Reportando desde la casa de transición de AMLO
Así transcurren los días en torno a la casa de transición del presidente electo.
agosto 27, 2018

A unos meses de la victoria electoral, la casa de transición de AMLO, en la colonia Roma, atrae cada vez más seguidores y medios de comunicación. Se trata de la casa de transición de la figura política más solicitada de México.

Doña Carmela vino a celebrar su cumpleaños recargada en uno de sus muros blancos. Nada pierde —dice— se jubiló hace cinco años de su trabajo como maestra y su único hijo se fue a vivir “al otro lado”. No hubo fiesta. Con una concha de chocolate y dándole pequeños sorbos  a un atole servido en un vaso de unicel, cuenta que es la tercera vez que hace este peregrinar desde Cuautitlán para hablar con López Obrador en esta casa, donde a pesar de la hora se arremolinan ya algunos periodistas que esperan la llegada del presidente electo.

—Desde chiquita siempre he sido izquierdosa. Chaira, como nos dicen ustedes. Yo andaba en secundaria y desde entonces el PRI ya me parecía viejo”— dice emocionada.

La casa de AMLO, int1

Doña Carmela cuenta que fue al Zócalo todas las veces que Cuauhtémoc Cárdenas se postuló como presidente. Lo mismo en 1988, que en 1994 y 1997, cuando se convirtió en Jefe de Gobierno del Distrito Federal, y luego en el 2000. Peregrinó igualmente ante la Catedral y el Palacio Nacional las tres veces que Andrés Manuel se postuló para el cargo. Relata cada una de ellas con extremo detalle, subrayando en varias ocasiones la palabra —fraude—.

“Dime tú qué otro has visto trabajar así, sin siquiera tomar el puesto. Ni el Fox, ni el FECAL, ni Peña lo hicieron”, dice mientras le da uno que otro sorbo a su atole. “Ya llegó, mira, ahí viene…”

López Obrador llega en su jetta blanco saludando desde la ventanilla del copiloto. Parece haber aprendido el saludo de los tantos videos que existen del Papa recorriendo la Ciudad de México en su inmaculado papamovil. AMLO da los buenos días con una sonrisa y abre la ventanilla, luego vuelve a saludar, pero ahora dando apretones de mano y breves palabras a los reporteros que se acercan.

La casa de AMLO, int2

Después de muchísimos intentos, ya nadie intenta preguntarle algo su chofer, Cuauhtémoc Jiménez, quien lo acompaña siempre en el coche, porque ya saben que no dirá nada. Es una tumba. Él está totalmente concentrado en no atropellar a nadie, y en que los espejos del coche no golpeen ningún brazo o ninguna cámara.

—Oiga, oiga, necesito una operación— grita una señora con los papeles de algún hospital guardados con cuidado en un plástico azul.

—Señor presidente, invadieron mi terreno en Milpa Alta— denuncia un hombre con pantalones de mezclilla y una camisa morada perfectamente fajada.

—Mi hijo, señor presidente, tiene problemas, — dice alguien más.

La casa de AMLO, int 3

Aturdido, Andrés Manuel sonríe, aprieta manos de nuevo y mientras se abre camino, se escucha su peculiar acento decir, “hable  con la licenciada Lety Ramírez. Todo va a salir bien”.

Las rejas blancas de la casa se cierran y el remolino de gente se relaja un poco.

Megan —de 28 años— vive sobre esa calle desde hace cinco años. Es modelo. Cuenta que desde que llegó Andrés Manuel hay más gente en la zona, más ruido, más tráfico. “¡Qué horror!”, dice. Una buena noticia es que ya pusieron un semáforo en esa esquina. Ya era muy necesario. Sin dar más detalles, la joven se pierde entre un remolino de estudiantes de la Universidad que está sobre la misma calle.

Ya es mediodía en Chihuahua 216, la ubicación que Google Maps ha nombrado “La Casa de Transición de AMLO”, y que ha calificado con 4.6 estrellas. Bajo el sol y la lluvia alternándose, una veintena de periodistas buscan un lugar con sombra o techado para poder hablar, intercambiar datos o simplemente hacerse más ligera la espera tomando notas en el teléfono celular. Otros aguardan al presidente electo con el currículum bajo el brazo, con alguna propuesta, o simplemente una carta. Otros hacen gala de su creatividad  portando disfraces o pancartas enormes que anuncian un pliego petitorio. Todos están ahí  para intentar hablar con el presidente electo.

