Janis Joplin: la primera reina del rock
Recordamos a esta legendaria cantante con las grabaciones que transformaron al mundo de la música.
octubre 4, 2018

La corta vida de Janis Joplin, quien murió el 4 de octubre de 1970 a los 27 años, como muchos otros grandes, dejó un legado musical de cuatro enormes álbumes que la convirtieron en la primera reina del rock. Con  el cabello alborotado y adornado con plumas, lentes redondos y vestidos amplios, fue reconocida por sus interpretaciones al borde del desgarro, con las que se ganó el mote “la dama blanca del blues”. En su testamento dejó 2,500 dólares para que sus amigos organizaran una fiesta para despedirla y 20 días después, así lo hicieron. Sucedió en un bar en San Francisco, después de que sus cenizas fueran esparcidas en el Océano Pacífico desde un avión. 

Janis Joplin encontró su final después una sobredosis de heroína, tan solo semanas después de que otro astro del rock, Jimi Hendrix falleciera. Esa semana Joplin se encontraba grabando su último disco.

Su vida se ha contado en diversos documentales, quizá el más celebrado sea Janis: Little Girl Blue de Amy J. Berg, estrenado el año pasado. Este documental narra lo inicios de  Joplin en su natal Texas y como se convirtió en un ícono que arrastraba severos problemas de inseguridad y adicciones.

Con inspiración de la bluesista Bessie Smith y de su contemporáneo Otis Redding, ofreció esa histórica actuación en el festival de Woodstock en 1969, donde descalza y cantando con los ojos cerrados, se entregó a una marea de gente que tenía tan solo un par de años de conocerla.

Más que su biografía son sus cuatro discos de estudio los que nos develan la búsqueda musical, vital y personal de Joplin, en un tiempo donde pocas mujeres lograron conquistar el Rock. A 48 años de su muerte hacemos un breve recuento por la músicaque la hizo ingresar al Salón de la Fama del Rock en 1995.

janis_joplin_1

Big Brother and the Holding Company, 1967

Durante 1966 Janis y su banda Big Brother and the Holding Company, sólo hacían pequeños conciertos en bares del underground de San Francisco y en Los Ángeles. Su sonido logró llamar la atención del productor de Mainstream Records, Bob Shad quien les hizo firmar un contrato para grabar su primer disco.

El álbum que contiene 12 canciones fue grabado entre Chicago y Los Ángeles, entre septiembre y diciembre de ese año, pero salió a la venta un año después cuando la banda se convirtió en uno de los espectáculos más notables del Monterey Pop Festival. Ese evento marcó el inicio del verano del amor y de la popularización de la contracultura hippie. Janis llamó tanto la atención que su nombre pronto comenzó a sonar en Nueva York y cruzó los mares para llegar a Europa.

Con aires fuertes de blues, country y rock psicodélico, el disco fue un éxito menor, pero un paso importante en la carrera de Joplin. En él se pueden escuchar canciones clásicas de su repertorio como Down on Me, Bye, bye baby y Call on me, que fueron regrabadas instrumentalmente en los años ochenta para recuperar la fuerza vocal de Joplin.

Cheap Thrills, 1968

Este disco que acaba de cumplir cincuenta años, fue el primer número uno en las listas para Joplin y es quizá el disco que los recopilatorios han aprovechado más. El álbum marcó un distanciamiento de  la banda con Mainstream Records y de Joplin con The Big Brother and the Holding Company.

Editado y producido por Columbia Records, tomó varios meses producirlo por conflictos legales con la disquera que les abrió las puertas al mundo de la grabación. Este disco tiene magníficos covers de piezas como Summertime, Piece of My Heart, originalmente grabada por Emma Franklin —hermana de Aretha— en 1967 y de Ball and Chain. Estas canciones son un ejemplo de la fuerza interpretativa de Joplin y de la energía renovada de la banda, en comparación con el primer disco.

En conjunto los 11 tracks, muestran más enfoque de rock psicodélico con la guitarra de Sam Andrews y a la voz de Joplin, quienes al finalizar el disco —que vendió más de un millón de copias— dejaron la Big Brother and the Holding Company, para experimentar musicalmente, pues ambos se quejaron del compromiso de los otros miembros de la banda.

I Got Dem Ol’ Kozmic Blues Again Mama!, 1969
Tras experimentar con la psicodelia, Janis quiso volver a sus orígenes. Tomó como inspiración a Bessie Smith y a Otis Redding  y construyó un disco con mucha influencia del soul y del blues.

En el se pueden escuchar grandes interpretaciones como Maybe y Work me Lord —que también interpretó en Woodstock— pero que la crítica definió como “una traición al rock”. Tras la muerte de Janis, el disco fue revalorado y reconocido por su sonido y por las interpretaciones de la cantante que parecieron mejorar con el paso del tiempo. Este sería el último disco que Janis Joplin grabó completo.

Pearl, 1970

Pearl, fue producido por Paul Rothschild, quien también trabajó con The Doors y se empezó a grabar en Los Ángeles. Sin embargo, el proceso se interrumpió nada y más y nada menos que por la muerte de Joplin.  Pearl tiene un sonido más pulido que las producciones anteriores. Tiene nueve tracks que fueron aprobados personalmente por ella, entre los que figuran Me and Bobby McGee, Trust Me — una canción de Bobby Womack escrita exclusivamente para Joplin, y canciones que se han convertido en el repertorio clásico de la cantante como Move Over y Mercedes Benz.

Como homenaje, se publicó también la canción Buried Alive in the Blues, una pista que ella aprobó un día antes de morir.  El disco ganó cuatro certificados de platino y se mantuvo en las listas de popularidad por nueve semanas.

 Janis Joplin se sumó al llamado Club de los 27 y desde el año 2004 se ha intentado llevar su vida a la pantalla grande. Entre los nombres que sonaron para interpretar el papel de “la primera reina del rock” estuvo el de la cantante country Melissa Ethridge y el de Renée Zellweger. Sin embargo, en 2016 se anunció que será Michelle Williams quien actuará el papel. La cinta aún está en proceso de preproducción, así que los fans de Joplin tendrán que esperar para ver a la bruja cósmica brillar en las salas de cine.

Ver Más