Exhibición de Jean Arp llega al Museo de Arte Moderno. Portada.

Exhibición de Jean Arp llega al Museo de Arte Moderno

“Arp”, exhibición de Jean Arp, llega al Museo de Arte Moderno con la obra de un artista que mantuvo su distancia con las etiquetas del XX.

Por Regina Sienra

Jean Arp fue un pilar del arte del siglo XX y su éxito e importancia tienen que ver en buena medida con su distancia a las etiquetas que marcaron la época. En su carrera transitó por el dadaísmo, el surrealismo, la Abstracción-Creación y otras corrientes. “Arp buscó cómo hacer una obra artística que esté desprovista de solemnidad y que llame al público a adoptar al arte como una forma de vida cotidiana”, dice Sylvia Navarrete, directora del Museo de Arte Moderno. Este recinto alberga la primera retrospectiva de Jean Arp en América Latina, que estará abierta al público hasta el 16 de julio.

La muestra, titulada simplemente Arp, está compuesta por 60 piezas. “Hicimos una buena selección que involucra los dibujos, las pinturas, tapices y obviamente una selección de esculturas, que es por lo que se le conoce”, dice Navarrete. La intención de la directora del museo es mostrar no sólo sus aportaciones al arte, sino su talento multifacético, cercano a la sensibilidad contemporánea a pesar de las múltiples décadas de diferencia: Jean Arp nació en 1886 y murió en 1966.

Exhibición de Jean Arp llega al Museo de Arte Moderno. Interior 1.

Foto: Conaculta

Uno de los aspectos a destacar es la representación de la relación entre Arp y el arte latinoamericano. “Esa gran boga de la escultura abstracta en nuestro país viene en parte de Arp”, dice la directora del Museo de Arte Moderno. Además de inspirar a muchos creadores mexicanos de su tiempo, como Manuel Felguérez, Germán Cueto, Luis Ortiz Monasterio y Mathias Goeritz, el artista francoalemán también colaboró con el poeta chileno Vicente Huidobro.

Nacido en Alsacia, una franja disputada por Alemania y Francia a lo largo de los siglos XIX y XX, Arp vivió el cambio de nación hasta que llegó a París en 1904. Al estallar la Primera Guerra Mundial, huyó a Suiza donde conoció a los fundadores del dadaísmo. Al término del conflicto se acercó a la corriente surrealista, y al principio de la década de los treinta se sumergió en la Abstracción-Creación de André Bretón.

“Arp fue un artista muy libre que transitó de una tendencia a otra sin ningún prejuicio, sin ningún sectarismo”, señala Navarrete. Para él, lo primordial era celebrar la espontaneidad y la ingenuidad, y encontrar el humor en las situaciones y en los objetos. “Decía Marcel Duchamp, uno de sus grandes admiradores, que Arp había introducido la sonrisa en el debate en los esos años en que todos se peleaban por defender teorías artísticas”, relata la directora del Museo de Arte Moderno.

Exhibición de Jean Arp llega al Museo de Arte Moderno. Interior 2.

Foto: Conaculta

Sylvia Navarrete describe el trabajo de Arp y resalta que, más que retratar la naturaleza, el artista tomó unos cuantas formas orgánicas –como el ombligo o el torso– para hablar de un mundo en constante cambio. “Lo orgánico es lo que se transforma, lo que siempre muda de movimiento, de forma y a partir de ahí hace esculturas, hace tapices, hace dibujos, pinturas que van a girar siempre en torno a ese principio de la transformación”, apunta.

Alejado de las etiquetas, una de las claves del legado de Arp es el concepto de ser un artista en libertad. “Un artista puede pintar muy bien, puede representar muy bien los paisajes y todo pero lo que para nosotros es un ejemplo es el artista como un hombre libre. Un hombre libre siempre está en oposición a una cierta rigidez de principio, de pensamiento, de circunstancias”, afirma Navarrete, quien añade que de eso se trata la creación artística.

Creadores a través de diez décadas diferentes y múltiples latitudes aún se inspiran y celebran el visionario trabajo de Jean Arp. “Lo que prevalece es esa libertad y esa actitud ante el trabajo artístico de pensar que estás proponiendo algo que esté al alcance de la gente y que sirva como para introducir una dimensión artística dentro de la vida misma, de la vida cotidiana. Los otros artistas pensaban en su legado. Él no”, concluye.

Arp
Museo de Arte Moderno
Hasta el 16 de julio
museoartemoderno.com

Historias relacionadas

Miguel Pedroza Jardines de México, portada

Arte

Levedad escultórica

Por Alejandra González Romo