Fórmula… ¿qué?

La Fórmula E tiene lo necesario para cautivar a los amantes de las carreras en cuatro ruedas. Te presentamos cinco básicos para aprender más de esta nueva categoría en las carreras de autos.

Por Samantta Hernández Escobar

Si de innovación automovilística se trata, la Fórmula E tiene lo necesario para cautivar a los amantes de las carreras en cuatro ruedas. En septiembre de 2014, Beijing fue la sede de la primera competencia de monoplazas eléctricos, regulada por la Federación Internacional del Automovilismo (FIA). Esta novedosa categoría completó un total de 11 carreras en su primera temporada, recorriendo 10 ciudades alrededor del mundo y, este año, la Ciudad de México se une al calendario recibiendo a la Fórmula E el próximo 12 de marzo.

A pesar de ser una categoría nueva, ya han desfilado por ella grandes personalidades como el actual campeón brasileño Nelson Piquet Jr. —hijo del legendario piloto de la F1, Nelson Piquet—. Aunque en el primer serial, los 10 equipos participantes utilizaron monoplazas idénticos construidos por Spark Racing Technology, este año la Fórmula E se renovó y permitió a los equipos desarrollar soluciones para el tren motriz y cambios en la transmisión. Todo con el fin de mejorar el puntaje de sus equipos, ya que es el puntaje lo que define al ganador, dependiendo del lugar que quede el piloto puede ganar de 1 a 25 puntos.

La Fórmula E podría definirse como una categoría muy accesible pues, a diferencia de otras, existen hasta tres puntos extras para el piloto más rápido en el Super Pole Shoot-out. Esto consiste en una competencia inicial entre los cinco pilotos más veloces. Además, la Fórmula E permite a los aficionados ser parte del proceso mediante el FanBoost, una votación que beneficia con 100kJ extras de energía en su segundo auto a los tres pilotos más votados.

Lo más interesante de esta competencia es que cada carrera se realiza en un solo día y se compone por dos sesiones de práctica, una de calificación y la carrera final. Durante todo este proceso, los pilotos tienen dos autos con 200kW que les permiten alcanzar una velocidad máxima de 240 km/h y hacer de la experiencia algo espectacular.

Simona de Silvestro, Fórmula E

Simona de Silvestro, piloto que correrá el México ePrix el 12 de marzo, con el equipo Andretti.

Te presentamos cinco básicos para aprender más de esta nueva categoría en las carreras de autos:

La carrera
Tiene una duración aproximada de 50 minutos y los conductores están obligados a realizar una parada en boxes para cambiar de auto, ya que es imposible terminar la carrera con la energía de uno solo. La carga de los autos está prohibida durante la clasificación y la carrera, pero puede cargarse durante la práctica.

Los equipos
Hasta ahora existen nueve equipos integrados por dos pilotos cada uno. El equipo Andretti cuenta con la única mujer piloto, Simona de Silvestro, de origen suizo, mientras que el equipo Aguri cuenta con el único piloto mexicano, Salvador Durán.

La clasificación
Los pilotos son divididos por grupos dependiendo de sus tiempos en la sesión inicial. Cada equipo cuenta con seis minutos para plasmar su mejor tiempo y vuelta disponiendo de una energía máxima de 200kW.

Los carros
Los monoplazas eléctricos fueron construidos por la marca francesa Spark Racing Technology y por la firma italiana Dallara —con más de 40 años de experiencia en autos de carreras— y son equipados con el sistema eléctrico realizado por McLaren Electronics Systems, el líder en tecnología eléctrica.

El campeonato
Esta nueva categoría de carreras tiene como ejes tres valores: la energía, el medio ambiente y el entretenimiento. Todo esto se fusiona con la tecnología, el deporte, la ciencia, el diseño y la música, por lo que muy pronto estará a la altura de algunas otra reconocidas competencias.

México ePrix
12 de marzo de 2016
Autódromo Hermanos Rodríguez
fiaformulae.com

Historias relacionadas

Mazda 6 Signature 2019, portada

Autos

Adrenalina en un sedán

Por Teresa Cristo
Mercedes Benz Salon Internacional Automovil Ginebra, portada

Autos

El salón más famoso del mundo

Por Teresa Cristo