Sobrevivir al coronavirus. Una historia de Cataluña - Gatopardo

Sobrevivir al coronavirus. Una historia de Cataluña

En España, los niños de la posguerra y el franquismo intentan sobrevivir a la pandemia. Teresa Vilaplana forma parte de la población vulnerable y es una de las mujeres que ha logrado sobrevivir entre más de 220 mil infectados

Creció siendo una niña con un sistema inmune casi de cristal. Su madre intentó brindarle atenciones, no muy distintas de las que recibían sus hermanos mayores, porque procurar a los hijos en tiempos del franquismo con raciones escasas de pan remojado en vino y azúcar era como sobar estómagos para distraer al hambre. Así que Teresa Vilaplana se desarrolló sin saber de las vitaminas y los nutrientes, con una salud cuestionable que muchos años después, a sus 78, la salvaría del nuevo coronavirus.

La oleada de Covid-19 ha dejado 221 mil 447 casos confirmados en España, según el mapa de conteo de Johns Hopkins. Pero esto no asusta a Teresa a pesar de que las cifras del Departamento de Salud revelan que ella y otras 58 mil 559 personas se han infectado en Cataluña. Ella es una superviviente, siempre lo ha sido.

Dice al teléfono que tiene un ojo miope, el izquierdo, desde los cuatro años que la hizo dependiente de unos anteojos que le agigantaban la mirada desviada por el estrabismo. Sus compañeros del colegio decían que miraba así porque miraba contra el régimen. Su voz es clara como de cajita musical que se va degradando, al hablar de recuerdos ensombrecidos. Contesta y es como si un coro de vocecillas emanara de su boca.

“Crecí en la posguerra, que era una miseria total, una falta de comida impresionante. Fui una criatura que nunca tuvo salud. Mis hermanos después de la guerra sufrieron hambre, yo nunca pasé hambre porque nunca tuve hambre”. Era anémica, y cuando su madre intentaba darle un poco de alimento, ella desganada le decía:

“¡Mare, no tengo ganas, mare no tengo hambre!”.

CONTINUAR LEYENDO
COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.