Luces y sombras: todas las caras de la Ciudad de México

Luces y sombras: todas las caras de la ciudad

El Museo de la Ciudad de México inauguró un espacio de reflexión urbana que analiza los muchos ángulos nuestra amada y odiada CDMX.

La Ciudad de México –fundada en 1521– es actualmente la segunda urbe más grande del mundo y la quinta más poblada; y es con su caleidoscópica cultura, sus problemas y su historia, motivo de un nuevo espacio permanente en el Museo de la Ciudad que explora sus orígenes, sus transformaciones y sobre todo la relación de amor y odio que despierta entre los que viven aquí y quienes la visitan.

Fotografía: Milton Martínez / Secretaría de Cultura CDMX

En ocho salas recientemente remodeladas, la exposición revela ocho núcleos que narran la fundación de la ciudad y su construcción sobre un lago, del que queda sólo un suelo fangoso donde los edificios se siguen hundiendo y donde los terribles sismos magnifican su poder. Pero también se muestra el lado luminoso, la cara de la ciudad que entre edificios barrocos, art décoart noveau, y los representativos del funcionalismo de Barragán, o del modernismo mexicano, ha sido el set de películas como Los Olvidados y muchísimas más.
 

 
En la primera parte de la exposición, aparece la ciudad comparada a otras grandes urbes: Rio de Janeiro, Londres, Shanghai o Nueva York. Al recorrerla queda claro que cada una padece problemas como la sobrepoblación, la contaminación y la escasez de recursos, pero que a pesar de ello siguen y seguirán siendo una atracción permanente y en constante crecimiento.

Una de las salas más interesantes de este espacio es la instalación de 200 luces de neón, curada por el historiador César Moheno y por Alejandro Salafranca. Al interior de un cubo oscuro estas piezas brillantes narran la historia de la CDMX, entre culturas prehispánicas, conquistadores, movimientos sociales y terremotos que siguen cambiando la cara del una vez llamado DF. Todo narrado por los actores Martha Aura y Fernando Becerril. A través de sus voces, cada inflexión vocal se convierte en viñetas de color fosforescente que llevan a otra parte de la exposición, dedicada a la gente que le da vida a esta ciudad.

Fotografía: Milton Martínez / Secretaría de Cultura CDMX

Entre el desorden –ese que motivó a Carlos Monsiváis a escribir Los rituales del caos– se muestra como la Ciudad de México sigue creciendo en sus orillas y en sus centros, pero también bajo del suelo. Miradas en la Ciudad, permite espiar en recorridos por las colonias más emblemáticas, sus parques, sus plazas, museos y mercados; pero también sus unidades habitacionales, como paisajes donde lo extraordinario puede suceder.

Uno de los curadores de este espacio fue el caricaturista Rafael Barajas, conocido como “El fisgón”, que en nichos con objetos y fotografías, muestra personajes de la ciudad tan reales como Frida Kahlo, Salvador Novo y Octavio Paz, y a otros de ficción como la Catrina, el Santo y hasta Cepillín. Todos conviven junto a un árbol de la vida –que podría ser un árbol genealógico– donde otros emblemas de la cultura popular ofrecen su propio ángulo de esta historia.

Fotograf’a: Tania Victoria/ Secretar’a de Cultura CDMX

Otra sala, también curada por “El fisgón”, exhibe carteles que le han dado identidad a varios movimientos sociales del siglo XX y lo que llevamos del XXI. Hay desde ejemplares del periódico El hijo del ahuizote, fundado en 1885, hasta las consignas más recientes contra la guerra al narcotráfico y la desaparición forzada de los estudiantes en Ayotzinapa, que generaron marchas en las principales vías de la Ciudad y se replicaron en redes sociales con la ya emblemático logo de “No + sangre”.

Hay también un montaje audiovisual, realizado por el documentalista Everardo González, quién montó sobre cuatro muros los ruidos, las voces, las caras y los paisajes de un día en la Ciudad de este 2018, que suele despertar a muchos al grito de, “se compran colchones, refrigeradores, estufas (…) o algo de fierro viejo que venda.”.

La exposición termina con las historias personales de otros personajes, esos que pueden ser invisibles para los libros de historia:  los taqueros, los mariachis, los barrenderos, los estudiantes y hasta los chamanes. Este espacio, curado por Mediapro Exhibitions y la escritora Georgina Hidalgo, narra ese flujo interminable de gente de todo tipo, afectos y profesiones que se mueve y se transporta en metro, auto, trolebús, bicicleta y a pie. Todos están representados en una instalación con vistas en 360º a imanes de atención como la Basílica de Guadalupe, una noche de día de muertos en Mixquic, o el Estadio Azteca en pleno partido de fútbol. Así es la Ciudad de México.

Fotograf’a: Tania Victoria/ Secretar’a de Cultura CDMX

COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.