El lado oscuro de Roger Waters
Roger Waters está nuevamente en gira y llega a México.
noviembre 29, 2018

Roger Waters es de esos personajes que tiene un lugar asegurado en la historia del rock. Y es que Pink Floyd, la banda de la que formó parte junto con Syd Barrett, Rick Wright y Nick Mason (y más tarde, David Gilmour), es un ícono con más de 250 millones de discos vendidos. Sus álbumes conceptuales —y canciones como “Money”, “Wish You Were Here”, “Another Brick In The Wall (Part II)” y“Comfortably Numb”— son de los más celebrados y aún suenan en el mundo.

Waters (1943, Surrey, Reino Unido) formó la banda que eventualmente se convertiría en Pink Floyd en 1965, y lanzarían juntos discos pioneros de la psicodelia (cimientos del rock progresivo), álbumes que definieron una era y cambiaron el rock por siempre. Al salir de la banda, a mediados de los ochenta, Waters emprendió una carrera como solista. Su camino no ha sido fácil y el espectro del pasado amenaza con eclipsar sus esfuerzos más allá de la banda que lo vio triunfar.

Roger Waters, int2

Wikimedia Commons

Su carrera en solitario inició cuando desarrolló un concepto que había trabajado a la par con The Wall, titulado The Pros and Cons of Hitch Hiking,quesalió en 1984 y cuenta los pensamientos de un hombre pasando por la crisis de la edad adulta durante un trayecto en auto que ocurre entre las 4 y 5 horas. Al igual que The Wall, se planeó hacer una adaptación cinematográfica de la mano del director Nicolas Roeg, pero sólo algunas escenas fueron realizadas. En 1987 lanzó su primer álbum individual, Radio K.A.O.S., en el que exploró una historia que habla de la explotación de clases obreras, así como el pánico nuclear durante la Guerra Fría, contada a través de un argumento de ciencia ficción. El pasado volvió llamando a la puerta cuando The Wall tomó un nuevo significado al caer el muro de Berlín en 1989, y pocos meses después presentó el disco en vivo en el lugar original del muro, evento que fue televisado a un total de aproximadamente mil millones de espectadores. Esto fue la antesala de Amused to Death, en el que explora el papel de los noticieros al reportar directamente desde el frente de guerra como una nueva forma de entretenimiento en el mundo.  

En 1999, Waters se embarcó en la gira In the Flesh, su primera en 12 años en la que se reconcilió por completo con su pasado; fue un trancazo y logró posicionar a Waters como uno de los grandes del rock. Esta reconciliación llegaría a su punto cumbre en 2005 cuando se reunió con sus ex compañeros para un breve set de canciones de Pink Floyd en el festival Live 8. Aunque la ocasión fue histórica, Waters reafirmó su incompatibilidad con el resto de la agrupación. En ese mismo 2005, estrenó su cuarto álbum de estudio, Ça Ira—que estuvo trabajando por 16 años—, una historia de la Revolución francesa, cuyo libreto fue escrito por Étienne Roda-Gil, y fue presentada en concierto en Roma, con intérpretes de música clásica.

Roger Waters, int1

Wikimedia Commons

Aunque ha realizado muchísimas giras, fue hasta 2017 que presentó nuevo material: Is This the Life We Really Want?, 25 años después de Amused to Death. Producido por Nigel Godrich (productor de Radiohead), cuenta una historia de asesinatos internacionales y amor. Originalmente una radionovela, Godrich persuadió a Waters de quitar varios elementos narrativos para enfocarse en las canciones. El álbum llegó al número 3 en las listas británicas y al 11 en Estados Unidos, uno de sus mayores éxitos críticos y comerciales en su haber sin Floyd.

Por supuesto, Waters llega al Palacio de los Deportes de la Ciudad de México, el 28 y 29 de noviembre, así como el 1 de diciembre, mientras que a Guadalajara el4 y 5 de diciembre, y a Monterrey, 8 y 9, para presentar su gira Us + Them, en la cual interpreta canciones de Pink Floyd y de su nuevo material.

Roger Waters, referente en la psicodelia y el rock progresivo, aún nos recuerda por qué la música lo llevó a la fama.

Gatopardo Recomienda

Ver Más