Missoni: entre arte y frente al mar - Gatopardo

Missoni: entre arte y frente al mar

[et_pb_section bb_built=»1″][et_pb_row][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_post_title _builder_version=»3.15″ meta=»off» /][et_pb_image admin_label=»Imagen destacada» _builder_version=»3.15″ align=»center» show_bottom_space=»off» /][/et_pb_column][/et_pb_row][et_pb_row][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text admin_label=»Extracto» _builder_version=»3.15″ text_font_size=»10px»]

Missoni, la casa de moda italiana fundada en 1953, se caracteriza por una sencilla, lúdica y poética visión de la buena vida. Hoy, todo eso se puede vivir de primera mano en sus primeros residenciales, ubicados en Miami.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][et_pb_row][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text admin_label=»Texto Missoni Vreeland» _builder_version=»3.15″ max_width=»970px» module_alignment=»center» custom_margin=»0px||0px|»]

Al pensar en Missoni, todo conocedor del mundo de la moda piensa de inmediato en tejidos de punto y muchos colores. La firma, fundada por Ottavio y Rosita Missoni, es un imperio familiar que alguna vez fue un sencillo taller en Gallarate, un municipio de Varese, Italia, donde hasta hoy tienen su sede.

De formas sencillas y con colores vivos, los diseños creados por esta entrañable pareja causaron escándalo cuando, en los años 60, decidieron que sus modelos caminarían por la pasarela sin ropa interior para poder lucir los tejidos transparentes que acompañaban las prendas. Esto llamó la atención de personajes de gran importancia en la industria de ese entonces, como la editora Diana Vreeland, quien no dudó en impulsarlos para que su negocio creciera fuera de Europa.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

You cannot copy content of this page