Las elegidas: Amor y trata

El cineasta mexicano David Pablos estrena en cines comerciales “Las elegidas”, su segundo largometraje, sobre la trata de personas en México.

Por Jhovanni Raga

Lo primero fue la sensación de un golpe en el pecho en la lectura inicial. Lo segundo, la intuición de contar esa historia, de amor al fin y al cabo, sin caer en el efectismo que fácilmente podría darse al abordar un tema tan duro como la trata de personas. Así fue el encuentro del cineasta mexicano David Pablos con el guión de Jorge Volpi de donde partió Las elegidas, su más reciente largometraje que llega a cines comerciales el 22 de abril.

“Hubo algo que me llamó muchísimo desde el principio, pero tenía claro que no quería filmar un guión explícito en cuanto a sexo y violencia. Sabía que, pese a que debía trabajar en una investigación profunda sobre el tema, no quería calcar la realidad tal cual, sino reinterpretarla”, cuenta David Pablos, cineasta egresado del Centro de Capacitación Cinematográfica, en entrevista con Gatopardo. “Partí de una historia concreta que está en un macrocosmos sórdido y terrible”.

Hay un crecimiento notable entre el David Pablos que saltó a las pantallas con su ópera prima La vida después y el que ha encontrado éxito crítico alrededor del mundo con Las elegidas, que se estrenó en la sección Una cierta mirada de la edición 68 del Festival Internacional de Cine de Cannes y se proyectó en festivales como los de Zurich y San Sebastián. Hace unos días se sumó a este recorrido otro reconocimiento: 13 nominaciones al Premio Ariel 2016, incluidas las de Mejor película, Mejor director y Revelaciones femenina y masculina.

La sutileza que Pablos mostró en La vida después le permitió abordar, por vez primera, un mundo totalmente ajeno al suyo sin dejar de crear un nexo íntimo con los personajes. “Es tan válido contar algo que sucede lejos de mi círculo más cercano como algo totalmente intimista o biográfico”, explica el director. “Creo que el cine se presta para ambas cosas y es necesario que existan los dos tipos de películas”. Para él, lo enriquecedor es descubrir qué puede entregarle a los personajes desde su propia historia de vida.

En medio de la desdicha de sus protagonistas, el cineasta encontró una historia de amor: la de Ulises (Óscar Torres), un adolescente obligado por su padre a reclutar a su novia Sofía (Nancy Talamantes), también menor de edad, para ser prostituida en el negocio familiar. El resultado es una película honesta que inevitablemente lleva implícita una denuncia social.

“Cuando la investigación me llevó a estar frente a chicas que fueron víctimas de trata, quedé muy conmovido. Conocí a través de ellas el horror que vivieron y aposté por filmar de una manera respetuosa. Si hubiera tomado el camino fácil, nadie aguantaría más de 15 minutos en la sala de cine”, dice Pablos, quien no considera necesario violentar así al espectador, pues la temática lo hace por sí misma.

David Pablos durante la filmación de "Las elegidas". / Cortesía CANANA.

David Pablos durante la filmación de “Las elegidas”. / Cortesía CANANA.

La ubicación original de Las elegidas era Tenancingo, Tlaxcala, centro de la trata de personas en México, pero una decisión creativa y logística del director la movió a Tijuana, Baja California. Los directores de casting Luis Rosales y Margarita Mandoki realizaron la búsqueda de talento en calles y escuelas de esta ciudad fronteriza. Por ello, Las elegidas significó el debut de muchos de sus actores. La acertada fotografía de Carolina Costa destaca al bien logrado elenco.

“Mi decisión desde un principio fue trabajar con adolescentes, lo cual es casi un sinónimo de hacerlo con no actores. He descubierto que me gusta dirigir a intérpretes que conservan una pureza frente a la cámara”, dice Pablos acerca del trabajo de jóvenes talentos como Talamantes, Torres y Leidi Gutiérrez –quien interpreta a Marta, otra víctima de la familia de Ulises. “También es cierto que más que hacer una película se trata de una experiencia de vida para ellos. Descubren algo que estaba oculto y ese proceso es uno de los regalos más bellos para mí”.

Para David Pablos, quien ya trabaja en su siguiente proyecto –la adaptación de la icónica novela Los detectives salvajes, del escritor chileno Roberto Bolaño–, las expectativas sobre la respuesta comercial de Las elegidas no son tan claras. “Es algo impredecible. Lo que sí sé es que es una película que conecta mucho con el público. Y en México esa conexión es visceral porque es una llaga abierta. Me gustaría que sea vista, comentada y recomendada”, concluye.

Historias relacionadas

nominados emmy 2018, portada

Medios

Estos son los nominados al Emmy 2018

Por Redacción Gatopardo
HBO México Los Espookys, portada

Medios

Sólo pasan cosas buenas en la CDMX

Por Andrés Olascoaga
Dick el demasiado documental, portada

Medios

La verdad de Dick, el demasiado

Por Redacción Gatopardo