El juego de los insectos: la fábula como crítica social
El actor mexicano Joaquín Cosío protagoniza un acercamiento operístico al clásico teatral de Karel y Josef Čapek.
mayo 30, 2018

Los estragos de la Primera Guerra Mundial inspiraron a los escritores checos Karel y Josef Čapek para escribir lo que muchos considerarían su obra más destacada: El juego de los insectos, una feroz crítica al hombre y su comportamiento en temas políticos, económicos y sociales. En ella, los autores retrataban la naturaleza de los seres humanos mediante insectos, recreando abiertamente los vicios de algunos sectores de la sociedad contemporánea.

Consciente de la importancia del texto teatral y su preocupante temporalidad, el reconocido compositor mexicano Federico Ibarra trabajó por más de tres años en la creación de una partitura inspirada en el texto de los Čapek, adaptándola al género de la ópera. Así, con la colaboración de la dramaturga Verónica Musalem, Ibarra creó El juego de los insectos, que se presentará por primera vez este 3, 7, 10 y 12 de junio en el Palacio de Bellas Artes.

* * *

Conoce algunas otras propuestas teatrales en la Ciudad de México:

Ana Francis Mor: Conseguir una vida en el teatro

Felipe Fernández del Paso presenta el espectáculo Myst

La sociedad de los poetas muertos: En busca de librepensadores

* * *

En el espectáculo, dirigido por Claudio Valdés Kuri, Ibarra retoma la música popular y culta de la época entre guerras, como el charleston, las canciones populares checas que surgieron después de la Primera Guerra Mundial y el trabajo de compositores como Sergei Prokófiev o Stravinsky, para enmarcar su fábula antropomorfista. “Lo que quise hacer es que la obra quedara enmarcada en la música de los años 30 (…) que el revestimiento de la ópera quedara dentro de estos aspectos muy curiosos por los que atravesó la música”, declaró el compositor en 2009, año en el que presentó este proyecto a manera de concierto.

El juego de los insectos Joaquin Cosio, int1

La compañía de El juego de los insectos, durante uno de los ensayos – Fotografía: INBA

Uno de los aspectos que sobresalen en El juego de los insectos es la presencia de un personaje externo a ese diminuto mundo donde se desarrolla la historia; así como los hermanos Čapek instalan a un vagabundo que huye del resto de los humanos en el mundo de los insectos, el montaje rodea al único actor de su ensamble entre 17 solistas, el Coro y la Orquesta del Teatro de Bellas Artes.

“Esto es una ópera en todo el sentido de la palabra, y la presencia de un personaje y un actor teatral ya es en sí mismo una transgresión interesante”, explica el actor Joaquín Cosío, quién debuta en la ópera con esa puesta en escena, en entrevista para Gatopardo.

Cosío, que recientemente participó en la obra La Desobediencia de Marte, interpreta al vagabundo, un hombre que después de caer dormido se encuentra sumergido en una serie de mundos que no conoce: el mundo de las mariposas, el mundo subterráneo y el mundo de las hormigas. Durante su viaje narrativo, el vagabundo se enfrenta a conductas animales que representan arquetipos de nuestra sociedad: la superficialidad de la juventud (ilustrada en el mundo de las mariposas), la clase media trabajadora a merced de un grupo dominante (el mundo de las hormigas) y la miseria humana que recorre todos los niveles de la sociedad (el mundo subterráneo, habitado por moscas, larvas, parásitos, gusanos y grillos).

El juego de los insectos Joaquin Cosio, destacada

Joaquín Cosío y Claudio Valdés Kuri en un ensayo de El juego de los insectos – Fotografía: INBA

“La obra literaria y la obra poética, sobre todo el teatro, son representaciones de la vida humana, entonces no siento que ofendan a las personas, sino que hacen que se sientan vistas y  representadas. Ese es el sentido final de toda obra dramática”, cuenta Cosío, al ser cuestionado sobre las interpretaciones que podría provocar el texto, al construir este paralelismo entre el mundo de los humanos y los insectos.

A pesar de confesarse apabullado por lo ambicioso del proyecto, el actor nayarita confía en que el trabajo escénico podrá cumplir con su cometido durante sus pocas funciones, abriendo la puerta a más propuestas de este tipo en el género operístico: “Sería un gran resultado que la obra logre detonar una crítica social en algún momento, pero antes que otra cosa, la gente va a disfrutar un evento maravilloso, sobre todo aquellos que gustan de la ópera, y quienes no, quizá comiencen a interesarse por esta manifestación teatral”, concluye.

El juego de los insectos, bajo la dirección concertadora del italiano Guido Maria Guida, se presentará en el Palacio de Bellas Artes el domingo 3 y 10 de junio a las 17:00 horas y el jueves 7 y martes 12 a las 20:00 horas. Los boletos ya están a la venta en Ticketmaster y taquillas del recinto.

Fotografía de portada: Alex Briseño

Ver Más