencia intrafamiliar. Lucero Davis, viuda de José Eduardo Moreira Rodríguez, culpa al gobernador por la muerte de su esposo; Humberto Moreira, de gobernador a presidente nacional del PRI a productor de mermelada a becario en España; el gobernador disminuido, rumores de que se va y que será suplantado por Jericó; la denuncia de Humberto a Felipe Calderón el pasado mes de diciembre por el caso de La Haya; una orden de aprehensión vigente contra Javier Villarreal, ex titular del Sistema de Administración Tributaria, que se dio a la fuga y de quien ya no se volvió a comentar nada; la bendita deuda, etc. Y todo en tan sólo dos temporadas, es decir: dos sexenios de moreirato. Ay, Coahuila no te acabes.

Por lo anterior, y muchas cosas más, todos, absolutamente todos los coahuilenses quieren mandar al góber por cigarros a Hong Kong. Estamos hasta la papita frita del drama que nos vemos obligados a padecer por parte de la dinastía Moreira. Y por la violencia que supera a cualquier súper producción de Hollywood, a cualquier guerrilla, a casi cualquier guerra. Torreón: "La ciudad más violenta del sexenio [pasado]" es el nuevo epítome que nos rige. Al que me atrevería a sumar que también lo es del entresexenio y del sexenio que comienza. Y ya sabemos qué le espera al que increpe. Sometimiento. Como le sucedió a Miguel Ángel, un joven de alrededor de catorce años que interpeló a Rubén Moreira en la Secundaria Técnica no. 83 y fue reprimido por los guardaespaldas del góber.

Ante la baja de 158 policías de Gómez Palacio y Lerdo, incluidos los titulares, la crisis de seguridad se ha agudizado tanto en La Laguna de Coahuila que Torreón se ha convertido en el paraíso del hurto. Asaltos a bancos, robos a centros de atención de telefonía celular, a financieras, a restaurantes, donde los ladrones se llevan carteras, celulares y joyería, de vehículos, asaltos a transeúntes, secuestros, extorsión, que tienen a la población sumida en el pánico y la defenestración. Que hacen a Coahuila cantar: "No, no, no. Rubén Moreira que no, que no. Ay, por qué. Rubén Moreira me quiere gobernar". Pero el estado y el Estado nomás no consiente.

Los coahuilenses imaginan esta escena: Humberto Moreira, como en el comercial de la Cheyenne, señalando Coahuila, le dice a Rubén Moreira: "Hermano, algún día, todo esto será tuyo". ¿Y la gobernabilidad, apá? ¿Y la figura del gobernador? La gente está indignada, porque en la pasada matanza en el bar Tornado el góber no hizo ninguna declaración. Ni un mi más sentido pésame a la población. Torreón es el municipio más vapuleado del Estado, pero Saltillo, Acuña y Piedras Negras también viven rachas de violencia. Que el góber hable, se pronuncie. Así no le aplicaríamos el "quiere llorar".

Vivimos, como dice la canción de Elvis, una "suspicious mind". Nadie cree que haya sido una casualidad que "El Lazca" se asentara en este estado. La conexión Coahuila-Hidalgo se presta a malos entendidos. Carolina Viggiano nació en Tepehuacán de Guerrero. Yo no soy malpensado. De lo contrario pensaría que es demasiada casualidad. Como también lo fue la desaparición del cadáver de "El Lazca". Salimos más duros que The walking dead. En la serie los muertos regresan como zombies. Y Heriberto Lazcano se esfumó. Partió hacia el mito. A unirse en la inmortalidad, a Elvis, Pedro Infante y "El Señor de los Cielos". O quizá esté vivo, en alguna playa de las Bahamas.

Si algún día se me ocurre formar una banda de rock la voy a llamar Mineros muertos, en honor a todos los caídos en Pasta de Conchos, Múzquiz, Sabinas y Progreso. En este último fue donde abatieron a "El Lazca", quien según Humberto Moreira era apodado "El señor minero". Poseía dos tajos de carbón. Coahuila es un cochinero. Si algún día este estado toca fondo, si algún día este estado se quiere levantar, no van a saber ni por dónde comenzar a remover los escombros. Diezmados, quebrados, ultrajados, así se ven los coahuilenses en la actualidad.

Torreón, cuna de la narcorrevolución, ha dejado de ser territorio exclusivo de la disputa entre "El Chapo" y los Zetas, en sus prados campean huestes de distintos cárteles: los Caballeros Templarios, los Cabrera. Y en general todo aquel que tenga los tanates para armar una célula, sale a la calle a atracar. No importa que su negocio no sea la droga. Parece que ya anunciaron el fin del mundo, porque a Torreón lo están saqueando. No van a dejar nada para las cucarachas. Bares cerrados, casinos clausurados, prohibidas las peleas de gallos, y el moridero a todo lo que da: una invitación a la fuga. Las primeras en irse, las más inteligentes, son las prostitutas, para quienes esta ciudad ya no es negocio. Y emigran. Saltan como ratas mientras se hunde el barco.

Según Isabel Arvide, Rubén Moreira entregó el estado a los Zetas. Es una lástima que no pueda pedir que se lo devuelvan. Porque sin duda está resultando más caro el caldo que las albóndigas. Esperemos que como dicen, la deuda se pague en veinte años. Ojalá sea en años humanos y no en años perro. Según el góber, el tema de la deuda se ha superado. Presumo que se refiere a lo mediático. Qué alivio. Estábamos todos con el pendiente que continuara en los medios. Al fin podremos dormir.

Ante tanto desmadre, dos bonitas postales de Coahuila preservamos en la memoria:

1) Aquella imagen de Rubén Moreira y Enrique Peña Nieto con la playera del Santos. La pregunta es: ¿se pondrán algún día de verdad la playera? O sólo fue un arranque de empatía porque el entonces candidato se encontraba en campaña.

2) La canción que por estos días suena en la cabeza de todos los coahuilenses: "Nene nene qué vas a hacer, cuando seas gober".

Rubén Moreira nos quiere gobernar, y le seguimos la corriente.

 
 
   
LO MÁS LEÍDO
Perfil del hombre que le habla al odo al pre...
Chespirito ha sido una de las figuras ms imp...
Del 28 al 30 de noviembre, en la Ciudad de M...
26 asociaciones reclaman justicia para miles ...
El Equipo Argentino de Antropologa Forense n...
COMUNIDAD
Copyright © 2010  -  www.gatopardo.com