Un auto hecho rascacielos - Gatopardo

Un auto hecho rascacielos

La firma inglesa Aston Martin hace su primera propuesta inmobiliaria en Miami.

Aston Martin es una leyenda entre las leyendas: el cineasta Steven Spielberg posee un DB9 Volante como el de Michael Jordan, Pierce Brosnan tiene un Vanquish al igual que Slash y Carlos, el príncipe de Gales, es dueño de un DB6 Mk II Vantage Volante. Aunque el más famoso de todos los Aston Martin quizá sea el de Sir Paul McCartney: un DB6.

Queda claro entonces que un Aston Martin es mucho más que lujo y rendimiento: es historia. Y ahora, con todo este bagaje mirando hacia el futuro, la firma inglesa busca traducir el poder de sus autos en un edificio residencial de 66 pisos ubicado en Miami. Rodeado de los impresionantes rascacielos que han comenzado a poblar la capital de Florida, las Aston Martin Residences han comenzado a levantarse en el número 300 de Biscayne Boulevard Way que, en colaboración con los desarrolladores G&G Business Developments, quedarán listas en 2021 con la promesa de ofrecer las vistas panorámicas y las amenidades más asombrosas para quienes decidan vivir como leyendas.

Ubicado frente al Miami River y la Bahía de Miami, el residencial de 391 condominios fue diseñado por los despachos de arquitectura Revuelta y Bodas Miani Anger. El diseño interior de esta torre de vidrios curvilíneos y acero corrió a cargo del equipo de Aston Martin, con Marek Reichman —Vicepresidente y Director Creativo Ejecutivo de la Automotriz— como líder del proyecto. De modo que sí: vivir en uno de estos apartamentos será como vivir en un Aston Martin. Un lugar espacioso y lujoso; construido y decorado con materiales de primera clase. Aston Martin Residences contará con gimnasio, spa, sala de golf virtual, dos cines, salón de belleza, barbería, galería de arte y una espectacular piscina infinita que, ubicada en el piso 55, ofrecerá la mejor vista de Miami.

Para más información, visita astonmartinresidences.com

COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.