Ferragamo celebra en una exposición su contribución al mundo del cine

Ferragamo celebra el cine

El Museo Ferragamo hospeda una exposición que explora el trabajo de Salvatore Ferragamo en el cine estadounidense.

La presencia italiana, durante los años dorados de la cinematografía hollywoodense, es uno de los eslabones que ayudaron a crear lo que actualmente es la industria del entretenimiento más importante del mundo: ya sea prestando sus escenarios para grandes producciones de la talla de Ben HuryRomola, o aportando a algunos de sus grandes talentos para participar en los procesos creativos que derivaron en la creación de obras maestras dentro y fuera de la pantalla. Uno de esos casos es el del diseñador italiano Salvatore Ferragamo, cuyo trabajo en el cine estadounidense es explorado en la exposición “L’ Italia a Hollywood”, que se presenta en el Museo Salvatore Ferragamo, en Florencia.

La muestra, curada por Giuliana Muscio y Stefania Ricci, explora el periodo comprendido entre 1915 y 1927, años en los que el diseñador vivió en Santa Bárbara, California, y trabajó con directores como Cecil B. DeMille y D.W. Griffith, y abrió la exclusiva tienda Hollywood Boot Shop, presente en la exhibición con una reproducción fiel y una videoinstalación con clips de la época. Esta tienda era frecuentada por Joan Crawford, Charlie Chaplin y Rudolph Valentino. Además, la exposición rinde homenaje a la migración italiana que llegó a la meca del cine y cuyas influencias europeas enriquecieron el diseño y construcción de algunas de las películas más representativas.

Ferragamo, int1

En el espacio, diseñado por el escenógrafo y director de arte Maurizio Baló, resaltan los nombres y personalidades de figuras ilustres que tomaron por asalto la industria del entretenimiento en el continente, tales como el actor Lido Manetti, rebautizado para su debut en Hollywood como Arnold Kent; la fotógrafa Tina Modotti, cuyos últimos años dedicó a capturar la cultura mexicana; el intérprete Frank Puglia; el cantante Enrico Caruso; el urbanista Marcello Piacentini, conocido por el diseño del pabellón italiano en la edición de 1915 de la Exposición Internacional Panamá–Pacífico (uno de los eventos clave en el intercambio artístico entre Italia y Estados Unidos); y la soprano Lina Cavalieri, presente en la muestra con 40 de los 300 retratos que el fotógrafo Piero Fornasetti hizo de ella en platos de cerámica.

Cuando Ferragamo llegó a Estados Unidos, Hollywood no era mucho más que un pequeño pueblo, con un par de estudios de cine pequeños en tamaño y presupuesto; para el momento en el que el diseñador abandonó el país, todo había cambiado. “Alcanzo a ver un paralelo entre la industria del cine y la mía. Así como la industria de las películas se ha desarrollado y ha crecido desde esos días en que era un polluelo, así mismo, espero, lo ha hecho la mía”, detallaba Ferragamo en su autobiografía. Sin duda, la labor cinematográfica del diseñador y otros artistas italianos durante los años veinte, ayudó a cimentar lo que todos conocemos como Hollywood.

Ferragamo, int2

L’ Italia a Hollywood
Hasta el 10 de marzo de 2019
Museo Salvatore Ferragamo
www.ferragamo.com/museo

COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.