La casa de AMLO, int4

La mayoría de los periodistas presentes se conocieron durante la campaña que los llevó a recorrer toda la República junto al tabasqueño, a veces compartiendo el mismo avión. Se reconocen entre ellos y se saludan como si fueran amigos de toda la vida. Algunos, los más estresados, le compran los cigarrillos a Rangel, un adolescente flaco que vende Camel, Marlboro rojos, chicles y mazapanes. Su competencia son un par de señoras que hacen su agosto asomándose a la calle para ofrecer “cigarros, dulces, agua…”.

“Esto es todos los días”, dice una periodista que siguió a Andrés Manuel desde el inicio de la precampaña y hasta que ganó la elección. “Ya casi me acostumbro a sus horarios, aunque seguirle el paso está complicado. Ya necesito vacaciones, no hemos descansado desde que ganó”, remata.

A partir de la semana pasada, los periodistas que solían escuchar a López Obrador parados o sentados en el suelo, podrán verlo más cómodamente, sentados en siete u ocho hileras de sillas que se han dispuesto frente a un escenario en el patio de la casa.

La casa de AMLO, int5

Al menos una vez por día aparece el ajetreado AMLO, para blar de la Reforma Educativa, el aeropuerto, el avión presidencial, el presupuesto o el futuro nacional. En algunas conferencias los periodistas aplauden, en otras no tanto. Pero con la cámara lista, saben que lo que sea que diga funcionara bien en el noticiero de las tres de la tarde o en de las diez de la noche; que quizás no romperá internet, pero al menos mejorará los números en Twitter.

Cerca de las dos de la tarde aparece Rubén en su bicicleta anunciando el menú. Tacos de canasta: de chicharrón, frijol y papa. Mientras atiende a cinco o seis personas cuenta que los 300 tacos que prepara diariamente, “se acaban rápido, gracias a dios”.

La cafetería de enfrente es relativamente famosa porque el escritor William Burroughs se emborrachó varias veces ahí mientras vivió en México, según una de sus meseras. Entre preocupada y apresurada, dice que López Obrador fue a desayunar ahí alguna vez. Ella no lo vio, se le contó uno de sus compañeros. A quien atiende ahí es a la prensa, que llega para comer, tomar café o  a hacer tiempo. La casa de transición atrae cada vez más gente y no sólo a las tres de la tarde.

La casa de AMLO, Int 6

A esa hora sale a comer de Leticia Ramírez, encargada de Atención Ciudadana de Morena. Ya muchos la conocen. Suele pasar horas entrando y saliendo de la casa para recibir papeles, cartas, denuncias y solicitudes, y explicando cómo podría ayudar o no a resolverlas. Lo hace siempre muy feliz, o al menos eso parece. “Letyo “licenciada”, le llaman algunos. Viste una camisola blanca bordada y unos lentes que combinan con el tinte rojo que trae en el pelo. Amablemente, escucha y da consejos desde las nueve de la mañana hasta las dos o tres de la tarde que sale a comer.

Maricruz —de 37 años— cuenta que llegó a la Ciudad desde San Luis Potosí hace un par de días y que vino a entregarle una carta a López Obrador. “Quien la recibió fue la licenciada”, dice. “Le expliqué que los comerciantes de allá la tenemos difícil, casi tuve que cerrar mi negocio porque me piden cobro de piso”. Con un aire casi religioso, dice que ahora sí cree que las cosas pueden cambiar. “Ya debería salirse Peña, ya es un fantasma” , remata.

Conforme pasan las horas o los días, se asoma el grupo que formará el nuevo gobierno: Irma Eréndira Sandoval, Alfonso Romo, Javier Jiménez Espriú, la mayoría entran caminando y salen así. Algunos reporteros los persiguen sin lograr que se paren un segundo. Caminan y caminan hasta desaparecer también en las calles de la Colonia Roma, para volver a aparecer la mañana o la tarde siguiente.

Andrés Manuel vuelve a salir en la noches para decir algo como: “Ahí van las cosas, nos vemos mañana”, con una sonrisa que suele reflejar cansancio. La casa de transición se queda aún con las luces prendidas mientras López Obrador se retira rumbo a su otra casa,  al sur de la ciudad, que —afortunadamente para él y su familia— aún no se convierte en destino de los peregrinos que lo persiguen en busca de soluciones y respuestas.

Ver Más