aniversario pita amor, portada

Resucitar a Pita Amor

Se cumplen 18 años del fallecimiento de una de las poetas más grandes de México, Pita Amor. Para honrarla, una recopilación de sus obras.

Por Redacción Gatopardo

Guadalupe Amor, la poeta mexicana que se conoce mejor con el nombre de Pita, desafió normas y estructuras para descubrir (desvestir) quién era ella. Lo hizo a través de sus versos y sus vestidos, ambos con la función de demostrar lo más profundo de ella, que usaba y se quitaba para asegurarse que de estar volteando el mundo.

Pita Amor nació en la Ciudad de México en la primera mitad del siglo XX y se volvió “la dueña de la tinta americana”. En una época post revolucionaria, de una familia de usos y costumbres tradicionales, surgió una mujer que cambió la literatura nacional para siempre, abriendo paso a la metafísica, el erotismo y la psicología, contados en primera persona, como lo hizo antes Sor Juana Inés de la Cruz.

El 8 de mayo del 2000, Pita Amor falleció, después de dejar una herencia literaria rica y controversial y el recuerdo de una mujer que no se dejaba domar por nadie, ni siquiera por ella misma. Estos son algunos fragmentos de sus obras, para revivir ese espíritu que comprimió en cada uno de sus versos.

aniversario pita amor, foto 1

 

Yo soy mi casa (1946)

I

Casa redonda tenía

de redonda soledad:

el aire que la invadía

era redonda armonía

de irrespirable ansiedad.

 

Las mañanas eran noches,

las noches desvanecidas,

las penas muy bien logradas,

las dichas muy mal vividas.

 

Y de ese ambiente redondo,

redondo por negativo,

mi corazón salió herido

y mi conciencia turbada.

Un recuerdo mantenido:

redonda, redonda nada.

 

II

Escaleras sin peldaños

mis penas son para mí,

cadenas de desengaños,

tributos que al mundo dí.

 

Tienen diferente forma

y diferente matiz,

pero unidas por los años,

mis penas, o mis engaños,

como sucesión de daños,

son escaleras en mí.

 

***

Lee más sobre poesía y literatura mexicana:

Nicanor Parra: 103 años de cimbrar la literatura

11 ganadores hispanos del Premio Nobel de Literatura

La justicia literaria de Jorge Volpi

***

 

Décimas a Dios (1953)

I

Dios, invención admirable,

hecha de ansiedad humana

y de esencia arcana,

que se vuelve impenetrable.

¿Por qué no eres tú palpable

para el soberbio que vio?

¿Por qué me dices que no

cuando te pido que vengas?

Dios mío, no te detengas,

¿o quieres que vaya yo?

II

El inventarte es posible…

Difícil es sostener

la potencia de tu ser,

sér absoluto intangible.

El que seas invisible

no es el misterio más hondo.

Exaltada hallo tu fondo,

mas cesa mi exaltación,

y tu admirable visión

en mi pensamiento escondo.

III

Yo siempre vivo pensando

cómo serás si es que existes;

de qué forma te revistes

cuando te vas entregando.

¿Debo a ti llegar callando

para encontrarte en lo oscuro?,

¿o, es el camino seguro

el de la fe luminosa?

¿Es la exaltación grandiosa,

o es el silencio maduro?

IV

Tal vez no quiera yo hallarte

y por eso no te veo,

que es el ansioso deseo

el que logra realizarte

A ti no te toca darte;

si mi soberbia te invoca,

es a mí, a quien me toca

salir al encuentro tuyo.

Me acerco a ti, te construyo…

Ya tengo fe, ya estoy loca.

 

 

Como reina de barajas (1966)

Mi cara, esta hoja muerta

que se ha quedado olvidada

en un libro aprisionada,

mi cara es tarde desierta,

mi cara es pregunta yerta

que nunca intenta la risa,

vive aislada como brisa

que se fugó del torrente.

Pero de tarde, en la fuente,

contempla aún su ceniza.

 


“Adentro de mi vaga superficie”,
Polvo (1949)

Adentro de mi vaga superficie

se revuelve un constante movimiento;

es el polvo que todo lo renueva,

destruyendo.

Adentro de la piel que me protege

y de la carne a la que estoy nutriendo,

hay una voz interna que me nombra;

Polvo tenso.

Sé bien que no he escogido la materia

de este cuerpo tenaz, pero indefenso,

arrastro una cadena de cenizas:

polvo eterno.

Tal como yo han pasado las edades,

soportando la lucha de lo interno,

el polvo va tomando sus entrañas

de alimento…

¡Humanidad, del polvo experimento!

 

Historias relacionadas

la mujer en la ventana aj finn, portada

Libros

El caballo de Troya de A.J. Finn

Por Andrés Olascoaga
Ian McEwan mejores libros, portada

Libros

Cinco libros para conocer a Ian McEwan

Por Andrés Olascoaga

Libros

La breve historia del “ya merito”

Por Alan González Romo