Audi: culto al automóvil
Gatopardo estuvo en Alemania para hacer pruebas de manejo en el Audi driving experience center.
noviembre 12, 2018

Gatopardo estuvo en Alemania para hacer pruebas de manejo en el Audi driving experience center y comprobó lo grande que son los automóviles de Audi.

Éste ha sido un viaje en el que han quedado marcadas con una “palomita” varias experiencias de una enorme lista de objetivos automotrices que muchos (si no es que todos, por lo menos sí la mayoría) anhelamos cumplir algún día. Así comienza esta travesía.

Audi driving experience center, int4

Al cabo de varias horas en un vuelo transatlántico con destino a la capital de la región alemana de Baviera, Múnich, me espera un Audi Q5 3.0 TDI quattro en Audi Sphere, saliendo del aeropuerto. Una vez en el auto, es necesario modificar la configuración del idioma de alemán a inglés o español —aprender alemán también está en la lista de los objetivos— para poder ingresar la dirección en el navegador GPS y seguir la ruta sin ningún inconveniente.

Conducir en las autopistas al ritmo de los alemanes da cierta satisfacción, con algunos tramos de velocidad regulada y otros muchos, no. En cuanto la señal con las tres líneas en diagonal aparece en el camino, muchos pisan el acelerador. Por su cultura y educación vial, además de las perfectas condiciones del pavimento y el trazado impecable del camino, sintonizar una buena estación de radio con música local entre bosques, cielos limpios y montañas, hacen que absolutamente la experiencia en su conjunto sea un verdadero gozo.

Ingolstadt es el destino, una ciudad pequeña y pintoresca con calles que, pareciera, fueron la inspiración de los cuentos que relataban las abuelas y que además es sede tanto de la planta como del Museo Audi. Se encuentra aproximadamente a unos 80 km o una hora de viaje desde Múnich. Aunque son las 8 de la noche, pareciera que son las 5: aún es de día, hace mucho calor y la gente pasea en las calles hasta encontrar un lugar con espacio para sentarse y cenar algo de la cocina regional como el codillo de cerdo, ensalada con jamón y queso y papas, todo acompañado por una cerveza; las heladerías y cafeterías abundan en las calles. Todos buscan algo que les quite momentáneamente el calor.

A la mañana siguiente, un sábado de agosto, el destino es Neuburg an der Donau a unos 20 km de Ingolstadt. Ahí se encuentra el Audi driving experience center, el lugar ideal para probar distintos modelos en diferentes condiciones controladas bajo la supervisión de pilotos profesionales. Eventos, talleres, pruebas y algunas áreas de desarrollo técnico de Audi se han basado en este centro desde 2014. Más de 550 eventos y 25 000 visitantes al año son testimonio del récord logrado por Audi Neuburg durante su corta historia.

Audi driving experience center, int3

El edificio luce una arquitectura simple con grandes ventanales a lo largo de toda su estructura, lo que permite que sea muy luminoso y deja apreciar los relucientes vehículos que tienen expuestos. Al entrar al vestíbulo, el staff da la bienvenida a todos los asistentes, indicándoles los formatos que deben llenar, así como la entrega de gafetes para la asignación de los grupos y las distintas actividades. Con una vista completa a la pista, el Audi Drivers Lounge es el espacio donde se sirven alimentos y uno puede disfrutar de todas las actividades desde la terraza. También se imparte el briefing de seguridad; los pilotos explican con claridad y apoyo audiovisual todas las medidas de seguridad, la dinámica de todas las actividades que serán realizadas y, finalmente, resuelven cualquier duda.

El momento esperado inicia con las pruebas de manejo. El primer ejercicio en pista es handling en el Audi R8 Coupé V10 Plus, un deportivo que con sólo verlo arranca suspiros. Es aerodinámico, potente y agresivo. Al encenderlo, el motor ruge con ansias de correr en el circuito. Ya en movimiento, con radios en cada vehículo, los pilotos indican el trazado que debe seguirse, dónde acelerar y dónde frenar. Comenzamos a recorrer el circuito completo y la emoción está presente en todo momento. Cada vuelta es más dinámica y a mayor velocidad, una sensación de satisfacción como la que tiene un piloto profesional.

Audi driving experience center, int2

Su motor V10 de 5.2 litros tiene una potencia de 610 Hp y destaca por su impresionante rendimiento. Necesita sólo 3.2 segundos para acelerar de 0 a 100 km/h. Una propulsión que llega hasta los 330 km/h. El exterior cuenta con partes de carbono y con el sorprendente alerón trasero que merece una mención especial. Todo ello consigue que aumente la carga aerodinámica en el eje trasero.

El segundo ejercicio es slalom, aceleración y frenado de emergencia en superficie mojada en el Audi S5 Sportback 3.0 TFSI, un vehículo de alto desempeño. Son pruebas de agilidad muy útiles para la conducción diaria: esquivar conos en zigzag, conocer los límites de un vehículo, cómo responden los frenos ABS y la reacción de frenado y cambio de carril instantáneo.

Con un motor V6 con 354 Hp, Audi drive select efficiency mode, suspensión deportiva S, Audi park assist, asientos deportivos S y nuevos diseños de rines, el Audi S5 Sportback es un auto versátil perfecto para ciudad y carretera.

Audi driving experience center, int1

El tercer ejercicio pone a prueba las fuerzas de la gravedad y lo que visualmente parece imposible, ascensos y descensos en pendientes inclinadas, soportando hasta 42 grados en diagonal, en el Audi Q7 3.0 TDI quattro, un SUV musculoso que cumple con el reto más demandante. Motor V6 con 272 Hp y un torque de 600 Nm.

Es un punto de encuentro para clientes, amigos de la marca y curiosos que desean aprender o perfeccionar sus técnicas de manejo bajo la esencia de Audi. Una extraordinaria forma en la que el culto al automóvil y a la conducción han permeado a toda una nación.

* * *

También te puede interesar:

El salón más famoso del mundo

De la pantalla grande al volante

Audi y la conducción autónoma

Gatopardo Recomienda

Ver Más