Nueva movilidad. Transporte público, bicicletas y pandemia en la ciudad

Una nueva movilidad. Transporte público, bicicletas y pandemia en la ciudad

El regreso a la nueva normalidad provoca replantear la forma en la que nos movemos en la Ciudad de México. El transporte público, la sustentabilidad y el acceso a espacios públicos sin riesgo a contagiarse son los principales retos del urbanismo.

En un día común y corriente, sin pandemia, toda la red de transporte público de la zona metropolitana del Valle de México tiene un aproximado de 600 millones de usuarios. Tan solo el 20% de los traslados que se hacen todos los días en la capital son en transporte privado, y aún así, la ciudad está diseñada para ese breve sector.

Ahora, al intentar regresar a una “nueva normalidad” tras la pandemia de Covid-19, la urbe, donde destaca un sistema de transporte público ineficiente, se enfrenta a una multiplicidad de retos para movilizar a los millones de personas que tienen que cruzar la ciudad para ir al trabajo todos los días.

“Yo creo que la medida más importante de todas es la gestión de las demandas de viajes”, dice en entrevista con Gatopardo Rodrigo Díaz, subsecretario de la Secretaría de Movilidad de la Ciudad de México (SEMOVI) y urbanista de profesión. “Tenemos que aplanar la curva de demanda de viajes, achatar las horas pico y mover viajes hacia las horas valle (con menos tráfico)”. Para lograrlo han invitado a las industrias que ya abrieron (construcción, bancos, industria manufacturera) a modificar sus horarios laborales, por ejemplo, para el sector construcción se estableció que el horario sea de 10 am a 7 pm. Los bancos también empezaron a abrir sus puertas a las 10 de la mañana, medidas que asegura Díaz, “ayudan a descongestionar”.

También se han cerrado algunas de las estaciones con menor afluencia para que los trayectos sean más rápidos. Se ha logrado, cuenta Díaz, que en el metro pasen trenes cada tres y no cuatro minutos. El subsecretario reconoce que las medidas tomadas han funcionado porque aún no se mueve la cantidad de gente que normalmente lo hace y estima que los problemas de aglomeraciones empezarán cuando se alcance el 50% de usuarios respecto a los flujos de la normalidad sin cuarentena.

CONTINUAR LEYENDO

COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.