La tormenta es la misma, pero no la enfrentamos todos desde el mismo barco

La tormenta es la misma, pero no la enfrentamos todas desde el mismo barco

Cuatro mujeres de una misma familia hablan sobre la forma en que enfrentan, desde su trinchera, esta pandemia que no se parece a nada de lo que vivieron antes. ¿Cómo seremos cuando todo esto acabe? Esa es la pregunta que intentan responder.

Tiempo de lectura: 15 minutos

Con la velocidad a la que se mueve la información, las reflexiones sobre la pandemia que grabó Madonna en su bañera, rodeada de pétalos de rosa, ya son noticias viejas. La tonta metáfora que usó al decir que ante esta nueva amenaza estamos todos en el mismo barco, no tardó en generar réplicas mucho más realistas, y es que si bien estamos atrapados en la misma tormenta, los barcos que tiene cada quien para enfrentarla son muy distintos.

Sin embargo es un hecho: una de las características de esta crisis “sin precedentes” es que es planetaria, y que va para largo. No podemos decir que nos sentimos solos en nuestro trauma –como por ejemplo se sienten los sirios desde el 15 de marzo del 2011. Como en una prueba de laboratorio, al someter a todo el mundo a la misma pandemia, se revelan las diferentes maneras de reaccionar de cada elemento puesto a prueba. En Estados Unidos, por ejemplo, el factor de riesgo más peligroso ante esta enfermedad no es la diabetes ni la obesidad, sino la condición racial y social. En medio de esta crisis, la política y la ciencia se mezclan con la cultura y los usos sociales, y es demasiado pronto para saberlo, pero en el futuro próximo será muy valioso analizar qué funcionó, qué no, y por qué.

En Europa las ciudades siguen en pie gracias a los doctores y a la gente que trabaja con salario mínimo y se juega el cuello al estar más expuesta al contagio: los dependientes y cajeros de las tiendas, los enfermeros, los repartidores de paquetería y de comida, los carteros, los que manejan autobuses. Las celebridades también están en crisis. Nadie quiere saber ahora cómo la están pasando en Hollywood. Queremos escuchar qué está sucediendo en los hospitales, cómo están adaptándose los trabajadores de los supermercados, y qué está sucediendo en las residencias de ancianos donde tenemos a nuestros padres.

CONTINUAR LEYENDO
COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.