Robert Hirsh portada

Los protagonistas del lujo: Robert Hirsh

Para nuestro Especial de Moda seleccionamos a algunos de los personajes más influyentes en el mundo del lujo en nuestro país, como Robert Hirsh.

Por Luz Arredondo

Para nuestra edición de septiembre seleccionamos a algunos de los personajes más influyentes en el mundo del lujo en nuestro país. Cada uno de ellos nos presenta su visión sobre el camino que está tomando la industria y los desafíos que enfrentará en los próximos años. Si algo queda claro es que México es un mercado cada vez más maduro, preparado para múltiples propuestas. Estamos viviendo un momento importante y la apuesta a largo plazo de las marcas es una prueba de este auge. Esta es nuestra charla con Robert Hirsh.

Retrato Robert Hirsh

Robert Hirsh
Fundador y propietario / Silver Deer

Gatopardo› Luego de una exitosa carrera en finanzas, ¿cómo llegas al mundo de la moda?

Roberto Hirsh› En 1998 llegué de Montreal a trabajar a México por Scotiabank, soy canadiense. Estuve 20 años trabajando en finanzas y siempre había tenido la idea de poner una tienda. Viajaba mucho a San Francisco, Los Ángeles y Nueva York. Me la pasaba de compras. Durante un vuelo de regreso pensé que me tomaba de 4 a 5 horas de vuelo para ir de compras, puesto que entonces no había muchas marcas en México. Pensé que debía abrir una tienda. Renté un lugar acá, contraté a un arquitecto en Nueva York, tenía las pilas, el feeling, la pasión. Fui a comprar a París, Nueva York, Milán. Abrí la tienda un 9 de noviembre de 2012, sin mucha idea sobre el retail pero tenía las ganas y la motivación. Tenía 20 años de ser banquero y estaba listo para algo más.

G› ¿Qué tal ha sido el crecimiento de Silver Deer?

RH› La verdad tengo un buen equipo de trabajo. Me metí en un rubro donde no tenía la menor idea y aprendimos bastante rápido. Tres años y medio más tarde, tengo 3 tiendas, en Anatole France, Santa Fe y una en El Palacio de Hierro que acabo de abrir en mayo pasado.

G› ¿Cómo sientes a los consumidores mexicanos?

RH› Honestamente ya estaban listos, les gusta la propuesta, les gustan las marcas que hemos traído, diferentes, que no encontraban aquí y tenían que ir a Nueva York. Ahora ya pueden entrar, tocar y ver, pensarlo y regresar al día siguiente en su propio país. Hemos cambiado bastante al hombre mexicano. Estamos contentos de satisfacer la demanda, del niño insatisfecho, del joven que quiere cosas diferentes o de señores que buscan marcas más establecidas. Ésta ha sido nuestra propuesta, traer todo este mundo de ropa para hombres. Un lujo un tanto discreto.

G› ¿Crees que estamos viviendo el boom del lujo como industria?

RH› Eso dicen. Los números que reporta Chanel o Carolina Herrera, Salvatore Ferragamo, todos lo indican aún cuando los números no están publicados, según el corner de cada marca en las grandes departamentales. La noción del boom, creo más bien, está presente sólo para los insiders. Porque la gente piensa que las tiendas en Masaryk están siempre vacías y hay una percepción de que el lujo no funciona. Pero hay que ver quién está ahora en Chanel gastando 600 mil pesos en una tarde y te darás cuenta que sí existe un sector que está consumiendo. El lujo es un negocio.

G› ¿Qué impresiones tienes en cuanto a las propuestas nacionales frente a lo internacional?

RH› La verdad yo creo que la propuesta nacional ha sido un gran desafío. No los compran las grandes tiendas porque no quieren apostarle, entonces las marcas mexicanas no tienen dinero para hacer la producción. Tal vez a Rolando Santana le está yendo bien porque está en Nueva York, pero la verdad está duro en México. Yo creo que hay mucho malinchismo, que todo lo que viene del extranjero es mejor, mejor hecho, mejor diseñado.

G› ¿Silver Deer cómo selecciona las marcas de ropa que tienen a la venta?

RH› Al principio compraba lo que me gustaba, pero hemos seguido una estrategia de negocio en donde necesitamos abrirnos y es lo que estamos haciendo en este momento. Empezamos a comprar marcas como Michael Bastian, por ejemplo. Tenemos una estrategia mucho más comercial. No sólo es enfocarse en marcas italianas, y a la gente le encanta. Nosotros tenemos un mercado muy cautivo con productos específicos.

G› ¿Cuál sería tu definición de lujo?

RH› Lujo es encontrar cosas que son fuera de lo común. En mi caso, mi pasión es la ropa, entonces siempre estoy encontrando, o me invitan a conocer nuevas propuestas, me meto a las tiendas. Así es como encuentro las propuestas diferentes, la buena calidad y lo aprecio.

Historias relacionadas

jonathan dos santos puma, portada

Moda

Jonathan Dos Santos y PUMA

Por Redacción Gatopardo