Los jóvenes médicos rebasados le ponen cara a la pandemia - Gatopardo

Los jóvenes médicos rebasados le ponen cara a la pandemia

Miles de jóvenes médicos se enfrentan a una prueba generacional: enfrentar una pandemia que modificará la práctica científica, soportar el impacto personal de ver tantas muertes en poco tiempo y descubrir los límites de un sistema de salud. Todos ellos han sido testigos de un acontecimiento único en la historia.

Tiempo de lectura: 5 minutos

Karen Marañón es una médica de 26 años. Quiere especializarse en infectología y es residente del primer año de medicina interna en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición, que desde marzo se convirtió en un hospital Covid. Su historia es un microcosmos de lo que le ha tocado enfrentar a todo el sistema de salud con la aparición de una epidemia para la que nadie estaba preparado. Para ella, el cambio tiene incluso una fecha: el 29 de abril, una de las peores guardias de las que tiene memoria, cuando en menos de 12 horas tenían que atender a 25 pacientes. La pesadilla apenas comenzaba. “Ha sido un cambio muy grande”, dice. “Esto nos ha afectado de manera personal y profesional”.

Alex Espinosa es un médico de 37 años que trabaja en el Hospital de Especialidades La Raza. Está por terminar la especialidad en neumología, la rama de la medicina que justamente trata a pacientes con problemas de los pulmones. También le tocó experimentar el surgimiento y la segunda ola, algo que cambiará para siempre la práctica médica, sobre todo en su especialidad.

Ketzal Gutierrez, de 30 años, es oftalmólogo, pero hizo su solicitud en agosto para trabajar en una unidad privada creada especialmente para atender la emergencia. Unos días después de enviarla ya estaba contratado, lo que indicaba las enormes necesidades de la emergencia sanitaria que se han recrudecido en enero de 2021, con la Ciudad de México en semáforo rojo por segunda vez ante el aumento de contagios y muertes. A pesar de que su especialidad no tiene que ver directamente con la enfermedad, es un firme creyente de la responsabilidad de todos los médicos en estos momentos tan críticos.

Miles de jóvenes médicos como ellos se enfrentan a una dura prueba generacional como tener que verificar su vocación profesional como cuidadores y sanadores, soportar el impacto personal de ver tantas muertes en un periodo de tiempo tan corto, descubrir los límites de un sistema de salud y, finalmente, mirar la responsabilidad individual en esta tragedia. A todos ellos les queda el sentimiento de que han sido testigos de un acontecimiento único en la historia, y que las personas que han logrado salvar gente son héroes de carne y hueso, con proyectos de vida, familia y un infinito agradecimiento por su trabajo.

CONTINUAR LEYENDO
COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.