Ariel Rojo y el diseño como medio para interactuar con el mundo
Ariel Rojo es uno de los diseñadores mexicanos más reconocidos por sus originales objetos
octubre 23, 2018

Ariel Rojo es el líder de uno de los estudios de diseño (que lleva su mismo nombre) más importantes de México. Se dedican al mobiliario, al diseño conceptual y de producto, de interiores y al urbanismo. Uno de los ejemplos más célebres de la firma son los Rack Bicis, estructuras de fundido en aluminio en las que se aseguran las bicicletas que se pueden encontrar en muchas banquetas de la Ciudad de México.

Empezó a trabajar porque necesitaba dinero para pagar el golpe que le había dado al coche de su hermana. Tenía 14 años, su abuelo era fabricante de circuitos impresos, y se unió a las líneas de producción para pagar su error. “Aprendí a fabricarlos primero y llevan muchos procesos que después me encontré en la carrera de diseño, pero aprendí también a diseñarlos y eso me dio mucho orden y mucha estructura mental, porque en la electrónica si te falla un cable, no jala”. Ahí entendió que los elementos por separado no sirven de mucho, y que es cuando se ensamblan de la manera adecuada, que el mundo cambia.

Ariel Rojo, bicis

Antes de acabar la preparatoria, un amigo de su papá le hizo la pregunta del millón “¿y qué vas a estudiar?”. El diseñador se encontraba en la disputa entre Artes plásticas y Física, y además ya había sido aceptado en el Art Institute de Chicago, pero sentía que había algo que le faltaba. Se decidió por el Diseño Industrial, pues sentía que ahí era el lugar en el que más  coincidirían tanto el arte como la física; podía crear piezas que integraran diferentes ciencias y conocimientos, y que al mismo tiempo fueran un medio para interactuar con el mundo. “Y creo que le atiné. Sigo siendo feliz diseñando cosas”, dijo Rojo para Gatopardo.

Parte de lo que lo ha hecho resaltar entre el mar de diseñadores que México procrea, es su temprano interés por la identidad mexicana. Cuando él estaba en la carrera, en 1994, el tema de conversación latente era la globalización; las fronteras comerciales se estaban abriendo, los productos estadounidenses estaban llegando, el internet comenzaba a estar en la mayoría de las casas y México atravesaba un momento políticamente tenso. Todo el mundo volteaba a ver lo que se hacía fuera de México. La reacción de Rojo ante esto fue preguntarse “¿quién voy a ser como diseñador en un mundo globalizado?” y su respuesta, sencilla pero no por eso poco brillante, fue “un diseñador mexicano”.

Lo primero que hizo después de definir quién quería ser fue ir al Museo de Antropología, “me clavé, fui al museo y empecé como a calcar, así como aprendes a dibujar al desnudo viendo una pieza y dibujándola, me fui al museo a ver una piezas y entender su geometría y proporciones, las soluciones”, cuenta Ariel Rojo. De ese estudio han surgido varias piezas, una de las primeras, el Florero Trípode.

Ahora, 20 años después de comenzar a trabajar como diseñador, su lista de creaciones es larga y muy variada: más de 60 diseños, que van desde un florero o una almohada que se llama Coyotito, hasta el sistema satelital de alerta sísmica SkyAlert, o el Abierto Mexicano de Diseño (AMD). Sus diseños han sido aplaudidos nacional e internacionalmente, expuestos en museos, como el MAD Museum de Nueva York, que le dio una vitrina de Navidad al Cerdito Ahorrador, uno de sus diseños más famosos, que este mes cumple 10 años de haber nacido. Actualmente se ha embarcado en nuevos proyectos, como la producción de cerveza, pero sus piezas siguen viviendo en la ciudad y constantemente colabora con otros diseñadores.

ariel rojo, cochinito ahorrador

Ariel Rojo, junto con otros cuatro diseñadores, fundaron el Abierto, un festival internacional en la Ciudad de México dedicado a celebrar todos los aspectos del diseño así como acercarlo a la sociedad. “Me parecía muy importante dar un espacio para el diseño mexicano porque en ese entonces otras plataformas enseñaban lo que se hacía en otros países pero no se hablaba de México”, explica Rojo. Después reconoce que ahora el diseño en México sí es un tema de conversación y sí está bien valorado. Le gusta pensar que eso tiene que ver con el AMD.

 

Rojo se ha convertido en una referencia en términos de diseño para México, principalmente porque sabe que su país tiene mucha cultura para utilizar, mucha ciudad para recorrer y muchos discursos que repetir. Sus piezas viven en las ciudades y en las casas de los ciudadanos; interactúan con la vida diaria. Para él, el diseño no es un asunto de vanidad, es una forma de interactuar con las fuerzas que existen en el mundo.

Hasta el 24 de octubre, algunas de sus piezas más emblemáticas estarán en la tienda Camino, en la Roma.

Camino
Valladolid 55-B, Roma Norte

* * *

Más en Gatopardo:

Arquitectura y diseño en la CDMX

Gatopardo Recomienda

Ver Más