El fin del Museo Nacional de Brasil
Un incendio consumió el Museo Nacional, la institución cultural más antigua de Brasil y una de las más importantes del mundo.
septiembre 3, 2018

Un incendio de grandes proporciones acabó con el Museo Nacional de Brasil, albergue de una de las mayores colecciones de historia natural en el mundo, que este 2018 celebró el bicentenario de su fundación.

El siniestro originado a las 19:30 horas, tiempo de Río de Janeiro, consumió rápidamente los tres pisos que comprendían el Palacio de San Cristobal (Palacio de São Cristóvão), sede principal del museo. Los servicios de emergencia trabajaron durante la noche para apagar las últimas llamas y contenerlas antes de que se propagaran al Jardín Quinta da Boa Vista, uno de los parques urbanos más grandes la ciudad brasileña.

Aunque no se reportan víctimas humanas, pues los cuatro vigilantes que resguardaban el museo lograron escapar antes del colapso de la estructura interna, el costo histórico y cultural por la pérdida de más de 20 millones de piezas es irreparable.

“La pérdida del acervo del Museo Nacional es incalculable para Brasil. Se perdieron 200 años de trabajo, investigación y conocimiento. El valor histórico del edificio que fue casa de la familia real durante el Imperio, tampoco se puede medir. Es un día triste para todos los brasileños”, expresó el presidente Michel Temer a través de su cuenta de Twitter.

Fotografía por Buda Mendes / Getty Images

Sin embargo, el gobierno brasileño poco hizo para evitar la catástrofe que consumió a la institución cultural más antigua del país y una de las más importantes del mundo. De acuerdo con medios brasileños, el museo había sido una de las entidades afectadas por la crisis económica que golpeó al país sudamericano en 2014, año en el que el gobierno dejó de pagar los más de 128 mil dólares anuales ocupados para la conservación y restauración de sus instalaciones.

En junio de este año, el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) otorgó un contrato de financiamiento por 21.7 millones de reales (más de cinco millones de dólares) para la restauración y recalificación de la institución. Desafortunadamente, la cercanía con las próximas elecciones presidenciales en Brasil, retrasaron el inicio de las labores, que incluían la recuperación de acervos, espacios expositivos, la renovación de la estructura externa del museo y el incremento en las medidas de seguridad.

“Luchábamos desde hace años, en distintos gobiernos, por lograr recursos para preservar adecuadamente todo lo que fue destruido hoy”, comentó Luis Fernando Duarte, vicedirector del museo, a la prensa local.

El Museo Nacional de Brasil fue fundado por el rey Juan VI de Portugal el 6 de junio de 1818 con el propósito de motivar la investigación científica en la colonia. Al lugar llegaron posteriormente investigadores como Johann Baptiste von Spix, Carl Friedrich Philipp von Martius, Auguste de Saint-Hilaire, Georg Heinrich von Langsdorff, quienes contribuirían al fortalecimiento de la colección del museo, considerado como uno de los centros de historia natural y ciencias humanas más grandes del mundo.

En 1892, el museo fue transferido en su totalidad al Palacio de San Cristobal, que había servido como referencia oficial de los emperadores durante el Imperio, donde se ubicó hasta la noche de este 2 de septiembre.

Entre su colección, tan grande que se decía que solo el 1% había sido puesto en exhibición, se encontraba el esqueleto más antiguo del que se tenga registro en el continente (Luzia, con más de 12 mil años de antigüedad); el mayor meteorito encontrado en el país, la mayor biblioteca científica de la ciudad, la colección de arqueología egipcia y la colección de piezas arqueológicas griegas, romana, etrusca e italiana más grandes de América Latina y decenas de huesos únicos de dinosaurios. Todo esto, a reserva de los avances en las investigaciones posteriores al incendio, se habría perdido entre las llamas y el desinterés del gobierno brasileño que hoy sufre una de las mayores pérdidas culturales de su historia.

* * *

También en Gatopardo:

Xenofobia en América Latina: La hermandad puesta a prueba

Lula da Silva podría perder su candidatura a la presidencia

El mecanismo: La máquina de la corrupción

Ver Más