Sophia Loren: La gran leyenda italiana - Gatopardo

Sophia Loren: la leyenda italiana

La actriz Sophia Loren, una de las figuras más grandes que nos ha dado el cine, llega a los 84 años.

Se podría decir que la tragedia propia de un hogar fragmentado en la Italia, golpeado por la Segunda Guerra Mundial, preparó a la hoy actriz y cantante Sophia Loren para convertirse en una de las figuras más importantes del cine mundial durante el sigo XX.

Loren, nacida como Sofía Scicolone Villani el 20 de septiembre de 1934, fue la primera hija procreada fuera del matrimonio por la pianista y aspirante a actriz Romilda Villani y el ingeniero constructor Riccardo Scicolone. El drama tocaría a su puerta a los cuatro años cuando Scicolone, después de tener otra hija con Villani, abandonó a su familia sin recursos económicos ni un techo donde vivir.

Abandonadas a su suerte, Sofía, su madre y su pequeña hermana Anna María, se mudaron a Pozzuoli, una provincia costera al sur de Italia que fue constantemente atacada durante la guerra. Tras el triunfo de las fuerzas aliadas, la familia Villani abrió un bar en la sala de su casa donde vendían licor de cereza; además de atender el negocio, Sofía ayudaba en el entretenimiento del lugar, donde su madre tocaba el piano y su hermana cantaba a los clientes, la mayoría de ellos, soldados estadounidenses esperando su regreso a casa.

A los 16 años, Sofía adoptó el nombre artístico de Sofía Lazzaro y se inscribió en el certamen de belleza Miss Roma, donde quedó en segundo lugar. Aunque en un primer momento la resolución del concurso pareció ser una mala noticia más dentro de la serie de tragedias que acompañaron los primeros años de vida de Loren, no fue así, pues el productor de cine Carlo Ponti, quien había participado como jurado en el certamen, quedó encantado por la belleza de la joven.

sophia loren, int1

Portada de la fotonovela Sogno, protagonizada por Sofía Lazzaro.

Un año después de su participación en Miss Roma, Loren se inscribió a clases de actuación en Nápoles y comenzó a trabajar como actriz de fotonovelas semanales, entretenimiento de la clase trabajadora italiana. Su paso al cine se dio casi de manera automática; primero como extra en producciones como Tototarzan (1950), Io sono il capataz (1950), Quo Vadis (1951), película hollywoodense filmada en el país europeo y La favorita (1952).

En 1953, Ponti, que había fungido como mentor de la actriz desde sus primeros encuentros, sugirió que se hiciera un último cambio a su nombre artístico con el fin de atraer a las audiencias internacionales. Así, después de darle un twist al nombre de la actriz sueca Märta Torén, surgió Sophia Loren, apelativo con el que la actriz dominó las pantallas de todo el mundo.

Sus primeros papeles protagónicos como la belleza italiana de apellido Loren fueron África bajo el mar (Africa sotto i mari), de Giovanni Roccardi y Aida, adaptación de la ópera de Verdi dirigida por Clemente Fracassi. Aunque la actriz había tenido experiencia en el canto, su personaje tuvo que ser doblado por la cantante profesional Renata Tebaldi, para lograr las necesidades básicas del género. Su trabajo en la cinta italiana fue ampliamente aplaudida por la crítica europea.

A la cinta musical le siguieron películas como Dos noches con Cleopatra (Due notti con Cleopatra, 1953), El oro de Nápoles (L’oro di Napoli, 1954) y La ladrona, su padre y el taxista (Peccato che sia una canaglia, 1954), la primera de doce películas en las que Loren trabajaría con el famoso actor Marcello Mastroinanni. En 1958, la actriz firmó un contrato para cinco películas con Paramount Pictures, garantizando su entrada al mercado hollywoodense de la mano de Anthony Perkins, en Deseo bajo los olmos (Desire Under the Olms, 1958), adaptación de la obra homónima de Eugene O’Neill y Cary Grant en la comedia Hogar flotante (Houseboat, 1958).

sophia loren, int2

La actriz italiana ganó el Oscar en 1961 por el filme Dos mujeres (1960).

Dos años después, en 1960, Loren tomó por sorpresa a la industria cinematográfica mundial con su papel como una madre italiana, Cesira, que escapa de Roma junto a su hija, Rosetta, durante la ocupación alemana a Italia en 1943, en Dos mujeres (La Ciociara, 1960), la 16º película del cineasta Vittorio De Sica. Asentadas bajo los montes de la Ciociaria, en la península italiana, las dos mujeres del título comienzan una vida en aparente calma, lejos del dolor de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, la llegada de Michele (Jean Paul Belmondo), un intelectual comunista que intenta atraerlas a su causa antes de ser capturado por las fuerzas nazis, ofrece un súbito cambio de panorama en los días de Cesira y Rosetta.

