Una revisión al Plan Nacional de Paz y Seguridad de AMLO
¿Qué dice la propuesta del ejecutivo para resolver la crisis seguridad nacional?
noviembre 13, 2018

La tarde de ayer Andrés Manuel López Obrador presentó su Plan Nacional de Paz y Seguridad una serie de propuestas para combatir la violencia y “pacificar al país”. Lo hizo después de meses de expectativas, acompañado del que será su próximo gabinete de seguridad: la exministra Olga Sánchez Cordero (SEGOB), Luis Crescencio Sandoval González (SEDENA) y Alfonso Durazo (SSP). 

El plan estará formado por ocho ejes rectores, la mayoría de ellos centrados en “el combate a la corrupción”, una de las banderas de campaña del ahora presidente electo.

Entre los incisos que más han dado de qué hablar de este plan, están la creación de una Guardia Nacional, la aplicación de la amnistía y el establecimiento de una “Constitución Moral”.  Estos tres puntos han detonado un debate en varios sectores de la sociedad civil, que cuestionan la estrategia presentada al considerar que, sobre todo en el tema de la Guardia Nacional, suena muy parecida a la que Peña Nieto presentó en su Plan de Desarrollo 2013-2018.

La pregunta es si una estrategia similar a la anterior podría tener resultados distintos, cuando sabemos que el año pasado fue el más violento de la historia moderna en nuestro país. 

Por otro lado, el polémico plan de AMLO tiene también elementos nuevos, como la legalización y regulación de “algunos estupefacientes”, la inclusión de organismos internacionales de Derechos Humanos  y un posible enfoque centrado en la prevención y la readaptación de infractores.

Retomando el documento completo, estos son los ocho puntos —presentados en un documento de 22 páginas— que seguramente darán de qué hablar las próximas semanas, pues el martes legisladores de Morena presentarán reformas que podrán habilitar al ejército nacional a patrullar las calles.

“Erradicar la Corrupción”

Durante la conferencia donde se presentó el plan, Alfonso Durazo, quien será el próximo Secretario de Seguridad Pública, dijo que “la violencia y la impunidad sólo pueden entenderse gracias a la corrupción al interior de las instituciones encargadas de combatir la criminalidad”. Entre ellas se remarca que “la fuga de narcotraficantes de penales federales —un guiño al escape de “El Chapo” el robo de gasolinas, el lavado de dinero y el tráfico de armas, se debe el compadrazgo y a la impunidad dentro de estas instituciones”.

La propuesta: Tipificar la corrupción como delito grave y sin libertad de fianza, la creación de la Ley Federal de Combate de Conflictos de Interés, prohibir adjudicaciones directas, eliminar el fuero a altos funcionarios, coordinar y capacitar igualmente a miembros de la policía federal, a servidores al interior de los ministerios públicos y a los jueces federales y otorgarles a todos ellos salarios similares.

Estas propuestas —dice el documento —comenzarán a hacerse tras la toma de posesión de AMLO, y a diferencia de los siguientes núcleos no tiene una fecha programada.

Plan Nacional de Paz y Seguridad, int4

La Guardia Nacional

Como en la letra chiquita de un documento, esta escandalosa propuesta que ya causó muchos encabezados en los medios nacionales, quedó al final del documento emitido por el equipo de transición de AMLO, quien durante la campaña mencionó que al ganar llamaría a una retirada gradual de los militares de algunas zonas del país, donde se encontraban haciendo tareas de seguridad pública. Pero al considerar —AMLO y su equipo— que “hay mucha descomposición en los cuerpos policiales”, en su plan, los militares podrán seguir en las calles, pero con respaldo legal. Algo que está en total contradicción abrogación de la Ley de Seguridad Interior que sucedió esta misma tarde. 

La propuesta:  Crear un nuevo cuerpo llamado Guardia Nacional, integrado —el primer año— por 50.000, elementos de las policías militar, naval y federal que se desplegaran primero en 66 regiones  donde habrá planes específicos de acción. Se estima que en diciembre la Guardia Nacional comenzará a operar y se espera que la organización alcance los 150 mil  elementos y se establezca en 266 puntos de control para el 2021.

Empleo, salud y bienestar o “Por el bien de todos, primero los pobres”

Parte de esta estrategia, que ha intentado tener una mirada integral, o al menos así la han vendido, tiene dentro de sus propuestas reducir la pobreza extrema (que afecta al 52% de la población mexicana) y generar una situación de bienestar con la aplicación de diferentes programas sociales y económicos.

De esta forma, dijo AMLO, “el 80 por ciento del Plan Nacional de Paz y Seguridad recaerá en atender las causas que originan la inseguridad y la violencia, decisión que distinguirá al nuevo gobierno de anteriores administraciones que centraron su atención en el uso de la fuerza: por eso el fracaso rotundo en el tema de la seguridad pública”, mencionó.

La propuesta: La creación de programas de desarrollo enfocados a jóvenes y a adultos mayores. Construir universidades, nuevas zonas económicas al norte del país, en el istmo de Tehuantepec, y la construcción del polémico Tren Maya, que comenzará a construirse el 16 de diciembre (después de una consulta que será el 24 y 25 de noviembre). Todo esto, aseguran, se construirá con recursos recabados del combate contra la corrupción.

