Día de Muertos: las 5 mejores ofrendas y altares en la CdMx

Las cinco mejores ofrendas para visitar en la Ciudad de México

¿Cuál es el origen del Día de Muertos?, ¿por qué ciertos alimentos, bebidas y elementos forman parte de los altares?, ¿cuáles son las mejores ofrendas que se pueden visitar en la Ciudad de México? A continuación podrás leer nuestra selección para esta festividad.

Cada año millones de mexicanos recuerdan a sus seres queridos difuntos en la festividad del Día de Muertos. A principios de noviembre, calles, patios, zaguanes, templos, plazas y panteones se inundan de aromas intensos, como el de la flor de cempasúchil y el del místico y antiguo copal. Una gama de colores vívidos recubre los altares y las ofrendas que se montan. Niños, jóvenes, adultos y ancianos degustan los típicos panes de muerto y ofrendan otros alimentos y bebidas a los fallecidos. El Día de Muertos es, después de todo, una celebración de la vida: un festín sensorial que se ha convertido, desde el punto de vista comercial y turístico, en el epítome de la identidad mexicana.

Esta celebración que se lleva a cabo el 1 y 2 de noviembre* fue declarada patrimonio intangible de la humanidad por la UNESCO en 2008, lo que ha contribuido a que se vuelva una gran fuente de turismo para México, especialmente, para el estado de Michoacán, donde se estima que en 2019 hubo una derrama económica de 240 millones de pesos gracias al Día de Muertos. Sin embargo, existe una gran preocupación entre antropólogos y sociólogos ante la falta de políticas públicas que regulen el turismo y protejan la tradición.

A pesar de que muchas personas creen que el Día de Muertos tiene su origen en la época prehispánica, lo cierto es que esta tradición es producto de una mezcla cultural que se dio gradualmente tras la llegada de los españoles al continente americano en el siglo XVI. Para que la festividad llegara a ser lo que hoy es, tuvo que suceder un largo proceso histórico y político que culminó en la efeméride. Por ejemplo, como dato curioso, en el siglo XVIII se crearon los recintos sepulcrales para evitar la transmisión masiva de enfermedades y, así, la celebración dejó de llevarse a cabo en los templos religiosos y se trasladó a los panteones.

CONTINUAR LEYENDO
COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.