Redescubrir a Jorge Ibargüengoitia
Editorial Planeta recuerda al autor mexicano, a noventa años de su nacimiento, reeditando gran parte de su obra.
julio 9, 2018

El pasado 22 de enero se celebró el noventa aniversario del natalicio del escritor, dramaturgo y ensayista mexicano Jorge Ibargüengoitia, uno de los autores imprescindibles para entender la literatura iberoamericana actual. Como parte de los festejos Editorial Planeta, a través de su sello Joaquín Mortiz, reeditará 15 títulos que exponen la habilidad narrativa que el escritor guanajuatense desarrolló y explotó en casi todos los géneros.

Nacido en 1928 en la capital de Guanajuato, Ibargüengoitia supo que quería ser escritor desde que era joven. Sin embargo, las necesidades y exigencias de su madre y sus tías lo obligaron a inscribirse en la Facultad de Ingeniería de la UNAM. Las letras lo llamaron más tarde. Después de abandonar la carrera a sólo dos años de terminarla, el único hijo del matrimonio Ibargüengoitia Antillón se matriculó en la Facultad de Filosofía y Letras.

A sus veintisiete años recibió la Beca Guggenheim de la Fundación John Guggenheim Memorial. Diez años después y con una carrera consolidada como dramaturgo y periodista, el autor publicó su primera novela Los relámpagos de agosto, uno de los libros que forman parte de la primera serie de reediciones presentadas por Planeta.

En el texto, publicado en 1964 y reconocido con el Premio de novela Casa de las Américas, el escritor cuenta las divertidas desventuras que envuelven la vida y obra de José Guadalupe Arroyo, un general jubilado que dicta sus memorias a un Ibargüengoitia ficticio para limpiar su reputación. Dos años después, Joaquín Mortiz publicó la primera compilación de cuentos del autor mexicano: La ley de Herodes, una crítica a las relaciones de pareja, las absurdas anécdotas que rodean la creación artística de una película y la pequeña desgracia que persigue a un escritor cuya única motivación es evadir a sus acreedores.

Otro de los títulos destacados que conforman la selección es la novela Estas ruinas que ves, ganadora del Premio Internacional de Novela México 1974. En la publicación de 176 páginas, Ibargüengoitia plantea la historia de un profesor que regresa a su ciudad natal para impartir clases en la universidad de su pueblo.

Jorge Ibarguengoitia, Las muertas

Con Las muertas, publicado en 1977, el escritor recurrió a sus instintos periodísticos para formar un atractivo relato ficticio de un evento real. A partir de una serie de investigaciones, desatadas tras el asesinato de un hombre en un pueblo del centro del país, el autor desarrolla la historia de las hermanas Baladro, dos dueñas de cantinas y prostíbulos inspiradas en las hermanas Delfina y María de Jesús González, conocidas como Las Poquianchis.

Ibargüengoitia también se desempeñó como un fuerte crítico del sistema político que rigió en el país durante la última mitad del siglo XX. Prueba de ello son la novela Dos crímenes, en la que cuenta la historia de un hombre inocente que se esconde en su ciudad natal para no dar cuenta de su clandestina militancia política a la policía y las compilaciones Instrucciones para vivir en México, La casa de usted y otros viajes y ¿Olvida usted su equipaje?, donde el periodista Guillermo Sheridan recupera algunos de los mejores artículos y columnas publicados por el escritor en el periódico Excélsior entre 1969 y 1976.

Jorge Ibarguengoitia, Instrucciones para vivir en México

Complementan la colección las novelas Maten al león (1969), Los pasos de López (1982) e Ideas en venta, un compilado de más de un centenar de artículos periodísticos que muestran a detalle el México de los setenta; Sálvese quien pueda, antología de textos con temáticas similares; Misterios de la vida diaria, volumen con casi cien escritos críticos sobre la política y sociedad en México; Viajes en la América ignota, conjunto de crónicas y ensayos sobre diversas ciudades del continente americano y Teatro reunido, colección de algunas de las obras de teatro más populares del escritor, incluyendo El atentado y Susana y los jóvenes.

A 90 años de su nacimiento y 35 de su muerte, víctima de un accidente de aviación en su camino al Encuentro Hispanoamericano de Cultura de Bogotá en 1983, Ibargüengoitia regresa a los estantes con una nueva imagen –producto de la colaboración entre la editorial y Joy Laville, artista, viuda del autor e ilustradora de todos sus libros publicados en vida- y una prosa que, aún en nuestros ajetreados tiempos, se siente crítica, fresca y necesaria.

* * *

Más en Gatopardo:

Recordando a Alfonso Reyes, el regiomontano universal

Una carta para Carlos Monsiváis

Bernardo Esquinca: La obsesión por los libros viejos

Ver Más