Stephen Hawking, el legado de una mente maestra

Stephen Hawking, el legado de una mente maestra

Stephen Hawking, una de las mentes más brillantes de nuestros tiempos, cambió la forma en la que entendemos el universo.

Célebre por su trabajo en los campos de la astrofísica y la física teórica, el científico británico Stephen Hawking murió en Cambridge a las 76 años de edad el 14 de marzo de 2018. Su familia anunció su muerte en un comunicado: “Lamentamos profundamente la muerte de nuestro amado padre el día de hoy. Fue un gran científico y un hombre extraordinario cuyo trabajo y legado vivirán por muchos años”.

Nacido en Oxford, Inglaterra, en 1942, desde sus veintes, Hawking fue diagnosticado con esclerosis lateral amiotrófica, padecimiento que lo llevó a pasar gran parte de su vida en una silla de ruedas. El padecimiento paralizó gradualmente todo su cuerpo hasta que solo tuvo movilidad voluntaria en un dedo y en los ojos. Eventualmente aprendió a comunicarse con la contracción de una de sus mejillas. Sin embargo esta situación no alteró su capacidad mental y a pesar de su enfermedad se convirtió en uno de los científicos más brillantes de su época, siendo el primero en postular una teoría cosmológica que une la relatividad con la mecánica cuántica.

Los descubrimientos de Hawking acerca de los agujeros negros y la relatividad cambiaron nuestra percepción de la creación del Universo. Uno de sus libros más vendidos, Una breve historia del tiempo (1988), explica teorías de cosmología con lenguaje para todo público, es decir, está pensado para ser leído por personas sin conocimiento científico previo. Esta apertura de Hawking fue una de las razones por las que se convirtió en un ícono contemporáneo.

Stephen Hawking, int1

Stephen Hawking en el Kennedy Space Center / Wikimedia Commons

Aunque recibió decenas de reconocimientos internacionales –incluidos el Premio Príncipe de Asturias en 1989 y la Medalla Presidencial de la Libertad en 2009–, nunca recibió el Premio Nobel. Sin embargo, se ganó al mundo de otras maneras, pues en un suceso comparable con la vida de Albert Einstein, la celebridad de Hawking en el círculo científico se replicó en la cultura popular.

Stephen Hawking apareció en series de televisión como Star Trek: The Next Generation y Los Simpson, además de participar en numerosos documentales sobre sus teorías científicas y su propia vida. Para generaciones recientes, la importancia de Hawking fue reforzada en la cinta La teoría del todo (2014), dirigida por James Marsh y protagonizada por Eddie Redmayne, quien ganaría el Oscar por su interpretación del científico británico.

Además de sus aportes científicos, la curiosidad de Hawking por el futuro de la humanidad lo llevó a considerar futuros catastróficos y a urgir a la especie humana a buscar una manera de evitarlos. Fue vocal en su apoyo a la exploración espacial y en su advertencia sobre las posibles ramificaciones de la creación de Inteligencia Artificial. Quizá Stephen Hawking no tenía todas las respuestas, pero dedicó su vida a intentar resolver las preguntas más complejas que el ser humano se ha planteado sobre el origen y el final de todo.


También te recomendamos:

Ray Bradbury, el verdadero hombre ilustrado.

Los sueños eléctricos de Philip K. Dick.

 

Síguenos en twitter

COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.