Un álbum hecho con notas de voz y orden de Tarot
El colectivo Núcleo Distante habla del particular proceso detrás de su más reciente álbum.
enero 9, 2019

Ulises Hadjis y David Aguilar tienen un estudio acogedor, con guitarras que cuelgan de las paredes y telas de diferentes colores que adornan el espacio y sillas muy cómodas. 

La entrevista la empiezan ellos. David pregunta cómo conocí su proyecto. Mientras, Ulises toma una guitarra, se sienta en un banco alto a un metro y medio de nosotros y comienza a tocar lo que termina siendo la música de fondo de nuestra conversación.

El proyecto del que hablamos se llama Núcleo Distante en el que 22 solistas de diferentes países latinoamericanos mantienen una conversación constante que se expresa en diferentes proyectos, el primero fue un concierto tras el terremoto de Ecuador en el 2016, el principal es un podcast, y el más reciente es un álbum.

“Siempre dijimos que el Núcleo existía antes de que le pusiéramos el nombre. O sea, cuando le pusimos el nombre ya había una relación internacional armándose a través de nosotros (Hadjis y Aguilar). En gran medida somos solistas con propuestas que no son ni bailables ni románticas, con más de 30 años, si tenemos que acotarlo de alguna forma”, explica Ulises Hadjis, un cantautor venezolano que ha sido nominado en múltiples ocasiones a los premios Grammy, ha producido piezas que han alcanzado fama internacional y compuesto la música de producciones cinematográficas como Nena, salúdame al Diego.

El colectivo fue creciendo poco a poco. Al principio había 12 integrantes, y en su página de Facebook sigue asegurándose ese número, pero el número ha ido aumentando. “Sentíamos la necesidad de meter a ciertas personas clave, de meter más mujeres y a Ulises se le ocurrió que fuéramos 22 y relacionarlos con los 22 arcanos mayores del Tarot”, cuenta David Aguilar.

Rodolfo David Aguilar Dorantes nació en Culiacán, Sinaloa y desde el 2003 se dedica a hacer trova, balada, bolero, rock-pop, folk y hasta cumbia, lo cual lo ha llevado a autodenominarse un “degenerado”, por no encerrarse en un género en particular.

El álbum, Notas de voz: Canciones que nos enviamos en nuestro grupo de Wasap fue idea de Aguilar. La intención de grabar un disco existía mucho tiempo atrás, pero ante el caos que fácilmente se detona en un grupo de 22 personas que viven en diferentes latitudes, el músico sinaloense decidió hacer las cosas más sencillas.

Hoy es viernes, el lunes todo el mundo debe tener una canción nueva por mensaje de voz”, dijo Aguilar. Mandarse canciones por nota de voz es una práctica común en este grupo de amigos y colegas. “Fue una pequeña prueba de fuego, porque habían algunos que no estaban tan activos; hablamos y queríamos idear algo que acabara por gatillar, y esto ha funcionado”.

Todos mandaron sus notas de voz, que se convirtieron en 22 tracks íntimos, sencillos, sin parafernalias, desnudos. Los participantes son El David Aguilar, Silvana Estrada, Roy Cañedo, Ampersan (México); Ezequiel Borra, Lucio Mantel, Ainda Dúo; Loli Molina (Argentina); Pamela Rodriguez, Alejandro y María Laura, Lalá (Perú); Franny Glass, Florencia Núñez (Uruguay); To Brandileone (Brasil); Andrés Correa (Colombia); Paz Court, Vicente Cifuentes, Andres Landon (Chile); Ulises Hadjis, Augusto Bracho (Venezuela); Carlos Méndez (Panamá) y Gaby Moreno (Guatemala).

“El loco, que es David; El mago es Porra, luego sigue La Papesa que es Pamela, luego Silvana que es la Emperatriz, luego Franny que es El Emperador, luego Lucio que es el papa, yo soy el arcano 13, Gaby es el mundo, que cierra”, explica Hadjis sobre el órden que eligieron para las canciones, basado en el Tarot . A ellos se les suma Guillermo Llamas y Liniers, videoasta e ilustrador que forman parte del colectivo. El último es el que hizo el arte del álbum.

Notas de voz: Canciones que nos enviamos en nuestro grupo de Wasap es una propuesta interesante por diferente. Quizá demasiado “indie” y poco producida, especialmente para la costumbre que hay de escuchar música que ha pasado por múltiples procesos de edición. Este disco solamente fue masterizado –por Roy Cañedo–, es decir, que arreglaron los niveles de volumen para que estuvieran parejos.

Es un álbum que muestra la identidad del colectivo, que apuesta por lo mundano, por las largas conversaciones clavadas, por un podcast quincenal (que se puede escuchar en Spotify o en Puentes Mx) en el que se discute el origen e impacto de la música.

Núcleo Distante es un grupo de cancioneros enamorados de su trabajo, con los pies en la tierra y la cabeza en los astros, y con muchas ganas de producir cosas diferentes e interesantes que invitan a la conversación.


Más en Gatopardo:

El jazz de nadie y de todos: Alex Mercado

El tocadiscos de Ramón Rojo y Sonido La Changa

 

Síguenos en Instagram

Ver Más