Los cruceros durante la pandemia. Así se vivió el encierro en alta mar

Pandemia en alta mar. Ochenta días en un crucero

Nadia Sanders
Ilustraciones de Santiago Moyao

La emergencia sanitaria estalló paralizando al mundo. A la deriva quedaron miles de pasajeros y tripulantes en el mar, que no pudieron descender por semanas y meses ante el cierre de puertos y fronteras. El hedonismo se volvió el lugar más propicio para esparcir un virus.

Viajar en un crucero es pasar el día entre piscinas, sintiendo la brisa bajo un cielo soleado, probar comida caribeña o dieta mediterránea y, por las noches, reunirse con los demás navegantes en la plaza del barco o gritar ¡Bingo! en el casino. En medio del mar, un crucero también es de los peores lugares para vivir el confinamiento por una pandemia como la del SARS-CoV-2. Encerrados en una cabina y sin ver tierra firme por más de dos meses, el deseo de llegar a casa se vuelve una obsesión. Sobre todo si sabes que ya han muerto medio millón de personas en el mundo.

Jenifer Blanco es una mexicana originaria de Colima, de 27 años, que sueña con viajar desde antes de nacer. Aunque le encanta la aventura, le gusta dar pasos en tierra firme, así que sigue la ruta que encuentra más confiable para cumplir sus sueños. Trabajar en un crucero era uno de ellos, lo que nunca se imaginó es que le iba a cambiar la vida.

Pasó más de dos meses de confinamiento a bordo del Crown Princess: un barco de 60 metros de alto y 290 metros de eslora, la longitud de una embarcación desde la proa hasta la popa (algo así, como la extensión de dos calles), con capacidad para 3,000 pasajeros y 1,200 miembros de tripulación. Es uno de los barcos más lujosos de la línea Princess Cruise, empresa con 19 naves a inicios de 2020. También es una jaula de oro cuando pasas 80 dias confinada en una cabina en medio del mar, de donde solo puedes salir a comer tres veces al día y tomar sol en un paseo por la cubierta. Ella lo cuenta como una aventura. Pero para miles de personas, permanecer en el barco con el coronavirus abordo fue una pesadilla.

CONTINUAR LEYENDO
COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.