Mochomos comida sonorense, portada

Mochomos, la mejor comida del norte en la capital

El chef Alfonso Lira Valenzuela ha diseñado un menú extraordinario para el restaurante Mochomos, inspirado en la comida del norte del país.

Por Sofía Viramontes / Fotografía Cortesía

Ir a comer a Mochomos es experimentar la alta cocina norteña. Alfonso Lira Valenzuela llegó del norte para enseñarnos cómo se hace: cortes de carne grandes y jugosos, guacamole clásico y perfecto, las mejores tortillas de harina, salsas adictivas y mariscos de ensueño.

Para llegar hay que bajar las escaleras de la Plaza Palmas Carso a lo que parece un sótano, pero al cruzar la puerta se revela un sitio íntimo y acogedor. Con paredes de madera, decoración de polo y equitación, Mochomos da la sensación de entrar a la habitación de alguien aficionado a los deportes ecuestres.

La parte cerrada de Mochomos es familiar y de negocios. Afuera es un poco más relajado y de jueves a sábado hay bastante fiesta. La música fue especialmente seleccionada para cada día de la semana y cambia por hora; por las tardes y noches hay DJ en vivo, que se encarga de seguir el ambiente que tienen los comensales.

Mochomos comida sonorense, int1

Aquí, todo gira alrededor del placer de comer y beber. La carta muestra cocina de autor, pero con la sencillez necesaria de la comida sonorense, como se percibe en el guacamole y en las salsas, de sabor adictivo. La variedad entre proteínas de tierra y de mar es grande: el comensal se verá en una pugna interna para escoger entre los platillos de la carta, pero hay unos cuantos imperdibles.

Para empezar, la entrada estrella del restaurante, la carne deshebrada frita que lleva el nombre del restaurante. La mejor manera de comerla es sobre las deliciosas tortillas de harina, que hay que pedirlas al mesero especialmente. A ese taco también le va muy bien la salsita y el guacamole, o simplemente un poco de limón. Es un plato sencillo, pero suculento.

Mochomos comida sonorense, int2

A este restaurante conviene ir en el día libre de la dieta, porque aunque la selección de opciones ligeras es amplia y buena, los platillos en la semántica del pescado merecen la pena. Hay otras dos entradas que hay que probar. La primera son los buñuelos de camarón: “Camarones ligeramente enharinados, fritos, montados en un buñuelo de harina crujiente, con un poco de queso crema, y se baña con una salsita de tamarindo”, platica uno de los amables meseros que atienden en el salón interno del restaurante.

* * *

¿Buscas más recomendaciones de restaurantes?

Barbecue desde Texas hasta la colonia Roma.

Masala y Maíz: Gastronomía migrante.

Los restaurantes favoritos de Alfonso Cuarón.

* * *

La otra entrada se llama Pulpo Bañado. Este es un plato generoso, así que viene bien como platillo principal. Tiene un ligero capeado, que le da una deliciosa textura y sabor, bañado en una salsa de ajo, chile tostado, cilantro, cebolla y un toque de limón. Es un poco picante y vale muchísimo la pena.

Antes de seguir con la comida, se tiene que hablar de los tragos. Los creadores de Mochomos saben que cada mordida tiene que estar bien acompañada, así que le prestaron especial atención a la sección de mixología. Recomendamos el Clubber Club para los que gustan de sabores dulces, mientras que para los amantes del vino, la recomendación absoluta es el vino que Casa Madero desarrolló especialmente para el restaurante. Además, se puede encontrar cualquier variedad de tragos, whiskys, ginebras, tequilas, en cocktail o solo.

Hay muchos platillos principales para recomendar, pero la realidad es que las carnes son su fuerte. En caso de no ser muy carnívoros, hay que pedir el Atún del Chef, que no por nada lleva ese título. Es una deliciosa lonja de atún sellada a la plancha con pesto de cilantro (hecho en casa, por supuesto) y con arroz azafrán. Mucho color y sabor.

Mochomos comida sonorense, int3

Hay dos carnes imperdibles: La piedra de río caliente y carne, que se cocina directo en la mesa con una piedra a altas temperaturas sobre la que se ponen delgadas rebanadas de jugosa carne de res. Además de que se ve muy bonito, sabe muy, muy bien. La otra es la especialidad de la casa, el Rib Eye Mochomos, que va a la parrilla, marinado en una salsa oscura con tantito romero, puré de ajo y papa gajo. La experiencia del ajo junto con la carne es algo exquisito.

De postre cualquier opción es buena, pero los más populares son la Esfera de chocolate, que se flamea en la mesa y va acompañada de helado de vainilla, y el Pastel de pistache, increíblemente esponjoso y con mucho sabor.

La realidad es que todas las opciones que se ofrecen en la carta cumplen y superan las expectativas. El chef hizo una obra maestra con cada una de los platillos seleccionados y trajo todo lo mejor de la comida norteña, que se destaca por sus notas fuertes de sabor, sus carnes de primera y los platillos generosos.

Mochomos comida sonorense, int5

Mochomos
Avenida Paseo de las Palmas
Lomas de Chapultepec V Sección
59 19 42 11
@mochomoscdmx

Historias relacionadas

Alcalde restaurante Guadalajara, portada

Comida

Cocina con honestidad

Por Mado Rivera
Restaurante Pehüa CDMX - portada

Comida

Temporada de Cocina

Por Guillermo Sánchez Cervantes