Paisajes en reforestación - Gatopardo

Paisajes en reforestación

Cuatro  mexicanas  han  dedicado  su  vida  profesional  al  estudio,  investigación y reforestación de las áreas verdes, en equilibrio con el paisajismo. Todas, aunque de maneras distintas, reflexionan sobre el vínculo entre los habitantes y su entorno. 

A más de 40 grados, un retoño pinta de rojo un cactus del desierto en Baja California Sur. En uno de los ecosistemas más áridos de México, los cactus demoran casi un año entero en almacenar la energía que necesitan para generar estos brotes. El brillo y esplendor del capullo persisten un par de días antes de marchitarse y esperar un ciclo más. Alejandra de la Cerda, arquitecta paisajista de 36 años, apunta ese florecer como un constante recordatorio del ritmo y orden natural de todo lo vivo; un indicio de que todo conlleva cierto grado de paciencia, espera y resiliencia.

Casa Fontana de Polen Paisaje. Fotografía de Andrea Cinta.

La arquitectura de paisaje busca incorporar la biodiversidad a las comunidades edificadas; un procurar a la naturaleza que, como escribe María Kalach, escultora, pintora y apasionada de la botánica, de 29 años, se relaciona históricamente con el género femenino: “Desde la mujer primitiva, que recogía frutas y semillas mientras el hombre cazaba, hasta la hierbera del mercado o nuestra abuelita que cuida atentamente su huerto y sus flores, nosotras siempre hemos tenido una relación íntima con las plantas y los jardines”. Kalach se aproxima al diseño desde un lente artístico y un enorme cuidado del valor estético de cada proyecto. Dueña de Philodendro, un taller de construcción de áreas verdes en la Ciudad de México, se ha involucrado en proyectos como la intervención del Centro Cultural Álvaro Carrillo, en Oaxaca, que realizó en colaboración con el Taller de Arquitectura X.

Paisajes

María Kalach en la terraza, diseñada por Philodendro, de Torre 41. Fotografía de Andrea Cinta.

La arquitectura de paisaje en  México  se  perfilaba  más  incipientemente hace 10 años, cuando De la Cerda y Ana Julia Carvajal, diseñadora industrial de 35 años, fundaron su despacho, Polen Paisaje, con la convicción de crear vínculos entre las personas y la vegetación que las rodea. Entre sus proyectos está la intervención de espacios como el parque San Francisco de Asís y la plaza Río de Janeiro en la Ciudad de México. Más allá de diseñar jardines con valor decorativo, Polen Paisaje busca crear espacios verdes congruentes con las necesidades y las condiciones de cada proyecto. “En una ciudad como la nuestra, en la que la escasez de agua es cada vez mayor, nos parece muy importante hacer jardines sustentables que se adapten mucho mejor a nuestra situación actual. Nos gusta crear con especies y materiales que permitan la reabsorción de agua al subsuelo”, dice De la Cerda.

Alejandra de la Cerda y Julia Carvajal en Casa Fontana. Jardín diseñado por Polen Paisaje. Fotografía de Andrea Cinta.

Thalia Davidoff, de 29 años, egresó de Biología de la Vida Silvestre, en la Universidad de Vermont, y tomó el liderazgo de un pequeño proyecto familiar, Aldaba Jardines, una tienda-vivero en la  colonia  Bosques  de  las  Lomas  que,  bajo  su  dirección,  creció  para  convertirse  en  un  taller  de  diseño  de  jardines  de  todas  las  escalas. “Procuramos utilizar plantas que necesitan menos agua. Vivimos en la Ciudad de México, el agua es un tema. Intento, si el cliente me da la oportunidad, hacer la paleta vegetal hacia allá, pero a veces no tienen ese enfoque: quieren más flores, de lo contrario, les parece un espacio ‘seco’”, dice. Para Davidoff es importante  presentarles  una  amplia  gama  de  plantas  y  diseños  a  sus  clientes. Sentada en el tapanco de su negocio, rodeada de macetas, con el calor propio de un vivero, detrás de un helecho Asplenium nidus, también conocido como “nido de ave”, estima contar con más de siete mil productos a la venta. Entre fuentes, recipientes, plantas de distintos tamaños y presentaciones, son alrededor de mil especies las que conforman el catálogo de Aldaba. Entre sus diseños más destacados está el de los interiores del restaurante L’Os-teria del Becco, en Polanco.

un procurar de la naturaleza que, históricamente, se ve relacionado de manera intrínseca con el género femenino. Nosotras siempre hemos tenido una relación íntima con las plantas y los jardines.

Thalia Davidoff en las áreas verdes de Casa Octavia. Paisaje por Aldaba Jardines. Fotografía de Andrea Cinta.

CONTINUAR LEYENDO
COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.