Inspiración tequilera

Entrevista con Gary Baseman, quien diseñó una botella especial para Tequila 1800.

Por Regina Sienra

A Gary Baseman lo inspira la vida. Su fugacidad, lo agridulce y lo bello. “La vida no es perfecta, pero es esa imperfección lo que la hace hermosa”. Este artista de Los Ángeles, conocido por su colorido imaginario y destreza para moverse por todas las expresiones artísticas imaginables, tomó un nuevo reto y se unió con Tequila 1800 para crear una edición especial que combina la tradición de esta bebida con el arte contemporáneo.

“Tequila 1800 parece apoyar mucho a las artes. Originalmente me invitaron a ser parte de la Essential 1800 Artist Series, así que creé una pintura para ellos, pero descubrí que en realidad podía algo más que sólo una ilustración para la etiqueta”, cuenta Baseman en entrevista con Gatopardo. “Me invitaron a hacer una botella y para mí fue un reto maravilloso… quería crear una nueva [botella] a mi propia manera que representara mi filosofía de vida”.

Este envase, que se basa en la forma y material original de la botella de Tequila 1800, fue intervenido por Baseman con figuras en peltre. “Quería algún tipo de metal para dar este giro clásico pero juguetón a las imágenes”, dice el artista. “Si miran la botella, encontrarán simbolismos que he usado en el pasado, como la sirena. En nuestra cultura, representa esta belleza incapturable, representa nuestro deseo por la vida, el amor y la esperanza. Eso es la vida para mí, no es el alcanzar, es la búsqueda”.

La tapa de la botella, adornada con una calavera, no se queda atrás: “Crecí en Los Ángeles y tengo este amor por la cultura mexicana, especialmente por el Día de Muertos. El esqueleto no representa la muerte; representa nuestra comprensión de que somos mortales y la vida se escapa, así que debemos vivirla al máximo. Quería que, cuando alguien llene este decantador tienen que sujetar la mortalidad — la tapa. Cuando lo tomemos, estaremos celebrando la vida y su belleza”, explica Baseman.

Este artista, quien ha colaborado con entidades tan diferentes como Disney y Coach, dice que el marketing y el arte pueden ser rivales o alimentarse uno del otro. “Todo depende de cuál sea la compañía o cuál sea su meta y su respeto o relación con el artista. Una empresa puede trabajar con un artista y censurarlo o controlarlo para que encaje en una campaña, o pueden acercarse con un sentido de respeto hacia lo que hace”, comenta, asegurando que fue afortunado al encontrar libertad creativa en este proyecto con Tequila 1800. “Creo que su plan es mostrar que respetan al arte y apoyan y celebran a los artistas. Esto es algo que hubiera creado aún sin una compañía, pero tener su apoyo fue muy bueno”.

Baseman, quien suele brincar de la ilustración al performance y de la fotografía a la escultura, dice que no debería haber límites para el arte. “La gente trata de meterte en una caja, todos quieren etiquetarte, pero es la naturaleza humana, es nuestra manera de entender las cosas. Miramos a alguien, miramos algo y necesitamos simplificarlo y ubicarlo en un contexto en el que lo entendamos. El arte no es solo entendimiento, es descubrimiento”, concluye.

La edición limitada de esta botella es de 100 piezas, de las cuales 45 estarán disponibles en México.

GaryBaseman_interior

Historias relacionadas

El mejor bartender de México - portada

Tragos

El mejor bartender de México

Por Redacción Gatopardo
Barra México 2018

Tragos

El futuro de los destilados

Por Fabrizio Pozo
Johnnie Walker Blue Label CDMX, portada

Tragos

La ciudad que sigue caminando

Por Redacción Gatopardo