El barrio Yungay a través de “Espacios revelados”

La iniciativa artística multidisciplinar “Espacios revelados” se apoderó del barrio Yungay, en Santiago de Chile, para devolverle su valor cultural.

Por Regina Sienra / Fotografía Espacios revelados

El barrio Yungay, ubicado al norponiente de Santiago de Chile, ha sido testigo de la historia de la ciudad. Su fundación, a finales del siglo XIX, marcó el inicio de la expansión de la mancha urbana. De albergar las casonas de familias poderosas alrededor de 1850, Yungay pasó a ser hogar de las primeras industrias y, durante el gobierno de Augusto Pinochet, un nodo de resistencia. Sin embargo, en los últimos años, el barrio pareció despegarse de la historia: Muchos de sus icónicos edificios fueron abandonados.

“Espacios revelados-Changing places”, una iniciativa de la fundación Siemens Stiftung, trajo de vuelta a la vida a estos inmuebles de alto valor arquitectónico. Del 7 al 16 de abril, más de 30 artistas chilenos e internacionales intervinieron estos edificios con instalaciones y performances, dándole visibilidad a una zona vulnerable para recuperar una pieza importante de la memoria colectiva de la capital chilena. El evento reunió a más de 10 mil personas.

Instalación de Raqs Media Collective (India) en Caffarena.

Instalación de Raqs Media Collective (India) en Caffarena.

La iniciativa de Siemens Stiftung representa el espíritu de aprecio por la historia de Yungay, cuyos habitantes han defendido del gobierno municipal y constructoras, quienes alterarían el rostro de la zona al demoler los históricos edificios, en su búsqueda de espacio para modernas torres de departamentos. La resistencia vecinal consiguió en 2009 que una parte del barrio fuera reconocido como zona típica, título otorgado por el Consejo de monumentos nacionales de Chile a una agrupación de inmuebles que destacan por su unidad estilística.

Uno de los performances que formaron parte de “Espacios revelados”, fue Cartas de amistad, una puesta en escena de Amanda Piña que recuerda el programa impulsado por el gobierno de Salvador Allende en que el niños chilenos intercambiaban cartas con otros pequeños de países socialistas. El protagonista es un niño que vivía en la zona, y la obra tiene lugar en la casa en la que solía vivir.

Obra de Cristóbal Palma (Chile) en Casa Libertad.

Obra de Cristóbal Palma (Chile) en Casa Libertad.

También destacaron las instalaciones de los chilenos Ducci & Ducci y Sebastián Jazt, quienes transformaron una fundidora de acero abandonada en un gran espacio luminoso. Jazt, aprovechando las corrientes de aire que envuelven al lugar, colocó un grupo de guitarras que emiten sonidos diferentes al entrar en contacto con el viento; por su parte, Ducci & Ducci trasladó un grupo de árboles –que fueron salvados de una tala– al interior del inmueble.

Instalación de Sebastián Jatz (Chile) en ex Fundición Sima-Metalco.

Instalación de Sebastián Jatz (Chile) en ex Fundición Sima-Metalco.

Entre los artistas internacionales que participaron estuvo el británico Britt Hatzius. Con un performance llamado Blind Cinema, incorporó a los niños de la zona al evento. Hatzius reunió a un grupo de adultos para ver una película, pero con los ojos vendados. Así, la historia en la pantalla solo podía llegar a ellos a través de los pequeños, quienes les iban contando lo que pasaba en la cinta.

“Espacios revelados”, que inició en Buenos Aires en 2014, llegará a Bogotá, Colombia para su próxima edición.

Historias relacionadas

Exposicion Corea Seahyun Lee, portada

Arte

Los paisajes rojos de Seahyun Lee

Por Andrés Olascoaga
Reporteros Sin Fronteras JR, portada

Arte

Un álbum por la libertad de prensa

Por Redacción Gatopardo