Postal de la semana: Datos para perder la cabeza - Gatopardo

Postal de la semana: Datos para perder la cabeza

En un día cualquiera las banquetas ofrecen miles de historias, detalles imperceptibles desde la vista dislocada de la ventana de un auto en movimiento. Es en los encuentros cara a cara, en los cruces y roces, donde se descubre el flujo de la humanidad.

Tiempo de lectura: < 1 minuto

La selva tiene ecosistemas y formas de vida distintas dependiendo de la altura y ubicación que se estudie. La flora y fauna cerca de los suelos es muy diferente a la que existe en las copas de los árboles. La vida de banqueta en esta ciudad funciona de un modo similar. Tiene una esencia que no se encuentra en ningún otro lugar. En un día cualquiera las banquetas ofrecen miles de historias, detalles imperceptibles desde la vista dislocada de la ventana de un auto en movimiento. Es en los encuentros cara a cara, en los cruces y roces, donde se descubre el flujo de la humanidad. Hace unos días leí un artículo que trazaba científicamente qué tan cerca se puede caminar de otra persona, antes de ser percibido a través de nuestro aliento por quien va unos pasos adelante. Se hicieron simulaciones gráficas del flujo del aire y de las corrientes para estudiar cómo es que nuestros alientos se comportan, por ejemplo, bajo un día de luz y viento normales. El estudio en sí mismo era tan fascinante como absurdo: con la pandemia de Covid-19 surgió un nuevo género de observación científica y recolección de datos. En realidad, estoy bastante cansado de la cantidad de información que esta situación nos pide procesar todos los días, pues me hace consciente de detalles mínimos en los que en otro contexto no hubiera pensado jamás. Creo que estoy perdiendo la cabeza.

COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.