En defensa de las estancias infantiles
El recorte al presupuesto de las estancias infantiles aumenta la desigualdad de género en México.
febrero 18, 2019

Junto a otras 16 organizaciones enfocadas a procurar el bienestar de la mujer en México, el pasado 11 de febrero, Fondo Semillas firmó un pronunciamiento en rechazo al recorte del presupuesto para estancias infantiles.  El documento plantea los efectos de que la decisión del gobierno de Andrés Manuel López Obrador tendría, o tiene ya, en la vida personal y laboral de las mexicanas. Las mujeres son el sector de la población que tiende a ser el más afectado, al pertenecer a una realidad en donde por años, “se ha priorizado la educación y el bienestar de los hombres por encima del de las mujeres”, destacó Tania Turner, coordinadora de programas de Fondo Semilllas.

“En una sociedad en donde culturalmente la reproducción y el cuidado del hogar recae en las mujeres, quien estará a cargo del cuidado de esas niñas y niños que tendrán que dejar las estancias infantiles serán las hermanas, las tías, las abuelitas, las mujeres, no los hombres”, manifestó Turner en entrevista para Gatopardo.

Además, en un documento firmado por el presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez, dirigido al presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo, al secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, y a la secretaria de Bienestar, María Luisa Albores, se alertó que el recorte “puede representar una medida que ahonde las brechas de desigualdad de género en el país, pues las mujeres trabajadoras podrían verse obligadas a renunciar a su empleo para asumir el cuidado de niñas y niños, en detrimento de sus derechos a la igualdad sustantiva, acceso al empleo y a la independencia económica”.

estancias infantiles cndh

Estancias infantiles en México. Foto vía Twitter @CNDH

Desde que se aprobó el Presupuesto de Egresos de la Federación para el ejercicio fiscal 2019, el programa de Estancias Infantiles para Apoyar a Madres Trabajadoras (PEI) ya figuraba entre los que tendrían una reducción de recursos a nivel nacional, lo alarmante fue que dicho recorte fue de casi la mitad del prespuesto, pues de recibir 4,070.26 millones de pesos en 2018, el 2019 arrancaría con 2,041.62 millones de pesos. Una medida que López Obrador justificó ante “los cobros indebidos y diversos actos de corrupción asentados por las autoridades” a cargo del programa que comenzó en 2007 con la administración de Felipe Calderón.

Las estancias infantiles no han sido suficientes

El PEI, que hasta el año pasado estuvo bajo supervisión de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), ahora Secretaría de Bienestar, consistía en que el gobierno entregaba el dinero a la estancia infantil de acuerdo al número de niños inscritos. Hasta finales de noviembre de 2018, las estancias afiliadas recibían 950 pesos mensuales por cada niña o niño entre 1 y 4 años de edad y 1,800 pesos por cada niña o niño de 1 y 6 años, con alguna discapacidad. Con esos recursos las estancias les proporcionaban alimentos y cuidados por parte de educadoras.

“Tenemos pruebas de que el dinero o no llegaba o llegaba con ‘moche, se quedaba en el camino. Tenemos muchas pruebas y vamos a presentarlas”, aseguró el mandatario mexicano durante la conferencia matutina del pasado 13 de febrero. En días previos, el gobierno federal anunció que debido a “irregularidades encontradas” en el programa de Sedesol, el subsidio se entregará ahora directamente a los padres y serán ellos quienes decidan a quién pagarán por el cuidado de sus hijos.

Sin embargo, el anuncio generó polémica luego de que el secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, justificara el cambio al señalar que los padres ahora podrían darle el recurso a “las abuelas, quienes seguramente los cuidarían mejor” y señaló que todo era con el fin de “dar flexibilidad a los padres de no atarse con las estancias infantiles”.

Tania Turner de Fondo Semillas enfatizó que con esa declaración el gobierno “está ratificando los roles de género tradicionales que dejan a las mujeres dentro de la casa y a los hombres con un desarrollo profesional”.  Y en todo caso, ¿qué pasa con los niños que no tienen abuelos?