Plan Nacional de Paz y Seguridad, int3

“Legalizar y regular el uso de algunos estupefacientes”

La  semana pasada Olga Sánchez Cordero presentó una propuesta de ley para despenalizar el uso de la marihuana, en su uso adulto, medicinal y comercial. Y según las palabras dichas por  Alfonso Durazo durante la conferencia de ayer “la regulación de algunas drogas prohibidas, permitiría poner fin a uno de los motores centrales de la violencia e inseguridad”. Y por ende implicaría una reformulación al combate a las drogas.

La propuesta: Además de hacer propuestas de ley para despenalizar el consumo y el trasiego de algunas drogas, Alfonso Durazo anunció que “el Estado renunciará a la persecución de quienes consumen la sustancias e intentará ofrecer tratamientos de desintoxicación personalizados a quienes ya la consumen”. Además,  “se intentará otorgar seguimientos clínicos y suministrar pequeñas dosis para quienes las padecen”.

“Pleno respeto y promoción de los derechos humanos”

Durante los últimos diez años la cifra de homicidios ha rebasado los 250 mil y la de desaparecidos los 30 mil. Este fenómeno que alcanzó picos históricos en las estadísticas de violencia durante el gobierno de Felipe Calderón Hinojosa al comenzar la guerra contra el narcotráfico y que han convertido al sexenio de Peña Nieto en el más violento de la historia reciente, han llamado la atención de organismos de derechos humanos nacionales e internacionales, por lo que el gobierno entrante estima —tras haber recorrido el país y tras haber hablado con familiares de los desaparecidos— que “es tiempo de cambiar la estrategia”.

“Ya no se va a matar, ni torturar a nadie, el próximo presidente de la República nunca va a dar la orden de que el Ejército, la Marina o corporaciones policíacas se utilicen para reprimir al pueblo de México”, dijo AMLO. Un dicho que se ha puesto en duda tras el anuncio de la Guardia Nacional, que estará conformado por miembros de las fuerzas armadas.

La propuesta: Castigar los casos de tortura y desaparición forzada, además de tipificar como un delitos el incumplimiento de las recomendaciones dadas por las Comisiones Nacional y estatales de Derechos Humanos. Además, Alfonso Durazo se aseguró en mencionar que se “garantizara la plena independencia de estas autoridades y se capacitará a los  servidores públicos en materia de derechos humanos”.

Plan Nacional de Paz y Seguridad, int2

¿Una Constitución Moral para la Cuarta Transformación?

Desde la campaña electoral, la frase “Constitución Moral”, ha levantado cejas y críticas dirigidas a quien se sentará en la silla presidencial en un par de semanas.

Después de que le cantaran las  mañanitas y tras algunos minutos de comenzar su discurso, Andrés Manuel López Obrador lanzó esta pregunta: “¿Dónde hay más delincuencia? Donde se rompe el tejido social, donde se afectan los valores, donde se da más desintegración familiar… ”. Y propuso una “regeneración ética de la sociedad”.

La propuesta: Enfatizar una cultura cívica y ética en escuelas y espacios públicos.

“Recuperación y redignificación de las cárceles”

Según la Comisión Nacional de Derechos Humanos, en trece estados del país existen cárceles con condiciones terribles, donde los presos se enfrentan a violaciones constantes a sus derechos civiles.

Según lo que mencionó Alfonso Durazo la tarde de ayer y en el documento que explica el plan de seguridad, las cárceles mexicanas tienen altos índices de criminalidad al interior, “pues se venden estupefacientes, hay explotación sexual, venta de espacios y de protección, algo que está ligado a la corrupción”. Por lo tanto, la estrategia se enfocará en recuperar las cárceles y el orden dentro de ellas, asegurando la reinserción adecuada a la sociedad de los infractores.

La propuesta: Eliminar la corrupción al interior de las cárceles, separa a los imputados, de los sentenciados, ofrecer igualdad de derechos a las mujeres al interior de los penales, dignificar el alojamiento y la salud según recomendaciones de  la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

Plan Nacional de Paz y Seguridad, int1

“Abrazos, no balazos” o “Hacia la construcción de la paz”

Una de las propuestas que siguen generando polémica entre familiares de las víctimas de la violencia, es lo que se ha propuesto como una amnistía.

El día de ayer —como en casi toda la campaña electoral— se propuso de nuevo este método para lograr el objetivo de “pacificar al país” . Durazo y AMLO, dijeron que este método otorgará justicia a las familias.  El presidente electo dijo también cómo una consigna repetida en la presentación: “La  violencia no se combate con violencia, el fuego no se combate con fuego”.

La propuesta: Adoptar un modelo de “justicia transicional” que garantice los derechos de las víctimas para poner fin a las conflictos armados. Posibilitar el desarme y alentar la entrega de infractores a las autoridades a cambio de información para encontrar a desaparecidos y proponiéndoles un cambio de vida, reducción de penas y amnistía si las personas afectadas lo aceptan.

A dos semanas de que Andrés Manuel López Obrador se convierta en el presidente número 85, esta estrategia será sin duda una de las más discutidas en su periodo presidencial.


Más en Gatopardo:

A dos votos de suprimir la Ley de Seguridad Interior

Elecciones 2018: Seguridad

¿Censura y la Ley de Seguridad Interior?

Ver Más