El resucitado - Gatopardo
Reportajes

El resucitado

Después de los escandalosos videos que mostraban a René Bejarano, líder de una fracción del PRD, recibiendo dinero a manos llenas, todo el mundo daba por terminada su carrera. Su regreso fue sorprendente y ahora es
uno de los políticos que más posiciones ganó en las pasadas elecciones. En esta carta el autor, que escribe al desaparecido Joaquim Ibarz, explica cómo se dio este milagro.

“Joaquim Ibarz, corresponsal de La Vanguardia de España, de 1982 a 2010 fue testigo privilegiado, de ojo crítico y pluma objetiva, de la transformación política de México y de América Latina. Por todo ello, hoy es un día triste para el periodismo hispanoamericano”: Felipe Calderón (12 de marzo de 2011, fecha de la muerte del periodista)

Joaquim:
Es una lástima que te hayas muerto porque tendrías que ver esto: nueve hombres ataviados con el traje de mariachi descienden de una vagoneta sobre Reforma. Se dirigen hacia un elevador de la Torre Mayor, afinando sus instrumentos, y cuando ingresan a uno de los salones del piso cincuenta y uno, desde donde la vida nocturna del Valle de México se aprecia como invadida por enjambres de luciérnagas, tocan el mayor éxito de José Alfredo Jiménez, ese que dice: “Una piedra en el camino me enseñó que mi destino era rodar y rodar”. El anfitrión de la fiesta es, nada menos, que René Bejarano. Hace ocho años, cuando se conocieron los videos en los que apareció retacando cuarenta y cinco mil dólares en un maletín, escribiste para tus lectores de La Vanguardia de España que el político acabaría hundido. Nadie te contradijo. En tus más de veintitrés años como corresponsal en México y Latinoamérica difícilmente fallabas en tus apreciaciones. Pero esta noche debo contrariarte.

Cuando nuestra amiga Iruña Urruticoechea nos presentó en Caracas, comparaste el videoescándalo del mexicano con el de Vladimiro Montesinos, ex asesor de la Presidencia de Perú, capturado en Venezuela donde se refugió después de ser exhibido en videos recibiendo quince mil dólares. Tú presagiaste que el profesor normalista correría la misma suerte que Montesinos, sentenciado a veinticinco años de prisión. Pero nos equivocamos. Ahora Bejarano está en esa actitud de quien ha vencido todo: es el rey de la noche.

Es 9 de noviembre de 2012 y él está abrazando a su esposa Dolores Padierna. Ambos se mecen al ritmo del mariachi. Hace un frío del carajo, sin embargo, al político alguien le lleva una servilleta de papel que acaba pasándose sobre su frente sudorosa. El motivo del agasajo es la acreditación en México de Dagoberto Ramírez, embajador de Cuba, a cuya nación el profesor le tiene especial cariño.

Joaquim, créeme que me he vuelto acordar de ti. Tres meses antes Bejarano ya había contratado otro de los salones del mismo piso de la torre. Esa vez celebró el crecimiento de Izquierda Democrática Nacional (IDN), su corriente política en el Partido de la Revolución Democrática (PRD), en las elecciones de julio. Te puedo asegurar que, después del presidente Enrique Peña Nieto, es el otro gran ganador del proceso por los espacios obtenidos en los congresos federal y locales, alcaldías y otros cargos: obtuvo 36 diputaciones y 6 senadores, además de 6 delegaciones y 15 asambleistas en la ciudad de México. Él sabía que era el momento de reaparecer y anunciar que va por más poder. Los festejos de su retorno oficial a la política los acompañó con música en vivo y una cena chic.

CONTINUAR LEYENDO
COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.