El París de Amedeo Modigliani y sus contemporáneos - Gatopardo

El París de Modigliani y sus contemporáneos

Sobre el nombre de Amedeo Modigliani aún recaen las etiquetas de “príncipe vagabundo” o “príncipe de Montparnasse”, y siguiendo esa línea uno de sus hermanos pidió “enterrar como a un príncipe” al hombre que pagaba con retratos a lápiz cuando tenía la fortuna de que lo invitaran a comer.

De la figura de Amedeo Modigliani han sobrevivido, tanto su obra, de la que vendió poco en vida, como su mito de pintor maldito. A un siglo de su muerte, el 24 de enero de 1920, su fama de bohemio atormentado y de andar desenfrenado, permanece presente en relatos, películas y exposiciones. 

Se sabe que Modigliani nació en Livorno el 12 de julio de 1884, una ciudad italiana de marinos, comerciantes, y refugiados políticos, pero a los 22 años decidió marcharse a París en un intento por ampliar sus conocimientos artísticos. Había estudiado ya en Florencia y en Venecia, pero arribó a Francia a llenarse los ojos de las vanguardias europeas que apenas se anunciaban. Ahí se encontró con futuristas, dadaístas, cubistas y surrealistas reunidos por una causa común: crear libremente.

Su llegada a la capital francesa, que por entonces era también la meca del arte, lo sumó a la larga lista de jóvenes incomprendidos que reclamaban desenfrenadamente su lugar en la historia desde el bar de la esquina, talleres lúgubres de duelas raídas y los cafés de Montparnasse y Montmartre.

A décadas de distancia es posible hacer un recorrido visual por las obras que resultaron de aquellos arrebatos en cafés y bares frecuentados por Modigliani, Picasso, Chagall, o Kisling.

La exposición El París de Modigliani y sus contemporáneos reúne en el Palacio de Bellas Artes 143 pinturas, 11 dibujos, cuatro libros, y dos máscaras de colecciones privadas, como la Colección Jonás Netter, representante comercial al que se le atribuye una discreción de gato y un gusto particular por la pintura impresionista. Netter logró una colección basta gracias a su amistad con el marchante Léopold Zborowski, a través de quien enviaba a Modigliani caballetes y otros materiales. 

CONTINUAR LEYENDO

COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.