Portadilla Galería Lulu

La pequeña e inocente Lulu

Lulu, en la Roma Sur, es uno de los espacios de arte mejor cuidados de la Ciudad de México. De septiembre a noviembre exhibe obra de Daniel Rios Rodriguez.

Por Sandrine Ortega / Fotografía Cortesía Lulu

Entre casas de la Roma Sur y una fonda de comida corrida, se esconde Lulu, un lugar que a simple vista podría parecer un taller mecánico en domingo pero que es en realidad uno de los espacios de arte mejor cuidados de la Ciudad de México. Lo que empezó como una sala en casa del artista contemporáneo Martín Soto Climent –uno de los dos fundadores–, se expandió hace poco hacia el local cobijado por el mismo emplazamiento, unos 9 metros cuadrados que dan para traer a México lo mejor del arte foráneo. Desde el 23 de septiembre le toca el turno a Daniel Rios Rodriguez, un texano que expone por primera vez en el país.

Desde que, durante una visita a México en el 2012, Chris Sharp, el co fundador del espacio, se alojase en el estudio de Martín, ambos empezaron a compartir intereses y pasiones artísticas. Pero sobre todo una: su amor por la Ciudad de México. Ambos querían proponer algo nuevo para la ciudad y, al mismo tiempo, poder pasar más tiempo en ella. Crearon así Lulu, que recibe el nombre del puesto de jugos de la esquina de la calle. “Tomamos en nombre de la juguería local que está a una cuadra y media del espacio. Nos gustaba por ser un nombre del vecindario, ambiguo en género y unido a una empresa modesta y familiar de jugos. Hay también una ironía amable con Jumex”, explica Chris Sharp para Gatopardo.

Detalle obra de Daniel Rios Rodriguez

Así es Lulu, un espacio amigable y honesto en el que se presentan cada año un número elevado de proyectos artísticos de alta calidad en contenido no solo conceptual, sino estético y artístico. Para Martín y Chris, los padres de Lulu, el arte no es solo un producto final alejado de la gran idea que lo concibió, sino más bien una gran idea que se ha expresado con métodos y materiales que agudizan esa ocurrencia magnífica. Chris lo resume así: “La idea básica era la de llenar un hueco que especialmente habíamos percibido en la escena artística de la Ciudad de México. Ese hueco se encuentra en el arte visto de una manera plástica, que se ve como el producto final de una idea. A nosotros nos interesan más los materiales y el medio mismo. Nos interesan artistas que inviertan en materiales y en el hecho de crear”.

Su premisa es la de crear un espacio de diálogo con el público joven mexicano e influenciarlos, ya sea acercándoles o alejándoles de las tendencias presentadas, y generando un diálogo-reflexión internacional que se vea reflejado plásticamente en su propia obra. “Es importante para nosotros presentar proyectos que creen una fricción productiva con la escena local de la Ciudad de México”. Por eso, siempre intentan exponer artistas que no hayan sido previamente exhibidos en el país aunque reconocen que, a veces, hacen excepciones: “En el caso de Melanie Smith, la invitamos después de que su retrospectiva en el Museo Tamayo se cancelase y porque su video, Fordlandia es una obra maestra, perfecta para lo que estamos haciendo. Y en el caso de Martín Soto Climent, mi socio, decidimos hacer este show porque él apenas ha expuesto en el país, a pesar de su éxito internacional. Por este motivo, decidimos saltarnos esa condición y hacer una retrospectiva”.

Interior Lulu galería.

Interior de Lulu.

Ahora, Lulu presenta a Daniel Rios Rodriguez, artista nacido en Killeen (Texas) en 1978 y afincado en San Antonio. Después de haber estudiado una maestría en Bellas Artes en la Universidad de Yale, Daniel comenzó una carrera como artista que le ha llevado a exponer en solitario en varias ciudades de los Estados Unidos: Nueva York, Englewood, San Antonio y Chicago. Su producción artística está altamente impregnada de su infancia; recuerdos que Daniel convierte en abstractos, casi ambiguos, pero siempre cargados de emotividad. Hasta aquí, sus temáticas, pero hay algo de su obra que ha interesado a Lulu especialmente, y es el de mostrar una materialidad cruda a través del uso de diferentes capas de tela en los lienzos, a modo de collage.

Chris Sharp define así lo que le atrae de la obra de Rios Rodriguez: “Daniel es muy especial, un pintor idiosincrásico que usa materiales poco comunes para pintar y que está en diálogo directo con artistas semi outsiders como Forest Bess o digamos, Jean Dubuffet. Él es muy representativo para nuestro programa dada su posición menor deliberada. No es un pintor de grandes gestos pero sí de suaves, idiosincráticos y muy personales. Su arte, como mucho del que enseñamos, es un arte íntimo”.

Lulu interior 2

Tan íntimo como lo es Lulu. En su pequeño espacio acogerá la obra del artista texano quien ampliará el lugar gracias a la grandeza sutil de sus cuadros, en los que los rasgos y motivos ingenuos, se mezclan con una técnica adulta y depurada. Una infancia apresada en el interior de un artista maduro y con una trayectoria sólida y creciente. “Mi esperanza es que los jóvenes pintores y artistas mexicanos vengan a Lulu, vean la exhibición y entiendan que la pintura está llena de ricas e inesperadas posibilidades”, concluye Chris.

Daniel Rios Rodriguez
Del 23 de septiembre al 20 de noviembre de 2016
Lulu
Bajío 231, Roma Sur
Abierto los sábados de 14 a 18 horas o visitas con previa cita
luludf.com

Historias relacionadas

Miguel Pedroza Jardines de México, portada

Arte

Levedad escultórica

Por Alejandra González Romo