Diego del Río, director de teatro
Diego del Río vivió el teatro desde temprana edad y lo continúa al frente de importantes obras.
abril 3, 2019

El teatro fue una constante en su vida desde la infancia, influenciado por la afinidad dramatúrgica de su padre y por el contacto de su madre con Manolo Fábregas, una de las grandes figuras del teatro en México.

Aunque su primer interés en las artes escénicas fue actuar, la dirección llegó como una sorpresiva respuesta a sus inquietudes: primero al llevar la batuta del grupo teatral en el que participaba de adolescente, y después al enfrentarse al trabajo del argentino Daniel Veronese en Espía a una mujer que se mata.

Incluso antes de graduarse de la Universidad de las Américas Puebla, comenzó a trabajar como asistente de dirección en los escenarios capitalinos. Desde su debut en la dirección con la obra Espejos, Del Río ha sido considerado una de las voces más importantes del teatro nacional, llevando a los escenarios WIT: Despertar a la vida, de Margaret Edson; Razones para ser bonita, de Neil LaBute; Buenas personas, de David Lindsay-Abaire; Las tres hermanas, de Chéjov; El zoo de cristal, de Tennessee Williams, y los musicales Rent y Casi normales (Next to Normal).

 

Gatopardo Recomienda

Ver Más