Los imparables en Nueva York. La resiliencia latina frente al coronavirus

Los imparables en Nueva York. La resiliencia latina

La primavera de Nueva York transcurre casi sola y sin agenda. Los inmigrantes, que son de los más afectados en el epicentro de la pandemia, ahora buscan formas de mantenerse resilientes y sobrevivir a la crisis sanitaria.

Tiempo de lectura: 10 minutos

Todo era nuevo. Los muebles, el lugar, la expectativa. En noviembre de 2019, The Market Line abrió sus puertas y las de treinta locales de comida —desplegados en tres cuadras — en el Lower East Side de Nueva York. Entre sus pasillos amplios de arquitectura industrial chic había puestos con grifos de cerveza artesanal, peceras con cangrejos, slices de pizza y tortillas de maíz. Leonardo Ramos trabajaba en el local que las vendía: era el cajero del turno de la tarde. Iba de lunes a sábado, de cuatro de la tarde hasta la medianoche, para cubrir sus gastos y enviar dinero a Puebla, mantener a sus padres y educar a sus tres hermanos menores. Iba para superarse. Así fue hasta que llegó marzo y se esparció el virus.

—El 16 de marzo el jefe nos mandó un mensaje diciendo que iban a cerrar definitivamente y que solo fuéramos a limpiar porque iban a fumigar. Decían que el familiar de una persona que trabajaba en una carnicería de ahí se había infectado de coronavirus.

Desde entonces, Leonardo casi no ha salido del cuarto que su prima le renta en el barrio de Queens. Tiene 27 años, no tiene seguro médico y teme enfermarse y contagiar a las seis personas con las que convive, sobre todo a los niños. En tanto, Leonardo lee noticias, habla con sus amigos y escucha las ambulancias a toda hora: sabe, por experiencia, que está en el “epicentro del epicentro”. Así lo describió el concejal Daniel Dromm, representante de Elmhurst y Jackson Heights —dos barrios de Queens con población mayoritariamente latina—, en un reportaje para The New York Times. Para el 27 de abril, según el Departamento de Salud de Nueva York, Queens sumaba 48 mil 847 casos y 3 mil 608 muertes por Covid-19. Hasta el momento, este es el distrito con el mayor número de casos confirmados y el mayor número de muertes en la ciudad.

—El único día que salí fue para lavar mi ropa. De regreso, entré a una tienda para comprar algo de comer, pero me sacaron porque no tenía guantes y me había bajado la mascarilla para hablar por teléfono. En los ocho años que llevo viviendo aquí, nunca me había pasado algo así. Es alarmante —dice Leonardo en una llamada de WhatsApp.

Todo ahora es nuevo. Incierto.

CONTINUAR LEYENDO
COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.