"Dos poemas" de Esteban Ríos Cruz – Gatopardo

Dos poemas

Esteban Ríos Cruz escribe en diidxazá (zapoteco) y español. Estos poemas forman parte del libro Xaniaa gueela’ (Al pie de la noche), que se publicó en una coedición del Conaculta, el Fonca y la sep, en 2014. Su poesía amorosa se mezcla con la apreciación de la naturaleza y, en un tono intimista, representa un pasado idílico: el de su juventud. 

XANIAA GUEELA’

Diidxa’ guicaa Mari,biaani’ xti’ ca bizaloá’.

III.

Guirá dxi rucaa caadxi’ diidxadú’
ni rigooa ndaani’ ti xiga nisa
ti ganda quibaxigá’ ca, quichexiiñi ca dxitiisi,
yele’ ca ne xho’ naxhi xtiica gucuani lii gannaxhiilu´ naa.
Lo guisi rixuubi nalu’ biga’,
ti ndaa za randa loa’,
ne rácalu’ ti galaa dxi nayaani’ zisi, naquichibé,
ni rusacaná guendaruuya’ pa chooa guidxiña lii.
Nitiisi riní’ lolu’ naca’ ti guendaripapa manihuiini’
ni ruchiaca guidxilayú rooba ni riniáxcaanda’,
ne racabiá’ lii lo guirá si ni nexhestii,
ne saqué ridxela lii lo nisayé, lo ruaa ga’nda’ binisa,
lo guirá ni naa si zanda guixui’ loa’.
Guendananaxhi xtinne’ ne lii mba’ gudi’di’ bia’ naca’ ladxiduá’,
mba’ nácani ti guendarizú yu’la’ xaniaa guibá’,
xilaga pe’ sica guendarataná nisadó’ runi guiigu’,
qué ruchee di’ sica guendaroonda’ bere nguiu’ ra zerá gueela’.
Xi zanda gaca’ naa cadi gapa’ gasti xtilu’.
Gasti xa, qué guinni ti ndaa guixi,
yudé ni rasi deche ca bandaga ruaayoo.
Guirá ni riniá, nanná ne rabe’ naca’
diiba’ lo xpayu’ nuna ni nácalu’ lii. 

 

AL PIE DE LA NOCHE

A Mari,luz de mis ojos.

III

A diario escribo un atado de poemas
que pongo en una jícara con agua
para que reverdezcan, retoñen sin cesar,
florezcan y su aroma te incite a amarme.
En el leve roce de tu mano izquierda
un pedazo de nube cuelga de mi rostro
y te conviertes en un mediodía claro, puro,
que me duele la mirada si me acerco a ti.
Cada gesto tuyo es un vuelo de aves
que desmadejan el mundo de mis sueños
y te reconozco en cada signo que me rodea,
así estás en la lluvia, en la boca fresca de la brisa,
en todo aquello que sólo yo puedo adivinar.
Mi ternura contigo ya no cabe en mi corazón,
se ha vuelto una sola línea con el horizonte
tan vasta como la vigilia del mar por el río,
tan puntual como el canto del gallo en el alba.
¿Qué puedo ser yo que no tenga siempre de ti?
Nada, ni la más leve brizna de hierba
o el polvo fino que se duerme detrás de las puertas.
Todo lo que digo, creo y presiento que soy
está bordado en el pañuelo del destino que eres tú. 

 

XVIII

Dxi gúpanu gande iza bizá’nu guidxi Ixtepec
názenu nanu, cuxidxinenu bi,
cusigádenu bixidu’ ne guendariguiidxi,
sica rusugaadecabe biadxi gula lo beeu’ gaayu’.
Guirá si ni nexhestii rizaacalaanu,
chupa ba’du’ qué racabiá ca guendaxizaa
cusuyuula’ ca xpandá xa’na’ ti ubidxa nayaani’ sisi,
cadi gápaca guendarinaba diidxa’ naraaya lo roaa ca.
Guibá’ bisu’nu niaa gaxhadú
ni zanda gusugaanu nanu’ ne cánanu laa,
guibaninu xhialadi ni ne gúnanu ra caniibi ladxidú ni.
Panda biaque  biaanu ne guendaridxagayaa xcuidi
ra riré ti benda nisa riluxe si riaba nisayé.
Mbaca’ noxpiaaninu ne cadi gánanu gasti, nápanu guendaricabi
xti’ guendanuna ni racaladxinu . Rietenaladxu la? Mari. 

 

XVIII

A los veinte años construíamos ciudad Ixtepec
tomados de la mano, riéndonos con el viento,
regalándonos besos y abrazos
como se regalan ciruelas maduras en mayo.
Todo giraba en torno a lo que éramos,
dos muchachos despreocupados
estirando sus sombras bajo un claro sol,
sin preguntas ásperas en los labios.
Al cielo le dibujamos un horizonte más cercano
que bastaba alargar la mano y se podía tocar,
sentir su desnudez y escuchar el latido de su corazón.
Cuántas veces miramos con asombro infantil
la aparición de un arcoíris después de la lluvia.
Éramos sabios sin saber nada, teníamos las respuestas
del destino que queríamos ser. ¿Recuerdas, Mari? 

COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.