Portada Teodoro González de León

Teodoro González de León, arquitecto de la ciudad

El célebre arquitecto Teodoro González de León, responsable de edificios como el Museo Tamayo y el MUAC, falleció a los 90 años.

Por Redacción Gatopardo / Fotografía Secretaría de Cultura

El 16 de septiembre de 2016, la arquitectura mexicana perdió a uno de sus representantes más activos e interesantes, Teodoro González de León. Fallecido a los 90 años de edad, el arquitecto mexicano fue responsable de la construcción de algunos de los edificios más representativos del paisaje de la Ciudad de México. Recintos culturales como El Colegio de México y el Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC) llevan orgullosas señales del estilo arquitectónico de González de León.

Hace unos meses, González de León fue homenajeado en el Palacio de Bellas Artes en reconocimiento a su prolífica carrera y a sus aportaciones a la arquitectura y escultura nacionales. Durante dicho homenaje, el artista afirmó haber convertido a las diversas disciplinas que desarrolló profesionalmente en “una forma de vida”: “La lectura es una forma de vida, el dibujo, la pintura, la escultura, son una forma de vida; visitar las ciudades, escuchar música y la arquitectura son formas de vida”, dijo.

En ocasiones denominado “brutalista” por su uso de grandes bloques de concreto cincelado, este arquitecto dejó su sello minimalista y abstracto en obras de amplias dimensiones y líneas sencillas. Teodoro González de León se acercaba a cada obra desde la honestidad del material, poniendo énfasis en una abstracción geométrica. Esto puede apreciarse, además de en las edificaciones ya mencionadas, en creaciones como El Colegio de México –donde este mismo año se inauguró otro edificio suyo, la biblioteca Daniel Cosío Villegas–, la casa matriz del Fondo de Cultura Económica y Reforma 222.

Durante su juventud, González de León trabajó en Francia, en el taller de Le Corbusier. A su regreso a México tuvo constantes colaboraciones con el también reconocido arquitecto Abraham Zabludovsky, entre las que destacan el mismo Colegio de México, la remodelación del Auditorio Nacional en 1992 y el Museo Tamayo en 1981.

A lo largo de su carrera, Teodoro González de León fue premiado en diversas Bienales de Arquitectura –como las de Argentina, Bulgaria y Brasil–, sin dejar de lado el reconocimiento que la escena artística en México le guarda. Era miembro de la Academia de Artes de México (1984) y del Colegio Nacional (1989), y en 1982 recibió el Premio Nacional de las Artes.

Tras el fallecimiento de González de León, Rafael Tovar y de Teresa, secretario de Cultura, expresó sus condolencias a través de las redes sociales. Se refirió al arquitecto como “un icono de la arquitectura mundial” y también como “un amigo entrañable”. El legado de Teodoro González de León, con sus ecos de las construcciones prehispánicas, se queda en las calles para que, con cada paso, sus habitantes y visitantes disfruten de los espacios amplios con los que el artista fue construyendo la ciudad.

Historias relacionadas

Icono

Cuestionario Gatopardo: Roberto Fontanarrosa

Por Redacción Gatopardo
Alí Chumacero a cien años de su nacimiento

Icono

Lo bueno de la vida, lo que vale la pena

Por Emiliano Ruiz Parra