#YaPágameINBA: Reclamo que va más allá de un sueldo

#YaPágameINBA

En marzo de 2018, trabajadores del Instituto Nacional de Bellas Artes hicieron pública su lucha por mejores condiciones laborales. ¿Qué sucedió después?

“El amor al arte no debe significar tres meses sin cobrar #YaPágameINBA”, manifestó el personal del Museo Nacional de Arte (MUNAL) en una publicación a través de sus redes sociales, que el pasado 26 de marzo se convirtió en voz de protesta de todos los trabajadores contratados por el Capítulo 3000. A los pocos minutos, el mensaje contaba con cientos de reacciones de apoyo que a la fecha suman más de 8,000 “me gusta” en Facebook y más de 7,000 “retuits” en Twitter.

Desde entonces, estos “prestadores de servicios”, como los definen las autoridades del Instituto Nacional de las Bellas Artes (INBA) basados en la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público –por la cual están contratados–, han emprendido una batalla en busca del reconocimiento de su trabajo y la correcta remuneración del mismo. Es así como el arduo camino que han comenzado, no se limita solo a un reclamo de pagos, sino a una llamada de auxilio que posicione la escasa atención del escenario laboral de las instituciones culturales en México dentro de la agenda social.

Desde que Felipe Calderón llegó a la presidencia de México en 2006, el sector cultural en el país ha resultado uno de los más lastimados por los recortes presupuestales que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público realiza año con año. Tan solo en 2006, el exmandatario envió a la Cámara de Diputados una cantidad para cultura de 2 mil millones de pesos por debajo de lo aprobado para el cierre de sexenio de Vicente Fox. Desde entonces la situación ha sido una constante que afecta a todos los trabajadores de la Secretaría, pero en especial al Capítulo 3000.

Tan solo en el reparto del Presupuesto de Egresos de la Federación de 2018, la dependencia se encuentra dentro de las cinco con menor porcentaje otorgado, al recibir únicamente 12 mil 916 millones, una cantidad mínima por encima de los 12 mil 428 millones de pesos asignados para 2017. Sin embargo, se muestra una gran reducción respecto a los 15 mil 255 millones otorgados en 2016. Esta situación afecta a las instituciones que dependen de la Secretaría, tal es el caso del INBA, Centro de Capacitación Cinematográfica, Estudios Churubusco, INAH y más.

Pese a tener un panorama desfavorable, curadores, investigadores, administradores, historiadores, museógrafos, artistas, entre otras labores fundamentales que son parte de los trabajadores contratados por el Capítulo 3000, continúan cumpliendo con las instituciones culturales a fin de sacar adelante cada una de las actividades y exposiciones a su cargo.

CONTINUAR LEYENDO
COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.