Millones de años perdidos por muertes prematuras por Covid - Gatopardo

Millones de años de vida perdidos por muertes prematuras de Covid-19

Además de contar defunciones, una métrica importante en la salud pública es considerar el número acumulado de años de vida que se pierden por cada muerte prematura de Covid-19. En esta pandemia, los mexicanos perderían un acumulado de 2.2 millones de años de vida. Tiempo perdido de trabajo productivo, amistades y de vida en familia.

Al corte del 26 de julio de 2020, se reportaron 43,680 muertes con pruebas positivas de Covid-19 en México. Cada día el número crece con cientos de muertes adicionales que se reportan con un rezago de una semana o más. Según proyecciones del Institute for Health Metrics and Evaluation (IHME), de la Universidad de Washington, se estima en el país un acumulado de casi 100,000 muertes totales para el primero de noviembre (97,923 [intervalo de confianza 76,188 – 120,235]).[1] Este cálculo es un pronóstico que se basa en la tendencia epidemiológica actualizada, suponiendo que continúen las acciones de distanciamiento social. Otros modelos presentan escenarios similares en cuanto a la orden de magnitud de la mortalidad esperada.[2]

¿Cómo podemos concebir la magnitud que representan cien mil muertes adicionales en México? Al año se registran alrededor de 720,000 muertes, según los datos más recientes de 2018. La base oficial de muertes de Covid-19, generada por la Dirección de Epidemiología de la Secretaría de Salud, contiene 15,894 muertes sólo en el mes de junio. Esto es una sobre-mortalidad de alrededor de 25% por encima de las 60,000 muertes aproximadas que se registran en promedio cada mes en México. Decimos sobre-mortalidad para distinguir lo que los especialistas llaman exceso de mortalidad, que son las muertes adicionales que incluyen tanto las muertes no registradas como las causadas por Covid-19, porque no se hizo una prueba, así como otras que pueden ser generadas por las disrupciones a la vida normal, el impacto económico, el estado psicológico de las personas, o la falta de atención médica oportuna ante otros padecimientos.

La gravedad de la situación varía a lo largo del país. Por ejemplo, en la Ciudad de México se registraron 2,911 muertes por Covid-19 en el mes de junio, de las cuales 2,320 eran residentes de la ciudad. Esto se traduce en un incremento de casi 50% de muertes por arriba de lo normal.[3] Se puede visualizar de manera relativa el tamaño de la tragedia que está sucediendo en el país si se comparan las muertes semanales de casos confirmados como positivos por Covid-19, según los datos oficiales, con respecto a los fallecimientos “normales”, los que suceden típicamente en una semana[4]. Ese ejercicio permite ver patrones diferenciados entre estados. Para fines de claridad expositiva, en la gráfica no se incluyen todas las entidades, aunque hemos calculado las tendencias para todas ellas; y tampoco se muestra el mes de julio, dado que el rezago en el reporte de muertes crea la falsa impresión de que las últimas dos semanas se experimenta un descenso que es en realidad un artificio de la forma como se recaba la información.

CONTINUAR LEYENDO
COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.