Opinión | Municipios de la esperanza. ¿Cómo decidir cuando no hay información?

La nueva normalidad: ¿cómo decidir cuando no hay información?

Ciertos principios matemáticos apuntan a que sabemos demasiado poco de los “municipios de la esperanza”. México enfrenta el dilema si determinar que están en bajo riesgo y si es posible reanudar las actividades. Tras lo sucedido en Lombardía, Nueva York o Guayaquil, se requiere un mejor análisis de datos.

Una de las preguntas más apremiantes de las últimas semanas es en qué momento empezar a relajar las medidas de aislamiento que se han puesto en marcha como respuesta a la pandemia. El dilema que enfrentan los gobiernos federal y estatales de México es determinar si en los municipios que hasta el momento no han registrado casos o muertes por Covid-19, puede asumirse que la situación es de bajo riesgo y que no habrá un brote inesperado ni nuevos contagios que desborden al de por si frágil sistema de salud pública. La apuesta del gobierno federal es que podremos empezar a reabrir el país conforme a un plan gradual que reactive la economía sin producir más muertes.

El gobierno ha publicado un mapa y una lista que cataloga a 324 jurisdicciones como “municipios de la esperanza”, en los que considera es posible reanudar actividades. Estos son lugares donde no se ha registrado ningún caso de Covid-19 durante los últimos 28 días y que no tienen contigüidad territorial con municipios en los que sí se han presentado. Se trata de un criterio análogo al de una persona para considerar si puede regresar a su vida normal, si no ha presentado síntomas en las últimas cuatro semanas (suficiente tiempo para la incubación), y no ha tenido contacto con otras personas contagiadas.

Este criterio es quizá suficiente para estimar, con un grado más o menos alto de probabilidad, que una persona no tiene la enfermedad Covid-19. (1) El problema con extender esta lógica a colectivos de miles de personas como los municipios, es que, lo que puede ser probable para una persona, no tiene por lo general el mismo grado de certeza para un grupo. Esto es un problema de información e inferencia estadística. Este tipo de decisiones suelen evaluarse mediante aplicaciones de la teoría de la probabilidad. Ciertos principios matemáticos —en particular, el teorema de Bayes— apuntan a que en realidad sabemos demasiado poco sobre los “municipios de la esperanza” como para considerarlos municipios sin Covid-19, y menos aún sin presencia de SARS-CoV-2. Tras lo sucedido en lugares como Lombardía, Nueva York o Guayaquil, se corre el riesgo de no detectar la circulación del virus hasta que sea demasiado tarde. Para hacer ese tipo de apuesta, es importante tener la mejor estimación posible de las probabilidades de que el contagio del virus esté evolucionando de maneras diferenciadas en el territorio nacional.

CONTINUAR LEYENDO
COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.