“Con esta decisión más niñas y adolescentes tendrán que salirse de la escuela para cuidar a sus hermanos y más mujeres tendrán que quedarse en sus casas perdiendo oportunidades profesionales o laborales para cuidar niños”. Aún cuando la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha afirmado en varias ocasiones que el cuidado de los hijos e hijas, “no es sólo responsabilidad de la mujer”, los programas públicos no reflejan esa postura.

estancias infantiles

En México, el 11.3% de los niños de 0 a 6 años, asiste a estancias infantiles o guarderías públicas. Foto vía Twitter/ @BienestarMx

Además, un punto muy importante que no está tomando en cuenta el gobierno es que actualmente el 70% del trabajo de cuidado en México ya lo realizan mujeres y que de acuerdo con el informe “La pieza faltante” del Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE, 2018), del total de niños y niñas de entre 0 y 6 años de edad que no son cuidados por madres o padres, el 51.2% está bajo los cuidados de las abuelas, mientras que el 11.3% asiste a estancias infantiles o guarderías públicas y sólo 4.3% asiste a guarderías privadas, mientras que el 33.3% está bajo el cuidado de otra persona. Esto se traduce en que solo 1 de cada 10 niños es atendido por instancias del gobierno o subsidiadas por éste, “lo que evidencia la falta de disponibilidad de servicios de cuidado infantil”.

“Ese 1 de 10”, señaló Turner, “no es porque la gente no quiera que sus hijos asistan a estancias, es en realidad porque son insuficientes. Tenemos que 9 niños o niñas están siendo cuidados por alguien más, habría que analizar cuánta de esta gente a cargo son hombres y cuántas mujeres”.

A todo esto, hay que considerar que las estancias infantiles de Sedesol funcionaron como un programa extra en la oferta pública de servicios de cuidado infantil en México, mismo que creció de manera considerable del 2006 al 2011. De acuerdo con GIRE, el número de guarderías o estancias infantiles del IMSS, ISSSTE y Sedesol aumentó 599% y el número de niñas y niños atendidos aumentó 200%, cifras que reflejan que la demanda de estos espacios no sólo es alta, sino que va en aumento.

¿Hipocresía del nuevo gobierno?

El pronunciamiento que, además de Fondo Semillas, fue firmado por organizaciones como Oxfam México, Equis Justicia para las Mujeres, Borde Político A.C. y otras, es enérgico en asegurar que “las irregularidades y el desvío de recursos detectados en el programa de estancias infantiles no se resuelven aumentando la carga de trabajo a las mujeres”.

Turner señaló la dualidad que está mostrando el gobierno federal debido a que por un lado “se está avanzando en dar el reconocimiento al trabajo del hogar como un trabajo que requiere condiciones dignas, pero por el otro lado están poniendo el trabajo del cuidado infantil como un asunto asistencial, que para el gobierno lo único que merece es una ayuda”, manifestó la coordinadora de Programas de Fondo Semillas.

La decisión del recorte al presupuesto estas estancias no solo ha sido rechazada por organizaciones de la sociedad civil, durante la última semana madres trabajadoras se han manifestado en contra desde distintos estados de la República. Senadores de las bancadas de PRD, Morena, PRI y PAN también se han sumado a los reclamos al gobierno de AMLO. Al respecto, Turner señaló que están conscientes de que el nuevo gobierno “está tratando de ajustar las políticas públicas pero a la fecha no queda clara su verdadera posición”.

Por si fuera poco, el pasado 17 de febrero se dio a conocer que Clara Torres Armendáriz, quien se desempeñaba como responsable del programa de Estancias Infantiles para Apoyar a Madres Trabajadoras renunció a su cargo tras el recorte implementado.

Por un lado hay gente del gabinete que quiere avanzar sobre los diferentes temas, entre ellos igualdad y reconocimiento de los derechos de las mujeres, pero al mismo tiempo escuchamos declaraciones no muy pensadas o no muy bien asesoradas que sin tener un análisis de la realidad, dan una postura”, señaló Turner. Además, habló de que más allá del debate de mantener o no las estancias infantiles, hay que partir de que si los padres dejan a sus hijos al cuidado de alguien más, esos cuidadores tendrían que tener la opción de recibir una correcta retribución salarial.

En México el salario mínimo diario es de 102.68 pesos. La jornada laboral por ley comprende un tiempo de ocho a nueve horas diarias, más el tiempo que los papás gastan en traslados, los menores tendrían que estar al cuidado de alguien más por cerca de diez horas diarias. La persona a cargo debe dedicarles a los niños el 100 por ciento de su tiempo, con tal de asegurar su cuidado y bienestar, pero si el gobierno está planteando un “apoyo de 1600 pesos bimestrales”, estamos hablando de una cifra que queda muy lejos de ser digna y se queda también muy lejos de resolver un problema social de enormes implicaciones, principalmente para las mujeres de este país. 

Gatopardo Recomienda

Ver Más