Con su trabajo en la cinta, Loren fue reconocida con el premio a Mejor Actriz del Festival de Cine de Cannes, el BAFTA y el Oscar, convirtiéndose en la primera intérprete que recibe el máximo premio de la Academia por un personaje hablado en un idioma extranjero. La actriz no acudió a la ceremonia por miedo a desmayarse durante la noche, por lo que se enteró que había recibido tal galardón hasta la mañana siguiente, cuando su amigo Cary Grant le habló por teléfono para indicarle la buena noticia.

Después de su triunfo en los premios Oscar, la italiana se convirtió en una de las figuras más importantes del cine mundial, protagonizando las cintas Capri (It Started in Naples, 1960), comedia romántica por la que recibió una nominación al Globo de Oro; El Cid (1961), megaproducción de Anthony Mann sobre el caballero Rodrigo Díaz de Vivar; Lady L (1965), adaptación de la novela de Romain Gary donde compartió créditos con el actor Paul Newman y Una condesa de Hong Kong (A Countess from Hong Kong, 1967), la última cinta dirigida por Charles Chaplin y la única que rodó a color.

sophia loren, int3

Sophia Loren en una de las escenas de Matrimonio a la italiana (1964).

En 1964, Sophia Loren regresó a su natal Italia para filmar la comedia Matrimonio a la italiana (Matrimonio All’italiana). En la película, donde se puso nuevamente bajo las órdenes de Vittorio De Sica y el productor Carlo Ponti –su pareja desde mediados de los cincuenta– , Loren interpretaba a una bella mujer, Filomena Marturano, que entra a trabajar a un prostíbulo porque no encuentra otra forma de ganarse la vida. Allí conoce a Domenico Soriano (Mastroianni), un caballero burgués que la retira de la profesión más antigua del mundo y la lleva a vivir a su casa. Por su trabajo, Loren recibió su segunda nominación al Oscar a Mejor Actriz y una mención entre las contendientes al Globo de Oro a Mejor Actriz en una comedia o musical.

Durante las últimas tres décadas del siglo XX, Loren decidió ausentarse de la vida pública para dedicarse a la crianza de sus hijos Carlo, nacido en 1968 y Edoardo, nacido en 1973, teniendo breves, pero sustanciales apariciones en filmes como El viaje (Il viaggio, 1974), por la que recibió la Concha de Plata a la Mejor Actriz del Festival de Cine de San Sebastián y Un día particular (Una gionata particolare, 1977), de Ettore Scola.

Diversos conflictos legales, incluyendo un periodo de 17 días en la cárcel debido a una gran deuda de impuestos, alejaron a Loren de la escena internacional durante 13 años. A principios de la década de los noventa, la actriz regresó a los Estados Unidos para recibir el Oscar Honorífico y aparecer en la cinta Caprichos de la moda (Prêt-à-Porter, 1994), dirigida por Robert Altman y coprotagonizada por figuras como Julia Roberts, Tim Robbins, Kim Basinger, Lauren Bacall, Rossy de Palma, Cher, Harry Belafonte, Jean-Paul Gaultier y su inseparable Marcello Mastroianni, en una de sus últimas apariciones en pantalla.

sophia loren, int4

La última aparición de Loren en cine fue en el musical Nine (2009), dirigido por Rob Marshall.

Después de la década de los noventa, la figura de Loren se fue evaporando lentamente de las pantallas grandes, ocultándose en el mundo del jet-set en Europa. Su última participación en pantalla fue en el musical Nine: Una vida de pasión (Nine, 2009), una adaptación del clásico de Federico Fellini, 8 ½, donde Daniel Day Lewis interpretaba a un afamado director de cine italiano que, atascado en la producción de su última película, recibe la visita de todas las mujeres que marcaron su vida: su madre (interpretada por Loren), su musa (Nicole Kidman), su amante (Penélope Cruz), su esposa (Marion Cotillard), su asistente de vestuario (Judi Dench), una reportera de espectáculos (Kate Hudson) y una prostituta a la que visitaba durante su infancia (Fergie).

Así, en un escenario vacío que poco a poco se iluminaba ante la presencia de una de las figuras más grandes que nos ha dado el cine, brilló por última vez Sophia Loren, dejando un espacio vacío que sólo podrá ser ocupado por una mujer como ella.

* * *

Más en Gatopardo:

Greta Garbo: La enigmática actriz que venció al sonido

Akira Kurosawa: Honor al gran cine

Las cinco mejores películas de Ingrid Bergman

COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.